No tengo cobertura en casa, ¿qué puedo hacer?

Enero de 2015

Los móviles inteligentes son el dispositivo electrónico más importante de hoy en día para muchas personas. Y es que en un solo terminal se han unificado muchos de los dispositivos que se utilizaban hace unos años. Sólo con el smartphone puedes llevar el teléfono, el ordenador, el reproductor de música, el navegador…

El móvil puede sustituir a corto plazo al PC (como ya ha hecho en muchos casos) o al teléfono fijo. Sin embargo, tienen una limitación básica con respecto a éstos, la dependencia de la cobertura. En muchos lugares las señales de las antenas no son suficientes y los teléfonos no son capaces de llamar o de navegar por internet.

La mayoría de las veces se trata de una circunstancia provisional que se produce en un lugar remoto, y que se soluciona cuando el usuario se mueve de zona. Sin embargo, en ocasiones esta circunstancia puede ocurrirte en tu propio hogar, el lugar en el que en principio pasas más tiempo.

En estos casos el problema puede resultarte realmente molesto, y es que no poder hacer uso del teléfono móvil en tu propio domicilio limitará mucho tus comunicaciones y puedes perder llamadas importantes.

Aunque el problema sea no tener cobertura, las causas son diversas y dependen de multitud de factores diferentes. Por tanto, antes de intentar buscar una solución, el primer paso es que identifiques el problema para averiguar qué está fallando.

¿Qué cobertura falla?

Los teléfonos móviles pueden trabajar con distintos tipos de conexión inalámbrica dependiendo de la disponibilidad o de la tecnología que utilicen. Que una funcione no significa necesariamente que otra lo haga, ya que las zonas de cobertura y la capacidad de dispersión y penetración de algunas señales son diferentes a las de otras. Por eso, es importante que prestes atención a las letras que aparecen en la pantalla de tu móvil y compruebes qué conexión te está fallando.

Tecnología 4G

Si tu móvil cuenta con tecnología 4G es habitual que pierdas la cobertura de esta red con frecuencia, ya que quedan muchas zonas en las que todavía no está disponible. Si estás en una zona limítrofe o con poca recepción, es posible el móvil esté cambiando constantemente de cobertura 3G a 4G. Deshabilitando esta última la velocidad de conexión a internet será más lenta, pero puede que se solucione el problema. En la pantalla del móvil aparece marcada con la inscripción “4G”, “4G+” o “LTE”.

Tecnología 3G

El 3G es la tecnología que más utilizan actualmente los móviles en España y una de las que tiene una cobertura de red más extendida. Si no puedes acceder a ella es posible que vivas en un lugar algo remoto, pero si no es el caso hay otras opciones que comprobar. Si recibes esta cobertura en la pantalla del móvil pondrá “3G”, “H”, “H+” ó “HSPA”.

Tecnología 2G

Es la cobertura más básica a la que acceden los teléfonos móviles de hoy en día. Sirve para navegar por internet a muy baja velocidad, pero se pueden llevar a cabo llamadas telefónicas con garantías. Si no cuentas ni siquiera con este tipo de cobertura puede que tengas un problema complejo. En la pantalla del móvil aparecería “E” o “G”.

Si ninguna de estas coberturas funciona dentro de tu casa es que no recibes ninguna señal y que cambies de red no va a solucionar el problema, por lo que tienes que buscar otras opciones.

El móvil

Sea la conexión del tipo que sea, no todos los teléfonos tienen la misma calidad de componentes y, lógicamente, unos funcionan mejor que otros. En ocasiones el problema puedes solucionarlo comprando un terminal que cuente con una antena mejor.

En otras ocasiones no se trata de la calidad de un teléfono sobre otro, sino de la banda de frecuencias en las que trabaja el terminal. Si el operador que le presta servicio emite LTE en la banda de los 2.600 Mhz y tu teléfono sólo funciona en la de los 1.800 es posible que no te quede más remedio que cambiar de dispositivo o de operador si quieres hacer uso de esta red.

En general, los terminales que las compañías venden subvencionados o financiados son compatibles con sus redes inalámbricas, pero hay que prestar atención a esto cuando se compran teléfonos libres. Este problema se produce con más frecuencia si compras el móvil por internet o en otro país.

Amplificador de señal

Si la señal llega al exterior del edificio pero no al interior del mismo, es posible la estructura de la construcción esté afectando muy negativamente a la difusión de la señal. En este caso, puede que contar con un amplificador de señal se resuelva.

Este problema será especialmente grave si vives en un edificio antiguo o con características especiales. Y es que los muros más gruesos afectan muy negativamente a la señal de radio que emiten las antenas de telefonía.

Estos dispositivos utilizan 2 antenas bidireccionales: una fuera del edificio y otra en el interior. La exterior recoge la señal que llega a la zona y la envía a un amplificador. Después de pasar por éste la envía a la antena exterior de nuevo para su emisión. Gracias a esto se puede amplificar una señal que no llegaba al interior de un edificio o que lo hace de una manera muy débil.

No obstante, ésta es una solución algo arriesgada. Y es que estos aparatos sólo funcionan en una banda de frecuencias específica y sólo repiten la señal en un espacio muy reducido. Además, el precio de uno de estos dispositivos puede elevarse por encima de los 1.000 euros. Por tanto, es mejor que estés completamente seguro de que éste es tu problema y de que se solucionará con un repetidor antes de hacer la inversión.

Cambiar de compañía

En muchas ocasiones el problema está causado por el operador de telefonía que presta el servicio. Debido al distinto despliegue de antenas de cada uno de los proveedores de red, puede que haya zonas en las que unos tengan buena cobertura y otros no.

En este caso es sencillo comprobar si otro operador tiene una cobertura mejor, sólo hay que pedirle a alguien que sea cliente de otra compañía que haga la prueba. Es conveniente hacer el experimento con el mismo terminal para descartar que sea éste el causante del problema. Además, los operadores de red suelen tener mapas de cobertura actualizados en sus páginas web.

En España hay 4 proveedores de red: Movistar, Vodafone, Orange y, de manera parcial, Yoigo. El resto de las compañías son Operadores Móviles Virtuales (OMVs), es decir, que prestan servicio utilizando la infraestructura de una de estas 4 empresas. Por eso, si optas por una OMV, es importante que compruebes qué operador de red es el que te presta el servicio.

Y comparar

Y si finalmente decides que tienes que cambiar de compañía telefónica, lo mejor es que utilices el comparador de tarifas de Rastreator . Con una breve búsqueda encontrarás las mejores ofertas de los principales operadores para que ahorres mucho dinero en tu factura de teléfono y, con suerte, soluciones tus problemas de cobertura.


COMPARAR TARIFAS DE TELEFONÍA FIJA Y MÓVIL

Javier BarrosoRastreator.com


Seguro que te interesa...