Seguro de salud para embarazadas

Déjate ayudar
  • El embarazo está cubierto por el seguro de salud pero cuenta con periodos de carencia que pueden ser de hasta 10 meses
  • Para poder acceder a todas las coberturas, es necesario contratar el seguro antes de quedarse embarazada 

seguro salud embarazoDurante el periodo de gestación son muchas las cosas que preocupan a los futuros padres. La principal de ellas es la que atañe al seguimiento del embarazo y la asistencia al parto. Por eso, algunos recurren a la contratación de una póliza de salud para, por ejemplo, elegir médico o dar a luz en una clínica privada en vez de en un hospital público.

Sin embargo, es importante saber que para estar cubierta por la póliza de salud durante el embarazo es necesario contratarla, como mínimo, 8 meses antes de quedarse embarazada.

Por eso, antes de contratar un seguro de salud debes revisar bien todas las coberturas y las carencias que pueda tener si ya estás embarazada. Y, aunque no estés embarazada, es conveniente que leas detenidamente el contrate y sepas qué coberturas están incluidas y cuáles no.

Desde Rastreator, te contamos todo lo que necesitas saber sobre los seguros de salud y el embarazo, para que no te lleves ninguna sorpresa si decides contratar uno.

 ¿Puedo contratar un seguro médico estando embarazada?

Si estás embarazada y te estás planteando contratar un seguro de salud, debes saber que no hay motivo para que no puedas hacerlo. Sin embargo, debes tener en cuenta que prácticamente todas las aseguradoras tienen fijados periodos de carencia para acceder a algunas coberturas como, por ejemplo, las relacionadas con el embarazo y el parto. Por eso, aunque contrates un seguro de salud estando embarazada no podrás acceder a coberturas que podrían interesarte, pero si podrás acceder a todas las coberturas que no tengan carencia, como visitar al médico de familia.

Coberturas para embarazadas en el seguro de salud

Cada aseguradora dispone de diferentes coberturas en los seguros de salud si estás embarazada. Por este motivo, es importante que antes de contratar una póliza compares y escojas cuál de ellas es mejor para ti, puesto que hay seguros que incluyen el estudio y diagnóstico para realizar el tratamiento de fertilidad y reproducción asistidas, entre otras coberturas. Aun así, las principales coberturas son las siguientes:

  • Seguimiento del embarazo, pruebas y revisiones
  • Preparación al parto
  • Parto
  • Posparto

Seguimiento del embarazo

La mayoría de las aseguradoras cuentan con coberturas específicas para el seguimiento del embarazo, como la realización de analíticas y pruebas genéticas, que garanticen que tanto la madre como el bebé están en perfecto estado de salud.

Hay aseguradoras que, pese a que la asegurada se quede embarazada antes o inmediatamente después de la contratación de la póliza, sí cubren el seguimiento y vigilancia de la gestación. De esta forma, permiten a las futuras madres acudir al ginecólogo y al obstetra, especialistas encargados del control del embarazo. Ahora bien, hay pruebas que sí pueden contar con periodos de inaplicabilidad, como es la amniocentesis precoz en embarazos de riesgo, que suele ser de 8 meses.

La preparación al parto en un seguro para embarazada

La preparación al parto es muy importante para que salga todo bien en el momento de dar a luz. Se puede realizar de muchas formas, pero las más habituales que podrás encontrar en los seguros de salud son técnicas respiratorias y de relajación y gimnasia prenatal, entre otros cursos que intentan reducir el miedo al parto de los padres primerizos y ofrecerles información importante sobre todo lo relacionado con el bebé.

¿Qué incluye un seguro de salud para embarazadas respecto al parto?

La asistencia al parto, ya sea de manera natural o por cesárea, tiene un periodo de carencia que puede ser de hasta 10 meses, aunque lo habitual es que se sitúe en los 8 meses. Esta cobertura incluye todo lo relacionado con el momento de dar a luz. Desde el traslado al hospital en ambulancia, la asistencia al parto, el suministro de la epidural y la hospitalización de madre y bebé tras el nacimiento. Y es que, la póliza de la madre cubre al neonato desde que nace hasta que se le da el alta hospitalaria, aunque esto dependerá de la compañía con la que hayas contratado tu seguro. Las pólizas suelen especificar la estancia en una habitación individual e, incluso, hay algunas que cubren el alojamiento en situación de pensión completa de un acompañante de la asegurada.

El posparto

Tras el parto aparece una nueva realidad. Llegar a casa con el bebé puede ser una situación difícil para algunos padres, sobre todo, los primerizos. Una cobertura muy útil que puede incluir una póliza de salud, y que también cuenta con un periodo de carencia, es la de cuidados posparto en el hogar.

Gracias a esta garantía, la asegurada podrá contar con la ayuda de una matrona que se desplazará hasta su casa para ayudarle con todo lo relacionado con cuidados e higiene, tanto de la madre como del recién nacido. Además, a través de esta garantía la madre podrá recibir ayuda también con las labores del hogar.

Periodos de carencia en el embarazo

La preparación al parto, las revisiones y pruebas médicas destinadas al seguimiento y control del embarazo, el parto (natural o por cesárea) y el posparto tienen un periodo de carencia que se sitúa en torno a los 8 meses.

Este tiempo, fijado por la aseguradora, suele ser el mismo en todas y no se puede anular por desconocimiento del embarazo en el momento de la contratación o por haberse producido pocos meses después de la entrada en vigor de la póliza. Y es que, las compañías suelen tratar el embarazo previo a la contratación de la póliza como un hecho preexistente.

Situaciones de eliminación de la carencia

Los periodos de carencia establecidos por una aseguradora no se pueden anular pero sí que hay varias situaciones en las que la compañía puede o debe eliminarlas.

Por un lado, la Ley del Contrato del Seguro establece en su artículo 103 que la compañía debe eliminarlas en los casos de «asistencia de situación urgente«. La Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGDFP) define las asistencias de carácter urgente como «aquellas de carácter médico y sanitario (incluido el transporte) que de no prestarse de forma inminente podrían poner en peligro la vida del paciente, su integridad o que puedan producir un menoscabo permanente en su salud». Además, hay aseguradoras que suelen anular las carencias cuando el parto es prematuro.

Por otro lado, cuando una embarazada cambia su seguro de salud de una compañía a otra, esta última suele eliminar el periodo de carencia de muchos servicios, eso sí, exceptuando el parto en muchas ocasiones. De esta forma, podrías conseguir un seguro para embarazadas sin carencias,

Los mejores seguros médicos para el embarazo

Coberturas embarazo

  • Seguimiento del embarazo
  • Pruebas genéticas
  • Parto
  • Posparto

Carencia

10 meses

Coberturas embarazo

  • Seguimiento del embarazo
  • Parto

Carencia

8 meses

Coberturas embarazo

  • Seguimiento del embarazo
  • Parto

Carencia

8 meses

Coberturas embarazo

  • Seguimiento del embarazo
  • Preparación al parto
  • Parto

Carencia

8 meses

Coberturas embarazo

  • Seguimiento del embarazo
  • Parto

Carencia

8 meses

¿Cómo puedes encontrar el mejor seguro médico para embarazadas?

Antes de contratar un seguro de salud son muchas las cosas que hay que tener en cuenta, sobre todo si quieres estar cubierta durante el embarazo. Lo más importante en este caso es poder escoger entre un seguro médico con o sin copago y saber que el momento del parto cuenta con periodos de carencia y debes tenerlos muy presentes antes de suscribir la póliza.

Además, es esencial que incluya servicios y coberturas destinadas a la maternidad como las clases de preparación al parto o el posparto así como contar con un amplio cuadro médico de especialistas. Para ello, Rastreator a través de su comparador de seguros de salud te ayuda a encontrar el mejor seguro para que estés cubierta en todo momento.