¡Humano! En Rastreator.com utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar tu experiencia ofreciéndote contenidos de tu interés. Puedes tener más detalles aquí. Entendemos que si sigues navegando, estás de acuerdo ;)

La segunda opinión en el seguro médico

6 minutos
  • Se trata de un servicio facilitado tanto por la sanidad pública como por la privada
  • Solicitar una segunda opinión médica no compromete la relación que tenga el paciente con el especialista que lleva su caso desde principio

En algunas ocasiones nos encontramos frente al diagnóstico de una patología que necesita de un determinado tratamiento, bien para su curación total o para paliar los posibles deterioros que la enfermedad pueda causar. Sin embargo, la opinión de un solo profesional puede no dejarte satisfecho y, por ello, prefieres que un segundo doctor te repita las pruebas y, con ellas en la mano, pueda realizar un nuevo diagnóstico y, por ende, un nuevo tratamiento.

Llegados a este punto, en el que una segunda opinión médica se vuelve necesaria para poder tratar la enfermedad de la forma correcta, lo mejor es conocer qué implica este proceso y cómo se tiene que llevar a cabo.

¿En qué consiste la segunda opinión?

La segunda opinión médica consiste en un nuevo informe facultativo en el que están reflejados tanto el diagnóstico como la propuesta terapéutica de un paciente, y que se realiza con el único fin de contrastar la información reflejada en un primer diagnóstico de una enfermedad o dolencia. De esta forma, el paciente puede obtener un análisis más completo o, en algunos casos, una propuesta terapéutica diferente a la pautada inicialmente.

Se trata de un servicio facilitado tanto por la sanidad pública como por la privada, y en ambos casos solicitar una segunda opinión médica no compromete la relación que tenga el paciente con el especialista que lleva su caso desde el principio. Más bien, consiste en añadir más información que le pueda ayudar a tomar decisiones relacionadas con la patología existente.

¿En qué casos se recomienda?

Principalmente se trata de un servicio que únicamente está indicado en casos de enfermedades crónicas o de carácter grave. Es por ello que no se recomienda utilizarlo en casos de urgencia ya que, en este supuesto, la atención rápida es fundamental para poder tratar la enfermedad correctamente. De hecho, en casos de patologías que necesitan tratamiento urgente, no se recomienda realizar un segundo estudio, sino que lo más adecuado es comenzar a administrar los fármacos necesarios con la mayor premura posible.

Ventajas de pedir una segunda opinión

Pedir una segunda opinión médica es una alternativa muy importante a tener en cuenta cuando un paciente se encuentra con problemas de salud serios, ante los que el paciente debe tomar una decisión relevante sobre su tratamiento. Y es que, en algunos casos, las patologías pueden ser demasiado complejas y, por ello, el procedimiento para atajar la enfermedad puede variar mucho dependiendo del profesional encargado del caso. Pasar por quirófano, tomar una medicación u otra… son algunos de los ejemplos para los que contar con una segunda opinión médica puede aportar tranquilidad o ayudar al paciente a tomar la decisión adecuada.

La segunda opinión en la seguridad social

En la seguridad social también es posible solicitar una segunda opinión médica. Y es que hay quien piensa que esto es un servicio que solo ofrecen los seguros médicos privados, pero lo cierto es que no es así. La principal diferencia entre pública y privada está en las listas de espera, ya que en la primera son mucho más largos que en la segunda. Cuando se trata de solicitarlo, lo cierto es que la seguridad privada suele ser más ágil y el acceso a especialistas es mucho más sencillo, de tal forma que conseguir el segundo diagnóstico es más rápido.

Para poder pedir una segunda opinión médica el paciente debe cumplir algunos requisitos y seguir una serie de pasos. Tal y como informa la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER) en el “Argumentario básico consultas legales más frecuentes relacionadas con el derecho a la segunda opinión médica”.

¿Quién puede solicitar una segunda opinión en la seguridad social?

Todos aquellos pacientes que dispongan de un diagnóstico concluido y de una propuesta terapéutica que no requieran de tratamiento urgente.

¿Cuándo solicitar una segunda opinión en la seguridad social?

Aunque puede variar según la Comunidad Autónoma, lo más común es que puedan acceder a una segunda opinión médica todos aquellos pacientes que se encuentren dentro de varios supuestos como por ejemplo:

  • Confirmación diagnóstica de la enfermedad degenerativa progresiva sin tratamiento curativo.
  • Necesidad de trasplante.
  • Confirmación de alternativas terapéuticas de neoplasias malignas.
  • Propuesta de cirugía coronaria convencional en situación de riesgo.
  • Cardiopatía congénita.
  • Necesidad de trasplante.
  • Propuesta de tratamiento quirúrgico en escoliosis de grado mayor.
  • Confirmación de diagnóstico de enfermedad rara

¿Cómo solicitar una segunda opinión médica en la seguridad social?

La solicitud tendrá que realizarse por escrito a petición del paciente o persona en quien delegue este. Una vez hecha se presentara en el registro de la Comunidad Autónoma correspondiente o en la oficina virtual en la sección Segunda Opinión Médica que suele estar habilitada en la página web oficial del sistema autonómico de salud correspondiente.

Por su parte, en la seguridad privada, como ya hemos comentado, el proceso es mucho más simple. Basta con acudir al especialista elegido y comenzar nuevamente el proceso de diagnóstico de la patología.

Encontrar un seguro de salud

Tal y como indicábamos, la principal diferencia entre solicitar una segunda opinión médica en la sanidad privada o en la pública reside en los tiempos de las listas de espera. Dado que en la primera suelen ser más cortos, son muchos los pacientes que deciden optar por esta opción para acortar los plazos y obtener los resultados en un periodo de tiempo inferior. No obstante, no hay que olvidar que los seguros de salud cuentan con preexistencias y periodos de carencia. Es de decir, enfermedades que son excluyentes y por las cuales no puedes contratar una póliza médica, y también los plazos que tendrás que esperar para hacer uso de determinados servicios.

Así que si estás buscando un seguro de salud pero no tienes claro cuál contratar, te recomendamos que utilices una herramienta como el comparador de seguros de Rastreator.com. De esta forma, con tan solo introducir tus datos, obtendrás los resultados que ofrece cada aseguradora. Así te resultará más sencillo comparar y elegir el mejor para ti.

Mayo de 2019


COMPARAR SEGUROS DE SALUD

¡Compártelo en redes!