¿Qué cambios ha traído el paso de la TUR al PVPC?

  • El Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) es la tarifa eléctrica que ha sustituido a la antigua TUR.
  • Los consumidores acogidos a la tarifa regulada son los que se han visto afectados directamente por los cambios en el modo de fijar el precio de la electricidad.

El 1 de abril de 2014 entró en vigor el Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC), nueva fórmula para determinar el coste de la energía, que sustituyó a la Tarifa de Último Recurso (TUR). Esta revolución en el mecanismo de fijación de los precios de la luz vino motivada por la anulación por parte de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) de la subasta celebrada el pasado 19 de diciembre y que se cerró con una subida del coste de la energía del 26,5%. El motivo que alegó el organismo regulador para proceder a su anulación fue la apreciación de “concurrencias atípicas”.

Así, el 29 de marzo de 2014 el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el Real Decreto 216/2014, de 28 de marzo, por el que se establece la metodología de cálculo de los precios voluntarios para el pequeño consumidor de energía eléctrica y su régimen jurídico de contratación.

Pero, ¿a quienes afecta este cambio realmente y en qué consiste? La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) es tajante en su respuesta: los cambios afectan de manera directa a los usuarios que tengan una tarifa regulada, antigua TUR, y de manera indirecta a los que se encuentren en el mercado libre.

¿Qué es lo que ha cambiado en la tarifa regulada?

La gran mayoría de los hogares españoles, unos 17 millones, están acogidos actualmente al Precio Voluntario al Pequeño Consumidor, lo que antes era conocido como TUR. Así, los usuarios que tuvieran contratada la tarifa regulada “no tienen que hacer nada, ni comunicar nada, ni modificar sus aparatos de medición si siguen con este sistema” como consecuencia del cambio, aseguró el Ministerio de Energía en su día.

Con la sustitución de la TUR por el PVPC lo que cambia es la manera en la que se calcula el precio final que debe pagar cada hogar por la electricidad que ha consumido. Esta medida afecta directamente a todos los usuarios acogidos a esta modalidad ya que, hasta entonces, la tarifa oficial se fijaba mediante una subasta Cesur, ya extinguida.

Cambios en el término variable

El precio que se paga por la luz está compuesto por 2 términos: uno fijo y uno variable. El término fijo es aquél que hay que pagar sí o sí, sólo por el simple hecho de estar dado de alta en este servicio. Así, habrá que pagar una cantidad monetaria por cada kilowatio que se tenga contratado, mientras que el término variable es lo que el usuario paga por los KW consumidos.

Pues bien, el término fijo permanece igual que con la TUR, mientras que los cambios se producen en el término variable. Éste es el coste que antes se establecía de manera trimestral a través de una subasta Cesur y que ahora se decide en el mercado mayorista, conocido como “pool”.

Cambios en función del contador

A priori, es lógico pensar que no deben existir diferencias de precio o de método de facturación entre los usuario que estén acogidos al PVPC, pero en la práctica no se cumple. El modo de facturación va a depender directamente de si el usuario tiene instalado en su vivienda un contador inteligente, o no.

Viviendas con contador inteligente

Los usuarios que tengan instalado un contador inteligente serán facturados en función del precio que registre en el mercado mayorista la luz a cada hora. Esto es posible gracias a que la compañía eléctrica tendrá constancia del consumo de sus clientes en cada momento. Tal y como asegura la OCU, estos usuarios verán reflejado en su factura el consumo de electricidad en cada hora del día y el precio de ésta y podrán cambiar sus hábitos de consumo por otros que les resulten más baratos.

Viviendas sin contador inteligente

Por su parte, los consumidores que cuenten con contadores viejos no serán facturados por horas sino que el precio al que se les cobrará la luz será el resultado de una media de éste para cada periodo de facturación. Esto se debe a que los contadores que no son inteligentes no pueden detectar el consumo que realiza un consumidor para una hora determinada y, por eso, el precio estará preestablecido y será el mismo, independientemente de la hora en la que sea consumida.

Tipos de tarifa energética

A la hora de contratar una tarifa, los usuarios pueden optar entre acogerse al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor o decantarse por un precio fijo anual. También existe otra modalidad que es el Bono Social, aunque esta opción exige del cumplimiento por parte del usuario de un conjunto de requisitos para poder serle concedida.

Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC)

El PVPC es el precio máximo que podrán cobrar las compañías a los consumidores que se decanten por esta tarifa. Podrán acogerse a él todos los que quieran pagar el consumo de electricidad en función del precio que marca el mercado eléctrico para cada periodo de facturación, es decir hora a hora y día a día. Los consumidores que tienen derecho a acogerse a esta tarifa eléctrica son todos aquellos que tienen contratada una potencia igual o inferior a los 10KW.

Precio fijo anual

Otra opción es contratar una tarifa que permita al consumidor conocer el precio exacto al que va a pagar la electricidad durante 12 meses. De esta manera, se elimina el factor de la variabilidad al que está expuesto el PVPC. En esta tarifa el concepto que permanece fijo es el coste del consumo, es decir, el término variable.

En este caso, cada comercializadora ofrecerá un precio fijo, que estará vigente durante un mes y que se aplicará al cliente durante un periodo de un año desde la fecha de contratación que se publicaran en la página web de la CNMC.

Eso sí, a diferencia del PVPC, esta modalidad de tarifa puede estar con sujeta a una permanencia de 1 año y a penalizaciones en caso de que el consumidor quiera cambiarse a otra comercializadora. Ahora bien, el Real Decreto 216/2014, de 28 de marzo, establece que la penalización máxima que puede imponer una compañía por incumplimiento de contrato no “podrá exceder el 5% del precio del contrato por la energía estimada pendiente de suministro”.

Bono social

El Bono Social ha pasado a conocerse por las siglas TUR, que no desaparecen, y es la tarifa para consumidores vulnerables. Su precio se calcula aplicando un descuento del 25% sobre los precios reales de la electricidad, es decir del PVPC, que irá variando en cada hora. Los usuarios podrán permanecer en esta tarifa de manera indefinida a no ser que sus condiciones particulares cambien, y por tanto, pierdan el derecho a beneficiarse de este precio reducido. En ese caso, para evitar que el usuario sea penalizado por la comercializadora debe avisarla de que ya no cumple los requisitos para acogerse al Bono Social.

Usuarios de Bono Social

Los hogares que tienen derecho a Bono Social, ahora conocido como TUR, son los que tienen contratada una potencia inferior a 3KW, los pensionistas que tengan una edad igual o superior a los 60 años y reciban la pensión mínima por jubilación, viudedad o incapacidad permanente, las familias numerosas y aquellas que tengan a todos sus miembros en el paro. En los 2 últimos casos es necesario que el usuario contrate primero una tarifa de PVPC y luego acredite que cumple los requisitos para pasarse al Bono Social.

Regularización de precios y devolución de dinero

El 1 de abril de 2014 cambió el método de cálculo del precio que tiene que pagar cada hogar por la electricidad, pero el Gobierno dio a las eléctricas un periodo de transición de 3 meses para empezar a facturar a sus clientes conforme a él. Durante ese espacio de tiempo las compañías cobraron la electricidad a 48 euros por megavatio/hora (MWh), precio fijado por el Gobierno para el primer trimestre de 2014.

Pues bien, el precio real en el mercado fue menor, exactamente de 26,27 euros por megavatio/hora, por lo que las eléctricas devolverán a los consumidores que estén acogidos al PVPC una media de 25,5 euros antes de 31 de agosto. Eso sí, aquellos usuarios que abandonaron la tarifa regulada y se cambiaron al libre mercado, tarifas con un precio fijo anual, han perdido el derecho a recibir esta cantidad.

Contratar la tarifa adecuada

El mercado de la electricidad no es fácil de entender y los nuevos cambios parece que han hecho más complicado interpretar correctamente la factura de la luz. Desde Rastreator.com te recomendamos que antes de contratar una tarifa leas con detenimiento la letra pequeña del contrato. En el caso de optar por una tarifa de libre mercado comprueba que el precio que vas a pagar no es superior al que tendrías que hacer frente en caso de acogerte al PVPC. Además, asegúrate del tiempo de permanencia en tarifa y de la penalización a la que tendrías que hacer frente en caso de rescindir el contrato.


COMPARAR TARIFAS DE ENERGÍA

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Tarifas de Energía