4 razones por las que contratar un seguro de viaje

3 minutos
  • Los seguros de viaje no solo cubren la cancelación, sino también otro tipo de imprevistos que pueden arruinarte las vacaciones
  • La asistencia sanitaria y el robo de equipaje son otras de las garantías más útiles por las que debes contratar un seguro de viaje

razones-contratar-seguro-viajeContratar un seguro de viaje es una de las últimas decisiones a las que te sueles enfrentar cuando te vas de vacaciones o vas a realizar cualquier tipo de desplazamiento. En ocasiones, ya sea por desconocimiento de sus ventajas, por no ser consciente de los riesgos de viajar o por no querer incrementar aún más el precio final del viaje, se tiende a prescindir de su contratación.

Viajar sin seguro puede ser una decisión errónea. Los riesgos a los que te expones cuando estás lejos de tu casa son muchos y, en ciertas ocasiones, viajar desprotegido puede salirte muy caro. Un imprevisto poco antes de tus vacaciones, un tren cancelado, un vuelo que se retrasa o una maleta perdida son problemas que pueden arruinarte las vacaciones.

Para concienciar a los usuarios de la necesidad de viajar protegidos, Rastreator ha elaborado esta guía con las principales razones por las que es importante contratar un seguro de viaje que cubra cualquier problema que pueda surgir mientras estás lejos de casa.

Te devuelven el dinero si tu viaje se cancela

Cuando piensas en los riesgos a los que te expones cuando viajas y que te obligarían a echar mano de tu seguro quizás te olvidas del primero de todos: tener que cancelar o posponer el viaje. Quedarse en tierra es uno de los motivos que puede contemplar una póliza, siempre y cuando la causa del cambio de planes sea una de las contempladas en el condicionado.

El primer motivo para anular un viaje que te puede venir a la cabeza es, posiblemente, sufrir un accidente o contraer una enfermedad que te obligue a permanecer en cama. Estas son dos de las causas de cancelación más frecuentes, pero no las únicas.

Motivos por los que el seguro de viaje cubre la cancelación

Algunas de las situaciones que pueden echar por tierra tus planes de ver mundo, y que son totalmente ajenas a ti, son tener que ser miembro de una mesa electoral, formar parte de un jurado o ser testigo de un Tribunal de Justicia.

Del mismo modo, si tu viaje coincide con la celebración de oposiciones o exámenes oficiales convocados a través de un organismo público también el seguro de viaje te reembolsará los gastos derivados de tu cancelación.

La lista de motivos de anulación contemplados es mucho más amplia e incluye la incorporación del asegurado a un nuevo puesto de trabajo, su despido laboral, el robo de documentación imprescindible para viajar, una operación quirúrgica inesperada o a la retención policial por causas no delictivas.

Por otro lado, despegar más tarde de lo previsto es algo habitual cuando se viaja en avión. Las demoras son uno de los inconvenientes a los que seguro que te has enfrentado en alguna ocasión. Si el retraso es de pocos minutos u horas, se suele quedar en una anécdota más del viaje, pero si el tiempo de espera se dilata puede convertirse en un problema.

Para intentar compensar de alguna forma a los usuarios, algunas compañías incluyen en sus seguros de viaje una cobertura que ofrece una indemnización en el caso de que el medio de transporte se retrase por causas ajenas al asegurado.

De esta forma, podrás comprar objetos de primera necesidad y tener cubiertos los gastos de alojamiento y manutención si se supera un número mínimo de horas. Además, en caso de haber tenido que coger un medio de transporte alternativo para llegar a tu destino podrías solicitar que te reembolsaran el precio del billete.

No pagas los gastos médicos si sufres un problema de salud

Ponerse enfermo o sufrir un accidente cuando se está de viaje, ya sea por placer o por trabajo, puede ser un problema mayor que si ocurre estando cerca del lugar de residencia. Salir al extranjero sin la asistencia en viaje adecuada puede salirte muy caro. Y es que tener que ser repatriado, necesitar asistencia sanitaria o tener que volver de manera anticipada es un gasto que corre por la cuenta del viajero, a no ser que cuente con un seguro que lo cubra.

Gastos médicos

Dentro de las coberturas de tu póliza, uno de los puntos a los que hay que prestar especial atención es al de gastos médicos en el seguro de viaje. Este apartado cubre el coste derivado de las consultas médicas, las operaciones quirúrgicas, la hospitalización o la medicación.

Alejarse de casa y ponerse enfermo es algo común. Tanto es así que 2 de cada 3 turistas han utilizado la asistencia médica de su seguro de viaje. De hecho, el 49% de los problemas médicos están relacionados con el país de destino. Las enfermedades más comunes entre los turistas son las infecciones gastrointestinales, según el estudio Travel Insurance Observatory (TIO), elaborado por ERV.

Ahora bien, estas pólizas no suelen contemplar los percances derivados de una enfermedad preexistente a no ser que tenga un carácter de urgencia vital.

La cobertura de gastos médicos no es igual en todos los seguros. Por un lado, puede variar el ámbito geográfico de cobertura, pero lo que realmente marca la diferencia entre uno y otro es el límite indemnizatorio que puede oscilar entre los 600 y los 200.000 euros.

Este punto lo tienes que tener muy en cuenta a la hora de contratar un seguro ya que de él no sólo dependerá el precio del seguro, sino también la cantidad máxima cubierta. Esto último lo tienes que tener más o menos presente en función del país al que viajes. Y es que los costes de una operación o de un día de hospitalización no son los mismos, por ejemplo, en Estados Unidos que en Francia.

Traslado de familiares

Si la enfermedad o accidente es tan grave que necesitas ser hospitalizado durante varios días, el seguro de viaje puede llegar a cubrir el desplazamiento de un familiar hasta el país en el que te encuentres. Además, también correría con los gastos de su alojamiento y manutención durante el tiempo que estés ingresado. Aunque parezca que es una cobertura innecesaria, es muy útil si te encuentras sólo o con menores de edad de los que tienes que hacerte cargo.

Tu equipaje también está protegido

Otro de los incidentes con los que te puedes encontrar cuando te vas de viaje es que pierdan tu equipaje, te lo roben o que tus maletas sufran daños. Una vez más, contar con un seguro de viaje puede hacer que no tengas que lamentar demasiado este imprevisto.

Si te ves en esta tesitura y cuentas con una póliza que cubra la pérdida o robo del equipaje, debes saber que tu aseguradora te indemnizará, en función de los límites previstos, con una cantidad monetaria por su pérdida y por la de tus efectos personales. Además, la compañía suele ayudarte a localizar el equipaje y enviártelo a tu casa e incluso te puede ofrecer asesoramiento sobre cómo presentar una denuncia.

En muchas ocasiones, esta cobertura va más allá e incluso te pueden indemnizar si los objetos robados estaban en la habitación del hotel o en el interior de un coche.

Si se te olvida algo, el seguro de viaje te cubre el envío

Si eres un poco despistado y te olvidas de tus objetos personales allí por donde vas, el seguro de viaje puede tener una cobertura hecha a tu medida. Muchas pólizas cubren, hasta un límite máximo, los gastos de envío de documentación y objetos del asegurado al extranjero. También pueden contemplar el envío de medicamentos, la transmisión de mensajes urgentes y el envío de objetos olvidados.

Un seguro para cada viaje

Del mismo modo que no hay 2 viajes iguales, tampoco hay 2 seguros de viaje idénticos. Cada desplazamiento necesita coberturas que contemplen los riesgos propios de éste, así como las necesidades de cada tipo de viajero.

En el mercado se pueden encontrar pólizas que cubran un único viaje o todos los que se realicen en un mismo año. También es posible contratar un seguro de viaje anual, de trabajo o para estudiantes.

Sea cual fuere el motivo de tu viaje y su duración, en el comparador de seguros de viaje de Rastreator puedes encontrar la mejor póliza. Sólo tienes que entrar en la web, rellenar un sencillo cuestionario y elegir el que más se acerque en precio y coberturas a lo que estás buscando.