Préstamos para hacer frente a la declaración de la Renta

  • Los préstamos Renta ayudan a hacer frente a los imprevistos que puedan surgir de la declaración de la Renta
  • Hay 2 modalidades: una para cubrir el dinero que hay que pagar al fisco y otra para adelantar la cantidad que Hacienda debe reembolsar al contribuyente

La campaña para hacer la declaración de la Renta correspondiente al ejercicio de 2015 arrancó el pasado 6 de abril y terminará el próximo 30 de junio. Es momento de ajustar cuentas con Hacienda, y saber si finalmente habrá que pagar al fisco, o por el contrario, será la Agencia Tributaria la que tendrá que devolver parte de los impuestos que el contribuyente ha aportado. Aunque generalmente cada persona tiene claro si su declaración será positiva (tendrá que pagar) o negativa (le devolverán), en ocasiones el resultado puede pillar desprevenido. Puede que el ajuste de la Renta resulte contrario al que se estimaba, que la cantidad a abonar sea mayor, o que el dinero de la devolución tarde más tiempo en llegar de lo que se esperaba.

Ante esto, las entidades ofrecen productos financieros que proporcionan la ayuda económica necesaria para ajustar las cuentas del año anterior. Son los llamados préstamos Renta y existen dos modalidades: una para pagar el dinero que el contribuyente debe al fisco, y otra que adelanta el dinero que Hacienda debe reembolsar.

Préstamos para pagar el IRPF

Que la declaración de la Renta sea positiva puede suponer en algunos casos un imprevisto económico importante que no todo el mundo es capaz de asumir. Ante esta situación, Hacienda ofrece varias opciones. Una de ellas consiste en solicitar a la Agencia Tributaria un aplazamiento del pago. La otra opción es fraccionar el pago de la deuda en 2 plazos. En el primer plazo el contribuyente debe aportar el 60% del importe total a deber, y en el segundo, que se abonará a final de año, el 40% restante.

Para hacer frente al pago de Hacienda derivado de la declaración, puede solicitarse un aplazamiento o un fraccionamiento de pago

Sin embargo, en muchas ocasiones esto puede no ser suficiente para aquellos que tienen que pagar cantidades muy elevadas de dinero o para los que no disponen de la liquidez necesaria para hacer frente al pago. Ante esta situación es posible recurrir a los productos que ofrecen las entidades creados especialmente para financiar dichos pagos, los llamados préstamos para pagar el IRPF.

El importe máximo que se puede solicitar con estos préstamos suele ser menor que el que ofrecen los préstamos tradicionales, pero es frecuente que se financie hasta el 100% de la cantidad a adeudar. Eso sí, muchas entidades no ofrecen más financiación que la correspondiente al importe que deben pagar de IRPF. El plazo de amortización suele ser entre los 9 meses y un año a pagar en cuotas mensuales.

Por otro lado, en algunos casos las entidades pueden no cobrar intereses, pero sí establecer otras condiciones como comisiones de apertura o de estudio, o bien hacerlo a la inversa, es decir, no cobrar comisiones pero sí aplicar intereses. Además, es posible que algunos bancos exijan otros requisitos como puede ser la contratación de otros productos.

Préstamo devolución IRPF

La Agencia Tributaria prevé devolver este año 10.858 millones de euros a los españoles, lo que supone un 2,4% más de lo que se devolvió en la anterior campaña de la Renta 2014. Las devoluciones se inician 48 horas después de abrirse el plazo para presentar las declaraciones y deben finalizar 6 meses más tarde de dicha fecha, salvo que se encuentre alguna incidencia.

La Agencia Tributaria prevé devolver este año 10.858 millones de euros a los españoles

Para muchas personas, que Hacienda se retrase en la devolución de su dinero puede ocasionarles problemas a la hora de asumir determinados gastos. Por ello, hay entidades que ofrecen a sus clientes préstamos específicos para esta situación. Es decir, en el caso de que la Renta sea negativa y sea el estado el que deba devolver dinero al contribuyente.

Este tipo de préstamo funciona como un anticipo del dinero que debe devolver Hacienda al contribuyente. Se suele adelantar la totalidad del importe de la Renta a devolver, aunque muchas entidades pueden establecer un límite máximo. Además, generalmente el cliente no debe empezar a pagar las cuotas adelantadas hasta que Hacienda le realice la devolución de su dinero (hasta un plazo máximo).

Como cualquier otro préstamo, estos también cuentan con comisiones, intereses o diversas condiciones, entre las que se puede incluir la obligación de contratar algún producto como por ejemplo, un seguro.

En algunos préstamos devolución del IRPF el cliente no debe empezar a pagar las cuotas hasta que Hacienda le devuelve su dinero

Ahorrar al máximo en un préstamo

Optar por un préstamo para poder cumplir con las obligaciones que existan en determinados momentos puede ser una solución para muchas personas. Sin embargo, hay que ser consciente de que habrá que devolver la misma cantidad prestada, más los intereses o comisiones que se generen. Para evitar pagar más por lo mismo, es imprescindible prestar atención a las diversas condiciones que establece cada entidad. Puede que una cuente con unos intereses muy bajos, pero altas comisiones o que haya que contratar un seguro de Hogar o una tarjeta de crédito, por lo que el coste final sea más elevado que el de otra entidad que tenía intereses más altos.

Con el comparador de préstamos Personales de Rastreator.com es posible encontrar el precio final a pagar a cada entidad por el producto solicitado. De manera muy rápida y sencilla es posible ahorrar al máximo en el préstamo que cada persona quiera solicitar.

Abril 2016
COMPARAR PRÉSTAMOS PERSONALES

Cynthia RosellRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Préstamos personales