Autoconsumo eléctrico: tipos, precio y cuánto puedes ahorrar

Déjate ayudar
  • El coste de las instalaciones de autoconsumo energético se ha reducido drásticamente en la última década, por lo que producir tu propia energía ahora es más asequible
  • Los paneles solares y los molinos eólicos domésticos son las tecnologías más habituales para el autoconsumo en viviendas

autoconsumoEl autoconsumo es la producción de energía en instalaciones muy próximas al punto en el que se utiliza la electricidad. La forma de autoconsumo eléctrico más popular es la instalación de paneles fotovoltaicos (placas solares) en el tejado de las viviendas, pero también es frecuente el autoconsumo a través de molinos eólicos domésticos, aunque para ello es necesario vivir en una zona en la que haya mucho viento.

Hace no muchos años, instalar tu propia planta de producción energética en casa era muy caro y pocas personas se lo podían permitir, pero los costes de instalación se han reducido drásticamente en la última década. Aún así, colocar placas solares o un molino eólico en tu casa es una decisión que tienes que meditar bien, ya que se trata de una inversión importante. Sin embargo, producir tu propia electricidad ahora es mucho más asequible que antes y sigue manteniendo sus grandes ventajas.

Entre sus puntos fuertes destaca que el autoconsumo es la única forma de asegurarte de que la energía que llega a tu casa es de origen 100% renovable. Además, puedes conseguir un gran ahorro en tu factura de la luz, al tiempo que contribuyes a reducir las emisiones de gases y el impacto en el medio ambiente. Pero, ¿qué necesitas saber para tener una instalación de autoconsumo en tu casa?

Tipos de autoconsumo energético

La instalación de autoconsumo es mucho más que colocar unos paneles solares en el techo de casa o un molino eólico doméstico. No solo puedes elegir la tecnología que prefieras para producir tu energía, sino que también dispones de varias modalidades de autoconsumo eléctrico.

Autoconsumo sin excedentes

En la modalidad de autoconsumo sin excedentes no puedes verter la energía sobrante a la red eléctrica. De hecho, la ley que regula el autoconsumo en España te obliga a instalar un mecanismo antivertido que impida ceder energía a la red de transporte y distribución. De esta forma, si no consumes la energía que produces o no puedes almacenarla en una batería, se pierde.

Autoconsumo con excedentes

En el autoconsumo con excedentes, tu instalación está conectada a la red y puedes ceder la energía que no utilices. Además, cuando la energía que hayas producido no sea suficiente para cubrir tu consumo, puedes utilizar la red, como cualquier otro hogar con suministro eléctrico. Dentro del autoconsumo con excedentes, existen dos modalidades:

  • Autoconsumo con excedentes acogido a compensación: en esta modalidad, a final de mes la comercializadora te descontará en tu factura la energía que hayas volcado a la red eléctrica. Así, tendrás un ahorro extra en tu recibo, ya que te estarán compensando económicamente por la luz que no utilizas. Los requisitos para acceder al mecanismo de compensación son que la energía que produzcas sea de origen renovable, que tu instalación no supere los 100 kW de potencia y que no recibas otro tipo de retribución por la producción de energía.
  • Autoconsumo con excedentes no acogido a compensación: si no estás acogido al sistema de compensación también puedes verter energía a la red, pero no se te reducirá la factura de la luz por la electricidad que no hayas consumido. En este caso, puedes vender la energía en el mercado eléctrico y que te paguen por la luz que no consumes.

¿Qué necesitas para instalar placas solares en casa?

La instalación de placas solares para el autoconsumo eléctrico habitualmente está asociada a las viviendas unifamiliares, pero debes saber que no es necesario que vivas en un chalet para producir tu propia energía. Si vives en una comunidad de vecinos también se pueden aprovechar zonas comunes como las azoteas para colocar paneles fotovoltaicos. En cualquier caso, para una instalación fotovoltaica son necesarios los siguientes aparatos:

  • Paneles fotovoltaicos: las células que componen las placas solares son capaces de producir energía eléctrica a partir de la radiación solar. Estas se deben colocar ancladas al tejado, en el lugar donde más luz solar puedan recibir a lo largo del año.
  • Regulador de carga: es un aparato que controla la energía que producen las placas solares y la tensión que reciben las baterías para que no se sobrecarguen.
  • Baterías: se encargan de acumular la energía para que puedas utilizar electricidad producida por tu instalación de autoconsumo a lo largo del día. De esta forma, aunque el sol no incida con tanta fuerza en los paneles fotovoltaicos, no te quedarás sin energía.
  • Inversor de corriente: es un aparato que se encarga de convertir la corriente continua en corriente alterna para que el voltaje de los enchufes de tu casa sea el correcto.

¿Cuánto cuesta la instalación de autoconsumo eléctrico?

Una instalación de autoconsumo para una vivienda requiere una inversión importante, pero que con el tiempo podrás amortizar fácilmente gracias al ahorro que consigues. Sin embargo, el coste no será únicamente el del precio de las placas solares de autoconsumo, sino que también tendrás que comprar un kit solar de autoconsumo. Además, debes tener en cuenta el coste de instalación.

Calcular exactamente cuánto te va a costar una instalación de autoconsumo no es sencillo, ya que dependerá de tus necesidades energéticas y de las posibilidades de tu vivienda. El precio de una instalación de autoconsumo fotovoltaica ronda los 4.000 euros, aunque si tu consumo es elevado es posible que alcance los 8.000 euros; todo dependerá de la potencia que utilices.

¿Cuánto puedes ahorrar en la factura de la luz si instalas placas solares?

Uno de los principales motivos por los que los hogares se están pasando al autoconsumo eléctrico es el ahorro en la factura de la luz que se puede lograr. Las grandes comercializadoras estiman que este ahorro puede ser de entre el 60% y el 70% del recibo. Por ejemplo, si actualmente pagas 70 euros al mes por la luz, con una instalación de tu consumo bajarías tu recibo hasta los 20 o 30 euros mensuales, un ahorro que puede superar los 350 euros al año.

Pero no solo bajará tu factura de la luz, sino que también pagarás menos impuestos. Algunos ayuntamientos bonifican hasta el 50% del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) por inversiones en energías renovables.

No debes preocuparte sobre los impuestos que te pueden aplicar por el autoconsumo. En 2015 se aprobó un decreto ley que introducía el impuesto al sol por el que las personas que tuvieran una instalación de autoconsumo en casa tenían que pagar un peaje. Sin embargo, este tributo fue derogado en 2018.

Otra forma de ahorrar en tu factura es utilizando el comparador de tarifas de luz y gas de Rastreator, donde podrás elegir la oferta más barata y que mejor se adapte a tu consumo. Si a tu instalación de autoconsumo le sumas una tarifa de luz con un precio competitivo, no tendrás que preocuparte por la crisis energética.