Tipos de seguro Médico

  • El seguro Médico sin copagos permite el acceso a servicios médicos ilimitados a cambio de una prima fija
  • El seguro de Salud sin hospitalización suele ser la opción más económica
  • Las pólizas de reembolso incluyen el acceso a los centros y médicos de cualquier aseguradora

En España existen 7,4 millones de personas que cuentan con un seguro de Salud, como complemento a la Sanidad Pública, según el Informe de la Sanidad Privada 2016, elaborado por el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS). La mayoría de ellos, eligen la opción de seguro de cuadro médico sin copago, la más conocida y una de las más completas. No obstante, las aseguradoras cuentan con una oferta muy amplia de pólizas de Salud, que intentan adaptarse a todos los perfiles de usuario, teniendo en cuenta no sólo sus necesidades médicas, sino también las económicas.

Aunque se pueden hacer casi tantas categorías como productos, se puede hablar principalmente de 6 tipos de seguros de Salud: de cuadro médico sin copago, con copago, baremado, de reembolso, sin hospitalización y seguro Dental.

Seguro de cuadro médico sin copagos

El seguro Médico sin copagos consiste en que a cambio de un pago fijo, el asegurado puede acceder a todos los servicios sanitarios que ofrezca la compañía dentro de su cuadro médico. Es decir, a cambio de una cuota, que normalmente es mensual, el asegurado puede disfrutar del servicio médico completo incluido en su póliza, sin límite y sin tener que asumir ningún pago adicional.

Dentro de este tipo de seguro suelen estar incluidas todas las pruebas diagnósticas, hospitalización, consultas médicas, análisis clínicos, intervenciones quirúrgicas, etc. en todos los centros, y con todos los profesionales sanitarios incluidos dentro del cuadro médico de la aseguradora.

No obstante, suele ser habitual que en estas pólizas se incluyan algunas especialidades de manera limitada, como por ejemplo la dental, la fisioterapia o la asistencia psicológica. Este servicio suele estar limitado a determinadas prestaciones y con un límite de uso anual.

Seguro Médico con copagos

El seguro de Salud con copagos funciona de manera distinta. En este caso el asegurado también tiene que asumir una cuota, aunque más baja la de los seguros sin copagos. A cambio, el seguro no se hará cargo de todos los gastos médicos, sino que el asegurado tendrá que asumir una parte del coste de la consulta, prueba médica o tratamiento, cada vez que lo reciba.

Este seguro suele ser apropiado para gente que no acude al médico muy a menudo, ya que a cambio de una prima no muy alta puede acceder a todo el cuadro médico de la aseguradora y sólo pagar por los servicios sanitarios cada vez que los necesite. Además, el importe de la consulta, prueba o tratamiento será más barato que el que tendría que asumir si no hubiera contratado el seguro.

Por otro lado, en muchos seguros con copago a menudo se incluye dentro del precio de la prima, determinados servicios como pueden ser análisis clínicos o algunas consultas médicas.

Seguro Médico baremado

La póliza Médica baremada tiene un funcionamiento muy similar al seguro con copagos. Con esta póliza el asegurado paga una prima periódica, y además, asume parte del coste del servicio médico que reciba. La diferencia respecto a los seguros de copago tradicionales es que en los baremados la parte fija a pagar, es decir, la prima, es mucho más barata; mientras que la parte variable, o sea el coste por servicio, es más elevado. De esta forma, el asegurado pagará menos mes a mes, pero cuando acuda a una consulta o se someta a una prueba, el precio será mayor que en el caso de los seguros de copago.

La ventaja que tiene este tipo de póliza es que no suele contar con periodos de carencia, ni tampoco establece exclusiones a determinado perfil de asegurado, como puede ser por ejemplo, por la edad.

Seguro Médico de reembolso

Los seguros de Salud más completos son los de reembolso. Dentro de esta modalidad de póliza, hay dos tipos: Seguro mixto, que incluye un seguro de cuadro médico más uno de reembolso; y el seguro puramente de reembolso.

El primero de ellos, el mixto, suele implicar una prima más cara, ya que engloba dos tipos de seguro. Por un lado, ofrece un seguro sin copagos con el que puede acceder al cuadro médico de una aseguradora, sin pagos adicionales. Por otro, cuenta con la opción de reembolso, que le permite visitar profesionales y centros ajenos al cuadro médico de su aseguradora. En este caso, el usuario tendrá que abonar el importe de la consulta o prueba médica a la que se haya sometido, y posteriormente su compañía se lo devolverá. Eso sí, la devolución no siempre es del importe íntegro que se ha pagado, sino que suele oscilar entre el 70% y el 100% del total.

En la modalidad únicamente de reembolso, la diferencia es que el asegurado no tiene acceso a ningún cuadro médico concreto. De este modo, cada vez que acuda al médico, tendrá que abonar el precio de la visita y la aseguradora le reembolsará el importe que haya acordado. En este caso, al no tener asociado un cuadro médico concreto, la prima suele ser un poco más reducida que en el seguro mixto.

Seguro Médico sin hospitalización

En el lado opuesto a los seguros de reembolso, se encuentran los seguros que no incluyen la hospitalización. Esta póliza es una de las más económicas ya que no cubre hospitalizaciones, ni las cirugías que la requieran, que son los servicios más caros. Por el contrario, el usuario puede acceder al cuadro médico de la compañía para visitar a especialistas, consultas o someterse a pruebas diagnósticas.

En este seguro también existe la opción del copago. Es decir, el asegurado puede disfrutar de la cobertura de hospitalización si asume una parte de los costes que se deriven de ella.

Seguro Dental

El seguro Dental puede contratarse dentro de una póliza de Salud completa, o como un seguro en sí mismo. La peculiaridad de los seguros Dentales es que no cubren la totalidad de los tratamientos, sino que siempre llevan asociado un copago. Así por ejemplo, la mayoría de seguros de este tipo incluyen dentro del pago de la prima, determinados tratamientos como por ejemplo, una o dos limpiezas anuales, o las extracciones de muelas. Eso sí, el resto de servicios no cubiertos tendrán un coste menor que el que tendrían en caso de no contar con ningún seguro.

Elegir el seguro más adecuado

No obstante, para el 53% de los españoles, el principal problema de los seguros de Salud es el precio, según el Barómetro de la Sanidad Privada 2015, realizado por IDIS. Y es que según un análisis realizado por Rastreator.com en 2015, la prima media del seguro de Salud se sitúa en torno a los 48 euros mensuales por persona asegurada. Por ello, antes de contratar uno, es importante saber cuál es el tipo de seguro Médico que más conviene a cada persona según sus necesidades. Con el comparador de seguros de Salud de Rastreator.com es posible encontrar la póliza más económica y con las coberturas más adecuadas para cada uno en solo unos minutos.

Noviembre de 2016


COMPARAR SEGUROS DE SALUD

Cynthia RosellRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de Salud