El certificado energético

 

  • Para firmar un contrato de compraventa o arrendamiento es necesario que el inmueble disponga de un certificado de eficiencia energética.
  • El certificado energético califica la vivienda o local según el gasto de energía que necesita para mantener unas condiciones de funcionamiento normales.

 

 

Desde el 1 de junio de 2013 para poder alquilar o vender un inmueble o local es necesario disponer de un Certificado de Eficiencia Energética (CEE). Esta obligación nace de la exigencia de una directiva europea que fue transpuesta a la normativa de todos los estados miembros y en concreto al Real Decreto 235/2013 de la ley española.

A partir de su puesta en marcha, para poder alquilar o vender una vivienda o local, tanto en edificios ya existentes como en los de nueva construcción, es necesario que el propietario disponga de un certificado de eficiencia energética. Para realizar el contrato el dueño de la propiedad debe entregar a la otra parte una copia del certificado en caso de alquiler, o bien el original en caso de venta. Además, en cada Comunidad Autónoma existe un registro de todos los certificados energéticos realizados en su territorio. Así, en sólo un año comunidades como Madrid han tramitado más de 162.000 certificados.

¿Qué es el certificado energético?

El certificado energético es un informe oficial que califica la eficiencia energética que presenta un inmueble y lo clasifica en relación a la cantidad de energía que consume. Es redactado por un técnico especializado que incluye en él información objetiva sobre las características que presenta el inmueble concreto y que determinan la eficiencia del mismo.

Califica una vivienda o local calculando el consumo energético que necesita anualmente para satisfacer unas condiciones normales de ocupación y funcionamiento. Así, tras el análisis y estudio de sus características el técnico le asigna una etiqueta energética.

Calificación energética

Los inmuebles son calificados en una escala energética que dispone de 7 escalafones determinados con letras y que dependen del consumo energético que necesita un inmueble y de las emisiones de CO2 del mismo. Así, la A representa al edificio más eficiente, mientras que la G al que necesita mayor gasto.

Contenido del certificado de eficiencia energética

El certificado de eficiencia energética debe contener, como mínimo:

  • Identificación del edificio, de la vivienda o del local.
  • Identificación del procedimiento realizado para la obtención de la calificación.
  • Indicación de la normativa sobre ahorro y eficiencia energética aplicables en el momento de la construcción.
  • Descripción de las características energéticas del edificio.
  • Etiqueta energética.
  • Recomendaciones para la mejora de niveles óptimos o rentables de la eficiencia energética para los ya existentes. Suelen ser referidas a la envolvente y las instalaciones técnicas además de a los elementos del edificio sin la necesidad de reformas importantes.
  • Descripción de las pruebas llevadas a cabo.
  • Cumplimiento de los requisitos medioambientales exigidos.

¿Qué edificios o residencias lo necesitan?

Están obligados a la obtención del certificado de eficiencia energética:

  • Los propietarios de edificios de nueva construcción y los propietarios de sus partes, como pueden ser las viviendas o los locales.
  • Todos los propietarios de edificios o partes de edificios ya existentes que se vendan o alquilen si no lo tienen.
  • Las administraciones públicas que dispongan de edificios frecuentados por el público y con una superficie de más de 250 metros cuadrados.

¿Cuáles están exentos?

En el año 2007 se estableció en España, a través del Real Decreto 47/2007, un procedimiento básico para la certificación de eficiencia energética de edificios de nueva construcción. Todos aquellos edificios que obtuvieron su certificado en base a este decreto no precisan de la actualización a la nueva normativa hasta que no llegue el fin de su validez.

Por otro lado, se excluyen del ámbito de la aplicación de esta ley :

  • Los pisos que se alquilen por una duración inferior a los 4 meses y aquellas partes de edificios o viviendas que se usen menos de ese tiempo y que consuman, como mucho, una cuarta parte de lo que necesitarían si se usaran todo el año.
  • Edificios y monumentos protegidos.
  • Los que se utilicen como lugares de culto o para actividades religiosas.
  • Construcciones provisionales que se van a usar durante un plazo de 2 años o menos.
  • Edificios industriales, de defensa, agrícolas o destinados a talleres.
  • Edificios o partes que estén aislados y tengan una superficie útil de menos de 50 metros cuadrados, pero los que tengan esas dimensiones y formen parte de un edificio sí están obligados a obtenerla.
  • Los que se compren para reformas importantes o demolición.

¿Cómo se obtiene el certificado energético?

Para obtener el certificado energético es necesario que un técnico inspeccione la vivienda y emita una valoración que será posteriormente inscrita en el registro de la Comunidad Autónoma por el propietario. Su validez máxima es de 10 años desde la fecha de dicha inscripción y el propietario es siempre el responsable de su obtención y renovación.

El coste de su obtención depende del tipo de inmueble y de sus dimensiones, y aunque cuando se fijó esta obligatoriedad el precio estimado estaba entre los 150 y los 300 euros, en la actualidad la guerra de precios ha hecho que muchos se puedan obtener por poco más de 30 euros .

En líneas generales el proceso de obtención de un certificado de eficiencia energética es el siguiente:

  • Inspección de la vivienda por parte de un técnico certificador que recogerá los datos de las instalaciones de calefacción, refrigeración, iluminación, construcción…
  • Cálculo de la certificación energética por parte del técnico para determinar la calificación y la etiqueta energética, así como las propuestas de mejora.
  • Obtención del certificado por parte del propietario.
  • Registro del certificado energético. El propietario debe registrarlo en el órgano competente de su Comunidad Autónoma y le facilita la etiqueta energética oficial que tendrá que utilizar para informar a posibles compradores o arrendatarios del inmueble.

¿Qué ocurre si el propietario no lo obtiene?

La Ley 8/2013 , de 26 de junio, es la encargada de fijar las penalizaciones en materia de certificación de la eficiencia energética de los edificios. Así se diferencia entre infracciones muy graves, que pueden conllevar una multa de 1.001 a 5.000 euros; graves, con multa de 601 a 1.000 euros; y leves con penalizaciones de 300 a 600 euros.

Ventajas del certificado energético

Lejos de ser un mero trámite administrativo con un coste añadido para el bolsillo de los propietarios, el certificado energético conlleva beneficios tanto para éstos como para los inquilinos o nuevos dueños de un inmueble.

Los propietarios que obtengan una buena calificación energética para sus viviendas pueden revalorizar el inmueble y alquilarlo o venderlo a un mejor precio, mientas que si se encuentra dentro de los niveles de menos eficiencia puede optar por hacer arreglos para así darle valor.

Por su parte, el inquilino o nuevo dueño puede saber el gasto estimado que va a tener en electricidad y así ajustar su presupuesto de compra o alquiler teniéndolo en cuenta además de poder sopesar reformas tras su adquisición.

La obligación de tener un certificado de eficiencia

Si tienes una vivienda que vas a alquilar o vender la normativa actual te obliga a obtener antes de hacerlo un certificado de eficiencia energética, bajo penalización económica si lo incumples. Por otro lado, si estás buscando un nuevo hogar ten en cuenta la calificación que han obtenido los que te interesan porque una calificación A frente a una G puede suponer un gran ahorro a largo plazo.

Y tú, ¿ya tienes tu certificado energético?

Disponer del certificado de eficiencia energética es esencial si quieres alquilar o vender el domicilio que tienes en propiedad. El precio de su obtención depende del tipo de casa que sea, los metros cuadrados de los que disponga y la localidad donde esté situada, sin embargo, dependiendo de a qué técnico contrates y dónde lo hagas puedes llegar a ahorrarte mucho dinero. La clave está en comparar, porque pese a que todos los profesionales que emiten la certificación te garantizan los mismos servicios cada uno puede ofrecerte un precio distinto. Busca, compara servicios de certificados de eficiencia energética y contrata. Comparar es fácil, rápido y te permite ahorrar.


COMPARAR TARIFAS DE ENERGÍA

Eva GonzálezRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Tarifas de Energía