Oncología: ¿qué cubre el seguro de salud?

Déjate ayudar
  • Las coberturas más destacadas en las pólizas son la medicina preventiva, la segunda opinión médica y el tratamiento del cáncer 
  • El período de carencia dependerá del producto y del tratamiento oncológico que se contrate

    seguro médico oncologíaEl cáncer es una de las enfermedades más frecuentes en la población. Según la Asociación Española contra el Cáncer (AEC), este aumento progresivo supuso 281.478 casos nuevos en 2020, un 2,36% más respecto al año anterior.

    Aun así, los avances tecnológicos y científicos en oncología también han aumentado la esperanza de vida de quienes padecen la enfermedad. De hecho, los seguros médicos cada vez ofrecen un abanico de coberturas más amplio para que el asegurado pueda acceder a un mayor número de tratamientos, no sólo para curar la enfermedad sino para prevenirla

    La gran variedad de productos que ofrecen las compañías puede suponer que escoger un seguro de salud  sea un proceso complicado. Por eso, desde Rastreator te explicamos en este artículo todo lo que necesitas saber sobre la oncología en los seguros de salud para que puedas escoger fácilmente la póliza que mejor se adapte a tus necesidades. 

    ¿Por qué contratar un seguro de salud para oncología?

    Debido a la eficacia y los avances tecnológicos que está habiendo estos últimos años, los seguros de salud se han convertido en una de las mejores opciones para tratar las diferentes enfermedades oncológicas. Además, contratar un seguro de salud supone un ahorro económico frente a las consultas independientes y una atención médica rápida y personalizada. Otro de los motivos más relevantes para adquirir este tipo de póliza es el de disponer de una cobertura que te permita acceder a los chequeos y pruebas de diagnóstico preventivas con el objetivo de detectar la enfermedad de manera temprana. 

    Coberturas oncológicas en el seguro de salud

    Los seguros de salud disponen de una amplia variedad de productos que cubren desde la hospitalización hasta la asistencia integral en hospitales de Estados Unidos para tratar tipos de cáncer específicos. Aun así, las pólizas más demandadas para tratar esta enfermedad son las que incluyen medicina preventiva, la posibilidad de obtener una segunda opinión médica tras el diagnóstico y los métodos posteriores para tratar el cáncer. 

    Coberturas para la prevención del cáncer

    Con el objetivo de diagnosticar la enfermedad a tiempo para empezar el tratamiento adecuado lo antes posible, muchas pólizas de salud cuentan con coberturas de medicina preventiva. En estos casos, las aseguradoras ofrecen coberturas como las pruebas periódicas para la prevención precoz del cáncer, como es por ejemplo la tomosíntesis, una mamografía digital que detecta signos de cáncer de mama en fase inicial en lesiones tan pequeñas que una mamografía convencional no podría hallar. 

    Segunda opinión médica

    La segunda opinión médica se ha convertido en una de las coberturas más importantes, puesto que al asegurado diagnosticado de cáncer se le ofrece poder recibir la opinión de un segundo oncólogo para obtener más información sobre la enfermedad, escoger un profesional para tratarla o bien corroborar el diagnóstico y tratamiento del primer equipo médico.  

    Tratamiento del cáncer

    Una vez detectada la enfermedad, las pólizas ofrecerán distintos tratamientos según la cobertura y el tipo de cáncer que padezca el asegurado. Los más frecuentes son la quimioterapia, para eliminar las células cancerosas; la inmunoterapia para estimular las defensas del cuerpo y la radioterapia, que usa la radiación para reducir los tumores cancerígenos. Otras coberturas destacables en los seguros de salud son aquellas que detectan el tipo de cáncer y el estado de cada individuo para personalizar el tratamiento oncológico.  

    Exclusiones de tratamientos oncológicos en los seguros de salud

    Las exclusiones son una particularidad común en los seguros médicos puesto que cada compañía aseguradora determina con qué tipo de coberturas no va a responder. Por esta razón, es importante que antes de contratar un seguro médico mires con detenimiento la letra pequeña y conozcas qué coberturas se excluyen en la póliza. 

    Del mismo modo, el período de carencia también es una particularidad clave que hay que mirar detalladamente, ya que cada tratamiento tendrá un tiempo que deberá transcurrir para poder disfrutar de las coberturas una vez se haya contratado la póliza. Normalmente, el período oscila entre los seis y diez meses según la compañía. 

    Encuentra el mejor seguro de salud

    Antes de escoger un seguro médico debes tener en cuenta que no todos los productos son iguales y lo que en uno puede ser excluyente o incrementar el precio, en otro puede llegar a ser mejor para las necesidades del asegurado. Por ello, el comparador de seguros de salud de Rastreator te ayudará a comparar precios y coberturas para que puedas elegir el seguro médico que más te convenga.