Los funcionarios en el seguro de Salud

  • Los funcionarios de MUFACE, MUGEJU e ISFAS están incluidos dentro del Régimen Especial de la Seguridad Social.
  • Durante el mes de enero de cada año, estos mutualistas deben elegir si quieren pertenecer a la Seguridad Social, u optar por la sanidad privada.

En 2014, 8 de cada 10 funcionarios españoles eligieron la modalidad de seguro privado que ofrece MUFACE, frente al sistema Nacional de Salud, según los datos publicados por el Ministerio de Hacienda. Una de las principales ventajas que tiene la sanidad privada frente a la pública es la rapidez y la agilidad de la atención médica. Por ejemplo, el tiempo medio de espera para una operación quirúrgica que se realiza por lo privado son 18 días, mientras que para someterse a esa misma intervención por la sanidad pública, una persona tendría que esperar una media de 77 días, según el Barómetro de la Sanidad Privada 2015. Otra de las ventajas que los usuarios de la sanidad privada ven en ella es la comodidad de las instalaciones así como la posibilidad de acudir al centro o al médico que se desee. Ante esto, la mayoría de los funcionarios optan por elegir la sanidad privada. Sin embargo, el tipo de seguro médico que los funcionarios tienen, no cuenta con las mismas prestaciones que el de una persona que tiene sanidad pública, pero elige contratar un seguro privado por su cuenta y hacerse cargo de sus costes.

Régimen Especial de los funcionarios

En España hay determinados grupos de funcionarios que están encuadrados dentro del Régimen Especial de la Seguridad Social. Ellos son MUGEJU (Mutualidad General Judicial), ISFAS (Instituto Social de las Fuerzas Armadas) y MUFACE (Mutualidad de los Funcionarios Civiles del Estado). Una de las particularidades que presentan estos colectivos de trabajadores es que pueden elegir entre hacer uso del Sistema Nacional de Salud o del sistema de salud privado, pero no de los 2 al mismo tiempo.

En enero los funcionarios deben elegir entre la sanidad privada la pública

En el mes de enero todos los funcionarios deben decidir qué modalidad eligen. En el caso de optar por la sanidad privada, ésta no sólo actuará como un seguro Médico al uso, sino que cubrirá las funciones en las que, en un régimen normal, debería actuar la Seguridad Social.

Por ejemplo, los funcionarios no tendrán que firmar ninguna declaración de salud al adscribirse al seguro, como sí ocurre en el caso de querer contratarlo por cuenta propia. Tampoco podrán establecerse exclusiones, sino que el seguro tendrá que cubrir todos los problemas de salud que tengan los funcionarios. Además, las recetas tendrán que prescribirlas los médicos asociados al seguro, con el talonario de recetas propio de cada mutualidad.

El seguro de Salud de los funcionarios actúa como la Seguridad Social

En cualquier caso, es importante aclarar que cada mutualidad tiene sus propias especificaciones. Cada una establece sus convenios con aseguradoras, que se renuevan y pueden variar con una periodicidad anual. Sin embargo, las prestaciones básicas que tanto MUFACE, como MUGEJU e ISFAS suelen ofrecer, son las mismas.

Asistencia sanitaria en España

Los servicios de asistencia sanitaria que prestan MUFACE, MUGEJU e ISFAS a sus beneficiarios son, por regla general, de atención sanitaria completa concertada. Sin embargo, en algunos casos, los beneficiarios pueden elegir diferentes modalidades. Por ejemplo, en el caso de ISFAS sus beneficiarios pueden optar a recibir la asistencia sanitaria concertada únicamente o suscribirse a diferentes modalidades asistenciales que pueden combinar ambas opciones y/o con la Sanidad Militar.

Atención primaria

La atención primaria es el nivel básico de atención sanitaria y se presta por médicos generalistas o especialistas en pediatría y por enfermeros. Comprende la atención ante enfermedades agudas y crónicas, tanto a través de una cita previa, como de urgencia. Además, la prescripción y realización de diagnósticos, así como de tratamientos preventivos que sean necesarios.

Atención especializada

En este sentido, los beneficiarios pueden contar con la asistencia de médicos especialistas, tanto en consultas como en hospitales. Además, dentro de la atención especializada se incluyen las pruebas diagnósticas, terapéuticas, de rehabilitación y cuidados que sean necesarias, así como la hospitalización tanto en régimen de internamiento, como domiciliaria.

Atención de urgencia

Con esta prestación el paciente puede acudir a los servicios de urgencias en los casos en que su situación clínica le obligue a recibir una atención sanitaria inmediata. Puede ser tanto en centros sanitarios, como fuera de ellos, durante las 24 horas del día.

Transporte sanitario

Del mismo modo que sucede en la Seguridad Social, los beneficiarios de las mutualidades también cuentan con la prestación de transporte sanitario, que puede producirse en diferentes circunstancias.

Transporte sanitario urgente

Incluye el traslado del paciente, ya sea por tierra, mar o aire y de manera asistida o no, hasta el centro sanitario correspondiente para que se pueda atender correctamente su urgencia médica.

Transporte sanitario no urgente

Se trata del traslado de enfermos que por causas clínicas no puedan desplazarse por sí mismos a un centro sanitario para recibir asistencia médica, o a su domicilio, tras haberla recibido, y que puedan necesitar o no atención sanitaria durante el trayecto. Para poder hacer uso de este tipo de transporte, normalmente es necesaria la prescripción de un médico.

Transporte ordinario

Se refiere al traslado de un paciente en un medio de transporte ordinario como puede ser coche, autobús, tren, avión o barco. Este desplazamiento se facilita al paciente en los casos en los que tenga que desplazarse a otra localidad o provincia por no existir en la suya los medios necesarios para su tratamiento.

Asistencia sanitaria en el extranjero

Si por motivos de trabajo, estudios, o asuntos personales un asegurado se desplaza al extranjero,  contará con las mismas prestaciones de asistencia sanitaria que en España. Sin embargo, el sistema de pago es distinto. Aunque puede haber particularidades, en general el procedimiento se hace mediante el reembolso de los gastos. Es decir, tras recibir la prestación sanitaria, el paciente debe solicitar una factura al centro o al médico que lo ha atendido, en la que deben aparecer los servicios y pruebas a las que se ha sometido, junto con sus costes. Esta factura deberá presentarla a su aseguradora para que le devuelvan el importe pagado.

Para que la aseguradora cubra los gastos médicos generados en el extranjero es necesario presentar la factura correspondiente

Sin embargo, en situaciones en las que el coste sea muy alto, como puede suceder en el caso de hospitalizaciones o tratamientos para enfermedades crónicas graves, será el seguro el que se haga cargo de los costes a priori, sin que el asegurado tenga que pagarlos primero.

Además de los costes de asistencia médica, hospitalización o gastos farmacéuticos, normalmente se incluyen otros como trasporte y evacuación sanitaria, así como repatriación.

Prestación farmacéutica

Los beneficiarios de ISFAS, MUGEJU o MUFACE que opten por el seguro privado, al igual que los usuarios del Sistema Público de Salud, tienen derecho a obtener los medicamentos financiados. Estos colectivos poseen sus propios talonarios de recetas y son ellos mismos los que tienen que presentarlos al médico correspondiente para que les realice la prescripción. Dentro de la prestación farmacéutica se incluyen los mismos medicamentos y productos que en el Régimen General de la Seguridad Social. La aportación general que tienen que realizar los afiliados es el 30% del precio del medicamento, o el 10% para los medicamentos reducidos, hasta un precio máximo que fija el Ministerio de Sanidad.

Las mutualidades financian el precio de los medicamentos con talonarios de recetas propios que se suministran al asegurado

Además, esta prestación también incluye la dispensación gratuita de productos dietéticos o de nutrición artificial para personas que padezcan determinadas enfermedades metabólicas o que no puedan cubrir sus necesidades nutricionales con alimentos normales debido a su situación médica.

Además de estas prestaciones, los afiliados no tendrán que pagar por los medicamentos, productos dietéticos y vacunas, entre otros, que se le hayan suministrado en el hospital o centro médico de la entidad.

Prestaciones adicionales

Además de la asistencia sanitaria, estas mutualidades cuentan con cobertura en otros ámbitos de la salud. Uno de ellos es el relativo a la salud bucodental. En este sentido, las compañías suelen proporcionar ayudas para la dentadura, empastes y fundas, así como para implantes, endodoncias o tratamientos de ortodoncia. También suelen subvencionar parte del material ocular como las gafas y lentillas así como el ortopédico como sillas de ruedas, prótesis, etc.

Algunas prestaciones que tienen las mutuas son ayudas para tratamientos dentales, de visión y ortopédicos

Además, también se dan ayudas para cubrir otro tipo de necesidades como audífonos, laringófonos o colchones especiales.

Otras prestaciones sociosanitarias

Entre otras prestaciones, las mutuas proporcionan a sus afiliados distintas ayudas sociosanitarias destinadas a tratamientos como la psicoterapia, logopedia, a los gastos derivados de los enfermos psiquiátricos, oncológicos o incluso drogodependientes.

El seguro de Salud como complemento de la Sanidad Pública

Sin embargo, no todos los funcionarios quieren renunciar a la sanidad pública. Una opción para los que quieran contar con las ventajas de los 2 sistemas de salud es mantenerse en la Seguridad Social y contratar un seguro de Salud, como complemento. Es una alternativa para cubrir todas las carencias de ambos sistemas y tener todas las prestaciones sanitarias posibles. Con el comparador de seguros de Rastreator.com es posible encontrar de manera muy sencilla la póliza de Salud más adecuada en coberturas y precio a las necesidades de cada persona.

Diciembre 2015
COMPARAR SEGUROS DE SALUD

Cynthia RosellRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de Salud