Cómo ahorrar energía en casa durante la cuarentena

3 minutos
  • Los españoles podrían ahorrar una media de hasta 145 euros al año en sus facturas de luz y gas
  • Utilizar los electrodomésticos de forma eficiente y ventilar durante las horas de sol, son algunos consejos para ahorrar energía en casa durante la cuarentena

ahorrar-energia-en-casaEn estos momentos en que las casas se han convertido en lugares de ocio, trabajo y descanso a partes iguales, es cuando las facturas del gas y la electricidad se disparan. Precisamente por esto, es el momento de ahorrar energía en casa y disminuir de esta forma el importe de las facturas. De hecho, en cada casa se podrían ahorrar hasta 145 euros en energía al año, según un estudio realizado por Rastreator. Pero esto es difícil teniendo en cuanta que el 56% de los españoles no entiende la factura de la luz y el 63% no sabe qué tipo de tarifa tiene.

Te contamos cuáles son las mejores alternativas para ahorrar en tus recibos energéticos.

No dejes ningún aparato en stand-by

En tiempos del coronavirus el teletrabajo ha llegado de forma apresurada a todas las empresas cuya actividad económica lo permitía. El ordenador, las pantallas, impresoras, etc. que necesites para desarrollar tu trabajo tendrán que estar enchufados en casa todo el día y esto es inevitable. Sin embargo, lo que sí puedes hacer es desenchufar todo cuando hayas terminado tu jornada laboral. De esta forma, estarás reduciendo el consumo en stand-by.

Utiliza la energía de forma eficiente

Si no tienes electrodomésticos de bajo consumo y no vas a comprar unos justo en este momento, hay otras formas de ahorrar haciendo que consuman menos energía. Probablemente estés aprovechando el tiempo para probar recetas nuevas y dejar volar tu creatividad en la cocina, y lo mejor es que lo hagas de forma eficiente para evitar un consumo excesivo. Cocina siempre con las ollas y sartenes tapadas para mantener el calor durante más tiempo y poder poner el fuego más bajo. También puedes apagar unos minutos antes la vitrocerámica o fuego y aprovechar el calor residual para terminar de cocinar.

Por otro lado, puedes utilizar tu lavadora entre 30 y 60°C, una temperatura perfecta para casi todo tipo de ropa, excepto la ropa de cama, que se recomienda lavar a mayor temperatura. En el caso del lavavajillas, evita los programas largos y las temperaturas demasiado altas.

Ajusta la potencia y compara precios

Si eres de los que no entienden la factura de la luz y el gas, ni han cambiado nunca de compañía o bajado la potencia, este es un buen momento para planteárselo. Ahora tienes tiempo suficiente para revisar los recibos, saber cuánto gastas realmente al mes y plantearte un cambio. Puede que haya otras compañías con mejores condiciones de las que tienes actualmente. Averiguarlo es tan sencillo como comparar tarifas en el buscador de Rastreator. También es posible que la potencia que tengas contratada sea muy alta para el uso que haces de la energía y las dimensiones de tu casa. Para cambiarla, tendrás que ponerte en contacto con tu distribuidora y expresar tu deseo de bajarla.

Ventila durante las horas de sol

Con el tiempo que estás pasando en casa, es muy importante que ventiles todos los días y renueves el aire que estés respirando. Aunque ya sea primavera es cierto que en algunas ciudades sigue habiendo temperaturas bajas, por lo que lo más recomendable es que aproveches las horas de sol para abrir las ventanas. 10 minutos son suficientes para que entre aire en tu casa y no se enfríe. Ten en cuenta que si dejas abiertas las ventanas durante más tiempo y se enfría la casa, tendrás que poner la calefacción durante más tiempo para volver a calentarla, lo que originará un gasto extra.

Programa y ajusta la temperatura

Si tienes un programador para el termostato de tu calefacción, es recomendable que lo pongas entre 20 y 21°C, que es una temperatura agradable. Recuerda que cada grado que subas supone un incremento del 7% del gasto energético. Si en algún momento tienes que salir de casa, puedes dejar la calefacción entre 15 y 17°C para no tener que apagarla y mantener el calor mientras estás fuera.