¿Qué deberías saber antes de contratar un crucero?

Organizar y contratar un crucero no es como comprar un billete de avión o reservar un hotel. Tienes que tener en cuenta un gran número de factores que pueden hacer que el precio final sea muy superior al presupuestado en un primer momento. Del mismo modo, también hay elecciones que, de no ser las correctas, pueden influir en la comodidad a bordo.

Los servicios incluidos en el pasaje, el tipo de camarote o el idioma del crucero son pequeños detalles que pueden hacer que lo que debería ser una gran experiencia a bordo de un buque acabe con un sabor amargo. Rastreator ha elaborado esta guía con todo lo que debes tener en cuenta a la hora de contratar un viaje de este tipo.

¿Qué es un crucero?

Un crucero es un viaje en un barco (buque de cruceros) que hace escalas en varias ciudades o países y que tiene una duración que puede ir desde unos días a varias semanas. Estos buques son como mini ciudades y están equipados con todo tipo de comodidades como piscina, gimnasio, teatro, tiendas, casino, spa, peluquería o discoteca, entre otras.

En 2014 España recibió 7,6 millones de cruceristas, prácticamente la misma cantidad que el año anterior, y fue el puerto de Barcelona el que sigue liderando el ránking tanto español como europeo con 2,36 millones pasajeros y 756 cruceros de los 3.702 buques de cruceros que llegaron a España. Estas cifras han permitido, en buena medida, que España sea, a día de hoy, el segundo mercado europeo de cruceros.

Precio de un crucero, ¿de qué depende?

El precio de un crucero depende de muchos factores como la época del año, la duración, la ruta elegida o la naviera con la que se haga el viaje, entre otros. Aunque pueda parecer que pasar unas vacaciones a bordo de un crucero es una experiencia de lujo, la realidad es que en la actualidad es posible encontrar pasajes a un precio económico.

Ahora bien, a la hora de contratar un crucero, debes cerciorarte de qué es exactamente lo que incluye el precio que estás pagando ya que al acabar el viaje el coste final puede incrementarse considerablemente.

Generalmente, a lo que tienes derecho cuando contratas un crucero es al alojamiento en el camarote que has seleccionado, los espectáculos que tendrán lugar a bordo del buque, las comidas (desayuno, comida y cena) y las bebidas denominadas “no embotelladas”, es decir, agua y refrescos.

Bebidas alcohólicas y aperitivos

A no ser que el crucero contratado sea uno de lujo o algunos de los denominados “todo incluido”, hay servicios y productos que tendrás que pagar una vez que estés a bordo. Es el caso de las bebidas alcohólicas (como el vino o la cerveza) y los aperitivos, ya sea a la hora de las comidas en los restaurantes o en el resto de instalaciones del interior del barco (como los bares). El importe de estas consumiciones se cargará a la cuenta de tu camarote.

Propinas

Las propinas son otro de los gastos con los que no cuentan muchas de las personas que se suben a un crucero por primera vez. Es importante que sepas que dar propina en la gran mayoría de estos barcos es una obligación que, además, suele formar parte del salario del personal de servicio del crucero. La cantidad suele depender de la compañía y oscila entre los 7 y los 12 euros por persona y día.

El importe correspondiente a propinas se suele entregar el último día del crucero o incluso pueden ser descontadas directamente de tu tarjeta una vez que hayas abandonado el barco. Aunque en muchos cruceros las propinas son un gasto adicional al que debes hacer frente y que tendrías que conocer con antelación, sí que existen algunas compañías que incluyen este importe en el precio inicial del crucero.

Tasas de servicio

Otra de las cosas que tienes que saber con antelación es que las tasas de servicio no son lo mismo que las propinas. Este concepto se refiere al porcentaje que se aplica a determinados servicios y que deberás  pagar cuando te hagan entrega de la cuenta final.

Visitas guiadas y excursiones

Las excursiones o las visitas organizadas que se realizan en las ciudades en las que el crucero echa el ancla son otro de los servicios excluidos del precio inicial. El importe varía debido a diversos factores, como la compañía organizadora o la duración de la actividad e incluso del momento de la contratación. Reservarlas con antelación suele ser más barato que hacerlo en el momento de su realización y además, te garantiza el no quedarte sin plaza. Por eso, si estás especialmente interesado en realizar alguna, lo recomendable es que las reserves antes del día en que se vayan a realizar.

Tasas de embarque

Con las tasas de embarque suele pasar algo similar como con las propinas. Mientras que muchas compañías especifican que el precio inicial no las incluye hay otras que sí que destacan que las tasas de embarque forman parte del importe que pagas en un primer momento. Este canon que cobra el puerto puede variar en función de cada recinto portuario o naviera y se cobra en concepto de gasto de recepción de pasajeros o manipulación de las maletas de los cruceristas, entre otros.

Seguro de Viaje

El seguro de Viaje es otro de los servicios que suelen tener que contratarse de manera adicional. Esta modalidad de seguro no es de suscripción obligatoria pero sí suele ser recomendable. Pueden cubrirte desde la cancelación del viaje, siempre que se dé alguno de los motivos recogidos en el condicionado, hasta la asistencia sanitaria.

Curiosidades y logística de los cruceros

Los cruceros son un tipo de viaje muy distinto a cualquier otro ya que el barco se convierte durante unos días en el medio de transporte, el alojamiento y el lugar en el que desayunas, comes y cenas. Pero más allá de estas particularidades los cruceros están plagados de curiosidades y ofrecen una serie de ventajas que no puedes dejar pasar.

Tiendas sin impuestos

Entre las instalaciones que tiene un crucero a bordo y de las que podrás disfrutar se encuentran las tiendas. Estos establecimientos cuentan con varias peculiaridades. La primera es que sólo podrás irte de compras cuando el barco está navegando ya que si está atracado permanecen cerradas. La razón es que los productos que encontrarás en ellas están libres de impuestos por eso cuando el barco está en tierra, es decir, en aguas de un país concreto, no están abiertas al público.

Pedir cambio de mesa

En un crucero suelen coincidir ciudadanos de muchas nacionalidades o edades. No todos los pasajeros compartís los mismos gustos ni tenéis el mismo grado de afinidad pero hay momentos en los que os tenéis que relacionar. Uno de ellos es la hora de las comidas. La organización del barco suele sentaros teniendo en cuenta vuestros posibles puntos comunes aunque el sitio que te toque no es una decisión inamovible. Si no te encuentras cómodo con la mesa que te ha sido asignada puedes solicitar que te cambien a otra que sea más de tu agrado. Que te la concedan o no dependerá de la disponibilidad.

Llegadas a las ciudades

Cuando un  buque de cruceros llega a una ciudad que se encuentra en el itinerario del viaje no siempre tiene por qué atracar en un puerto. Hay ocasiones en las que el barco se queda fondeando en el mar y todos los pasajeros que deseéis pisar tierra firme tendréis que desplazaros en unos pequeños barcos.

Hora para zarpar

Antes de bajar a tierra ya sabrás la hora a la que el barco zarpará nuevamente. Es tu responsabilidad llegar a tiempo al buque ya que, si no estás a la hora fijada, el barco no te va esperar y tendrás que buscarte la forma de embarcar de nuevo en otro puerto o de volver a casa.

La importancia del camarote

El camarote es uno de los elementos más importantes en un crucero. Y es que no es lo mismo alojarse en uno interior (que carece de ventanas) que descansar en uno exterior que puede incluso contar con balcón en el que tomar el sol o contemplar las llegadas a las ciudades. El tipo de camarote es un factor que deberás tener en cuenta en el momento de la reserva y que puede influir en el precio del pasaje.

Antigüedad del barco

Del mismo modo que el camarote juega un papel importante en tu comodidad a bordo del barco la antigüedad de éste o el tiempo que ha transcurrido desde su última reforma también son importantes. Hacer un crucero en un barco nuevo es muy distinto a viajar en uno viejo.

Idioma del barco

Pullmantur es, desde la integración de Iberocruceros en Costa Cruceros, la marca que ofrece cruceros en español. Muchos pasajeros no tienen en cuenta el factor del idioma a la hora de contratar su viaje y es a la llegada al barco cuando lo descubren. Si no quieres llevarte sorpresas de última hora ten esto en cuenta a la hora de elegir la naviera.

Contratar un crucero y no dejarse el seguro en tierra

Junto con Pullmantur, hay muchas más compañías que ofrecen cruceros por todo el mundo. Cada una de ellas ofrece distintos itinerarios, precios y servicios, por lo que es importante comparar antes de decantarse por uno. Lo mismo ocurre con el seguro de Viaje, embarcarse con una póliza que cubra los posibles incidentes que puedan ocurrir.

Rastreator te permite ahorrar tiempo y dinero, no sólo en la contratación del seguro sino también en la reserva del crucero.

Agosto 2015
COMPARAR VUELOS, HOTELES Y VIAJES

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...