El seguro de Estudios

 

  • Los seguros de Estudios son una modalidad de póliza de Vida cuyo fin es garantizar la continuidad en los estudios del alumno beneficiario.
  • El asegurado es la persona responsable de los pagos y los beneficiarios el estudiante y el centro educativo.

 

Toda precaución es poca y el miedo de la mayoría de los padres con hijos a su cargo es que les pueda ocurrir algo que los deje desprotegidos. Son muchas las personas que contratan una póliza de Vida, que blinda, en la mayor parte posible, a sus hijos y/o cónyuge o un seguro de Protección de Pagos Hipotecarios para que, si en un determinado momento no se puede hacer frente a las cuotas éstas no estén adeudadas.

Cada año, el inicio del nuevo curso escolar hace que muchas familias traten de aprovechar libros, uniformes y material escolar de cursos pasados para reducir al máximo el gasto y hacer que la vuelta a las aulas no venga acompañada de grandes esfuerzos económicos. Estudiar no es barato, al contrario, así que la mejor manera de garantizarse que los hijos van a poder continuar en el mismo cole o universidad, en caso de que la situación económica familiar empeore, es suscribir una póliza. Una de las opciones con la que cuentan tanto los padres como los tutores legales es contratar un seguro de Estudios, de Protección de Estudios o de Continuidad de Estudios.

¿Qué es el seguro de Estudios?

El seguro de Estudios es una póliza de Vida destinada a cubrir los gastos derivados de la escolarización y/o educación de los alumnos en el caso de que los padres, o la persona que costea los estudios, se vea en una situación que le imposibilita o dificulta seguir haciéndose cargo de los pagos.

¿Cómo funciona este seguro?

Este tipo de pólizas lo que se aseguran no es un estudio en sí, por ejemplo un máster, un grado universitario o la Educación Obligatoria en un colegio concreto, sino que los asegurados (o asegurado) son las personas responsables de costear los estudios de un alumno, y son ellos los encargados de contratarlo.

Por su parte, los indemnizados serán, por un lado el centro de estudios, que recibirá la cuantía de los estudios pendientes, y el propio alumno, que podrá contar con una ayuda económica destinada a cubrir los gastos de su manutención, si se especifica en el contrato o se suscribe como garantía adicional.

Coberturas del seguro de estudios

Al igual que un seguro de Vida tradicional, el seguro de Estudios exige como obligatoria la contratación de la cobertura de fallecimiento, garantía básica de estas pólizas. Además, permite a los suscriptores hacerla aún más completa mediante la contratación de otras garantías adicionales que contemplen los supuestos de Invalidez Permanente o Absoluta de los asegurados o la situación de Desempleo.

¿Quién puede contratarlo?

A la hora de contratar este seguro es necesario cumplir algunos requisitos. El primero, y más importante, el que hace referencia a la edad ya que el asegurado no puede tener, por lo general, más de 65 ó 70 años. Además, en caso de querer contratar la garantía de desempleo suele ser imprescindible que el que contrata el seguro no se encuentre en situación de desempleo, es decir, que no esté en el paro.

Tipos de seguros de Estudios

Algunos seguros de Vida pueden incluir en su condicionado una cláusula por la que, en caso de fallecimiento del asegurado, esté garantizada la continuidad de los estudios de sus hijos.

Pero, independientemente, los seguros de Estudios que podemos encontrar en el mercado se podrían agrupar, básicamente, en 2 tipos: los que están dirigidos a los estudiantes universitarios o los destinados a aquellos que se encuentran matriculados en un colegio cursando estudios de Enseñanza Obligatoria o Postobligatoria.

Seguro para la Enseñanza Obligatoria

Esta modalidad de seguro garantiza que, en caso de que ocurran algunas de las eventualidades especificadas en las Condiciones Generales del contrato, el alumno beneficiario podrá continuar sus estudios en el mismo colegio en el que se encuentra matriculado hasta que acabe su formación académica o hasta que alcance los 18 años.

El seguro de Continuidad en los Estudios se activará cuando se produzca el fallecimiento o invalidez del asegurado en las condiciones fijadas en el contrato, quedando excluidos los siniestros cuya cobertura sea competencia del Consorcio de Compensación de Seguros o aquellos fruto de un acto doloso. Por ejemplo, estará cubierto el estudiante cuyo padre muera en un accidente laboral o de trabajo pero no si ha sido mientras estaba bajo los efectos de las drogas o el alcohol o si su muerte fue debida al suicido.

Modo de contratación

Este tipo de seguro se puede contratar de manera colectiva, a través del centro educativo o de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) siendo estos organismos los tomadores del seguro; o bien de forma individual, en la que la figura del tomador coincide con la del asegurado.

¿Qué cubre?

La mayoría de estos seguros de Continuidad de Estudios no sólo se hacen cargo de los gastos de cada curso escolar en un centro educativo concreto sino que además pueden cubrir los derivados de los servicios de comedor y trasporte así como de los del uniforme, el material escolar o las actividades extraescolares. Incluso, pueden incluir un servicio de clases particulares a domicilio para aquellos estudiantes que unos días enfermos y sin poder asistir al aula.

Seguro Universitario

Este tipo de seguro está destinado a todos aquellos estudiantes universitarios, impedientemente del curso en el que se encuentren, la carrera o el máster que cursen o la universidad a la que asistan, sea pública o privada.

La cuantía de la prima se fijará teniendo en cuenta factores como el parentesco del asegurado con el alumno beneficiario, del tipo de contrato laboral que tengan o del régimen de cotización. También influirá en el coste del seguro si sólo se incluyen las coberturas de fallecimiento y/o invalidez o si, además, éste contempla la pérdida del empleo de la persona asegurada.

Seguro incluido en la matrícula

La contratación de este seguro es competencia exclusiva del estudiante y de la persona responsable de los pagos, pero existen algunas universidades que incluyen en la matrícula de sus alumnos un seguro de Continuidad de Estudios. Así, en caso de que durante el curso escolar fallezca el padre, la madre o el tutor legal del estudiante éste tendrá cubiertos los gastos de matriculación desde ese momento hasta que finalice su escolarización en la universidad.

Estudios asegurados

Suscribir un seguro de Vida o contratar un seguro de Continuidad de Estudios es una medida que ejecutan muchos padres cuando sus hijos comienzan su andadura universitaria o, simplemente, comienzan la guardería o el colegio. ¿Qué pasa si el día de mañana falto? Ésta es la pregunta que se hace más de un progenitor, preocupado por el futuro de sus hijos.

Esta modalidad de seguro de Vida aporta tranquilidad a las familias ya que se garantizan que si la situación económica no es la misma que la actual sus hijos, o beneficiarios, van a poder continuar con los estudios que estén realizando y no se van a ver en la tesitura de tener que abandonarlos o cambiar de centro.
COMPARAR SEGUROS DE VIDA

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de Vida