Cómo funciona el sensor de lluvia en un vehículo

Noviembre de 2014

Los coches están evolucionando. Los usuarios ya no buscan vehículos simples, sino que eligen el que tiene elevalunas eléctrico, asientos calefactados, gps integrado y todo lo que implique un viaje más cómodo. Pero las modificaciones que sufren no sólo tienen que ver con estar a gusto en su interior, sino que también tienden hacia la comodidad en la conducción. Sistemas como el ABS, la alarma que salta cuando superas determinada velocidad, sensores de aparcamiento o la velocidad de crucero son algunos de los nuevos extras que todo el mundo quiere en su coche. Pero esto no es nuevo, las tecnologías para el confort en la conducción llevan mucho tiempo entre los conductores. Si hay que destacar alguna sería el sensor de lluvia. Que cuando empieza a llover se activen los limpiaparabrisas automáticamente mejora la seguridad de la conducción al no distraerse el piloto en su activación, pero ¿cómo funcionan exactamente los sensores de lluvia? Te lo contamos en esta guía.

¿Qué es el sensor de lluvia?

El sensor de lluvia es un complejo sistema que determina cuándo está lloviendo y acciona los limpiaparabrisas en el caso de que sea necesario según la intensidad de la precipitación. Esta tecnología detecta las gotas de agua que caen en la luna delantera de un vehículo y activa los limpiaparabrisas, que reaccionan en fracciones de segundo para facilitar la visión en caso de precipitaciones.

Su funcionamiento no se limita a la lluvia. En el caso de que nieve, circules por determinadas zonas o realices un adelantamiento en el que salte agua al cristal delantero u otra sustancia líquida, el sensor se encarga de mandar una señal a los, denominados, limpiaparabrisas inteligentes.

Esta tecnología no sólo mejora el confort en la conducción sino que también aumenta considerablemente la seguridad vial al evitar que el conductor tenga que distraerse pulsando la manecilla que los activa de manera manual.

Los sensores de lluvia detectan gotas de agua en el parabrisas y activan automáticamente el limpiaparabrisas. Reaccionan en fracciones de segundo, por ejemplo, si durante un adelantamiento el parabrisas se salpica de agua, funcionando rápidamente para facilitar la visión.

Además, el mismo sensor de lluvia detecta la intensidad de las precipitaciones, por lo que adapta su velocidad a la necesidad de limpiar la luna delantera del vehículo para que no impida una correcta visión al conductor.

Activar el sensor de lluvia

Que un coche disponga de sensor de lluvia no quiere decir que siempre vayan a funcionar los limpiaparabrisas cuando estos detecten que algún elemento interfiere en la visión del conductor. Aunque un vehículo cuente con él es necesario que se active. Es decir, normalmente si un coche lo tiene instalado éste estará activo por defecto, pero se puede accionar o suprimir según el deseo del conductor. Así, para que los limpiaparabrisas se activen de manera automática cuando llueve es necesario que el sensor de la lluvia esté en funcionamiento, en caso contrario éstos se pueden accionar de manera manual con la palanca indicada para ello, ya que su existencia no elimina dicho elemento.

¿Cómo funciona un sensor de lluvia?

El sensor de lluvia funciona por un sistema de refracción y reflexión de la luz, es decir, es sensible a ésta. Se instala en el interior de la luna del coche, casi siempre en la parte base del espejo retrovisor que se encuentra en el centro de la parte alta del cristal. El sensor cuenta con 2 diodos, uno emisor y otro receptor. El primero de ellos produce un rayo de luz (que puede verse o ser invisible) en la luna, mientras el otro mide la luminosidad de la luz que se refleja, es decir, la luz emitida por uno de los diodos se emite con un ángulo que permite que ésta se refleje en el cristal para que después el otro diodo calcule cuánta luz le está llegando.

En condiciones normales el segundo diodo debería recibir la totalidad de la luminosidad, por lo que en el caso de que el comportamiento de reflexión sea distinto, es decir, que reciba menos luz, quiere decir que existe agua o nieve en la superficie de la luna. Cuanta más agua haya en ella menor será la luz que recibirá el segundo sensor, aunque la que emite el primero será igual. A partir de la cantidad de luz que se reciba se activará la escobilla a una velocidad u otra o bien se quedará en estado de reposo.

Otras funciones del sensor de lluvia

Aunque el uso más extendido del sensor de lluvia sea la activación de los limpiaparabrisas, dispone de otras funciones. Desde cerrar el capó de un descapotable hasta cerrar las ventanas del vehículo o el techo corredizo de manera automática.

Luces automáticas

Más allá de los diodos emisores y receptores, los coches que integran este sistema suelen llevar integrado también otro sensor, en este caso de luz ambiental. Su función es comprobar el nivel de iluminación que existe en el exterior del coche y así encender las luces si fuera necesario hacerlo por seguridad. Con este sensor adicional se pueden controlar las luces del coche activándolas cuando oscurece, se entra en un garaje o un túnel y desactivarlas cuando no son necesarias sin que el conductor tenga que intervenir en su encendido o apagado.

Conducir seguro

La llegada a los coches de tecnología como la del sensor de lluvia hace que la conducción sea, además de confortable, cada vez más segura. No pierde su efecto si la luna está sucia o si se desencadena un torrencial. Está pensado para mejorar la seguridad en la carretera al no tener que accionar ninguna palanca y que, así, la persona que esté al volante pueda centrarse únicamente en la conducción. Pero si realmente quieres estar seguro no sólo tienes que prestar atención a la vía, sino que también necesitas contar con una póliza de Coche . Busca, compara, y encuentra el mejor seguro para tu vehículo .


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Eva GonzálezRastreator.com


Seguro que te interesa...