Las tasas aeroportuarias

  • Los billetes de avión se encarecen con una serie de tasas fijas que debe pagar todo viajero.
  • Las tasas aeroportuarias dependen de la ciudad y la compañía.
  • El precio del petróleo es uno de los factores que puede afectar al precio final del billete.

Mayo de 2015

Cuando se compra un billete de avión hay que pagar por varios conceptos: la tarifa de la compañía, el IVA, los gastos de gestión y las tasas aeroportuarias. Este último concepto aparece en todos los billetes pero no siempre con el mismo importe.

Muchos consumidores no tienen claro qué es lo que están pagando cuando abonan el concepto de “tasas” en su billete de avión. Bajo este nombre, las compañías facturan una serie de servicios, pero ese dinero va a destinos muy distintos.

Las Tasas de AENA

Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) es la entidad que se ocupa de la gestión y el mantenimiento de los aeropuertos nacionales, y también la que cobra casi todas las tasas al pasajero. Los servicios de AENA se ofrecen tanto a la compañía aérea como a los pasajeros, y por tanto les cobra a ambos.

AENA cobra a las aerolíneas por el uso de las pistas, los servicios de tránsito aéreo, los de meteorología, el uso de los elemento de embarque como los fingers o los autobuses y escaleras, los de carga y descarga de mercancías o los de recarga de combustible. Estos gastos son asumidos por la compañía aérea aunque, en muchas ocasiones,  acaba trasladando estos costes al billete que paga el viajero.

No obstante, AENA también cobra directamente del pasajero, aunque éste lo abone a través del billete de avión. Y es que, esta empresa también presta servicios que disfrutan los usuarios de los aeropuertos directamente, entre las que se encuentra la gestión de los equipajes o la utilización de las salas VIP (reservadas a los más afortunados). Además, los pasajeros también pagan a AENA por los controles de seguridad que ellos mismos tienen que pasar.

En 2012, AENA ingresó 1.821 millones de euros por las tarifas aeroportuarias. Las tasas le suponen alrededor del 70% de sus ingresos totales de explotación. Con este dinero no sólo presta estos servicios sino que también se ocupa del mantenimiento de la red de aeropuertos, que son propiedad de la empresa.

El combustible

El precio del petróleo es uno de los factores más importantes a la hora de determinar el precio de un billete de avión. El queroseno, el combustible que usan los aviones, es un carburante más sofisticado que la gasolina que utilizan los coches, y también más caro.

Las compañías tienen libertad para repercutir el precio del combustible en el billete de avión dependiendo del coste que tenga en ese momento el petróleo en el mercado. Ésta es una de las tasas que más encarece el precio del billete de avión puede que la más polémica. Y es que, las aerolíneas son libres de incrementar el precio dependiendo de su criterio dentro de unos márgenes establecidos.

La seguridad

La seguridad es otro de los asuntos que suelen acarrear un sobrecoste. Desde 2001, debido a los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos, las normas de seguridad aérea han cambiado mucho y los países han endurecido los controles de seguridad a los que se someten personas y mercancías que se desplazan en avión.

Algunas de las nuevas exigencias legales en materia de seguridad han afectado a los procedimientos de las compañías aéreas. Ahora tienen que llevar a cabo comprobaciones adicionales de seguridad en los embarques y en la venta de billetes que antes no eran necesarias. Estas acciones consumen tiempo y recursos y, por tanto, cuestan dinero. Los operadores aéreos están autorizados a repercutir este coste en los billetes de avión.

Reembolso de tasas en caso de cancelación

La mayor parte de las compañías aéreas permiten el reembolso de algunas de las tasas que se hayan cobrado en caso de cancelar el billete. No obstante, en todos los casos es el cliente el que tiene que solicitar esta devolución y las condiciones particulares de cada billete pueden hacer que este reembolso no sea posible.

En general,  suele ser posible recuperar las tasas que se hayan pagado, pero no el resto del importe del billete, si se decide no volar con cierta antelación. Sin embargo, algunas tasas, especialmente las de combustible, no suelen ser devueltas en ningún caso.

Comprar billetes de avión

El precio de los billetes de avión depende de multitud de factores variables, de los que las tasas representan sólo una pequeña parte. El mecanismo de fijación de  precios es muy complejo e implica factores como la competencia, el tipo de avión y la demanda de la ruta.

Por eso, antes de ir directamente a una compañía y comprar el billete, es fundamental comparar las ofertas que hace cada aerolínea. Hace unos años era necesario acudir a agencias de viajes u oficinas de las compañías, pero hoy en día la inmensa mayoría de los viajeros compran su billete a través de Internet.

Herramientas como el comparador de vuelos de Rastreator.com permiten contrastar los precios que ofrecen las distintas compañías aéreas para un determinado trayecto, para que el consumidor pueda elegir el que mejor se adapta a sus necesidades al precio más asequible.
COMPARAR VUELOS, HOTELES Y VIAJES

Javier BarrosoRastreator.com


Seguro que te interesa...