2018: el año en el que el precio de la luz batió récord

7 minutos
  • El precio medio del megavatio/hora fue de 57,29 euros, el más caro desde 2008
  • El elevado coste de los combustibles fósiles y el precio al alza de los derechos de emisión de CO2, entre los motivos principales

subida-precio-luzLa factura de la luz nos dio más de un susto en 2018. La escalada de precios hizo más necesario que nunca mirar con lupa las diferentes tarifas y empresas con el fin ahorrar algunos euros y encontrar la que más se adaptara a nuestras necesidades. Si 2017 ya fue un año difícil para el bolsillo a la hora de pagar este recibo, 2018 ha batido un nuevo récord en el precio de la electricidad. Ha sido el año más caro desde 2008, con un precio medio de 57,29 euros/MWh, según el Operador del Mercado Eléctrico Ibérico (OMIE), quien gestiona el mercado mayorista español de electricidad, más conocido como pool eléctrico.

El precio de la luz y la factura doméstica

El comienzo del año 2018 no hacía imaginar que el precio de la luz iba a ser uno de los temas más debatidos y más sufridos por los españoles. En enero, el precio medio fue de 49,98 euros/MWh, muy por debajo de los 71,49 euros del mismo mes de 2017. Hasta abril, de hecho, pareció mantenerse en valores similares a los del pasado año, alcanzando el mínimo en marzo, con 40,18 euros de media mensual. Pero a partir de mayo comenzó una escalada de precios que los llevó hasta su máximo en septiembre, con 71,30 euros/MWh. Aunque después dio algo de tregua, el coste del megavatio hora ya no se situó por debajo de los 61 euros, acabando al alza un año que ha marcado récords.

Si bien es cierto que el incremento de la electricidad no repercute de forma completa en el recibo de la luz, ya que la factura está compuesta en más de un 60% por impuestos, sí lo hace en el porcentaje restante. Y según un estudio llevado a cabo por FACUA-Consumidores en Acción en agosto de 2018, este recibo ha subido un 85,7% en los últimos 15 años. Con las tarifas vigentes entonces, la factura mensual representaba de media 80,73 euros frente a los 43,47 euros que suponía en 2003. Una diferencia de nada más y nada menos que 37,26 euros.

¿Por qué se ha producido este alza en el precio de la luz?

Es importante saber que el precio de la electricidad se establece cada día en una subasta que marca los precios del día siguiente. En ella las empresas comercializadoras compran energía, cuyo precio se va fijando según la oferta y la demanda. Durante el pasado año, el coste al alza de los combustibles fósiles (gas, carbón y petróleo) y también de los derechos de emisión de CO2 fueron los motivos principales del incremento del precio de la luz. Los picos de demanda por el clima y la paralización, durante un tiempo, de varias centrales nucleares españolas y francesas fueron otras de las causas.

El clima y las energías renovables

Otro factor importante es el clima. Como es lógico, en las épocas de frío intenso se produce un incremento de la demanda de energía y, en consecuencia, los precios se elevan. También en verano hay un repunte por la utilización de los aires acondicionados o sistemas de refrigeración, aunque es menor que en invierno. El año pasado la demanda de energía en nuestro país se incrementó un 0,6% respecto a 2017, según los datos provisionales de Red Eléctrica Española (REE). Este crecimiento fue provocado principalmente por las diferencias de temperatura con 2017, que dieron lugar a una mayor demanda eléctrica.

No fue sin embargo un año malo en lo climático como para poder atribuir a este motivo el alza de los precios de la electricidad. Por lo general, los periodos con escasez de lluvia y de viento provocan que la generación eléctrica con energías como la hidráulica o la eólica sea menor, de tal forma que hay que compensar la demanda con fuentes de energía tradicionales que utilizan carbón, petróleo o gas y que son, por lo general, más caras. Sin embargo, el año pasado fue muy lluvioso y eso se reflejó en todo lo contrario: hubo un incremento de la producción con tecnologías renovables que, según datos de Red Eléctrica Española, alcanzó el 40% de la demanda frente al 33,7% de 2017. Además, la hidroeléctrica registró un crecimiento histórico, con un 13,7% de cobertura frente al 7,4% de 2017. La eólica, por su parte, también creció, hasta alcanzar un porcentaje del 19,8% (19,3% en 2017). No obstante, esta producción hidroeléctrica elevada no consiguió bajar el precio de la electricidad. ¿Por qué? Entre las causas se encuentran el precio al alza de los combustibles fósiles y, sobre todo, el precio de los derechos de emisiones de CO2.

Encarecimiento de los combustibles fósiles

El coste de los combustibles fósiles se disparó durante 2018: si el carbón subió por encima de los 100 dólares tras el verano, el gas cerró el año con un precio de casi 22 euros/MWh, después de haber registrado picos de hasta 29 euros, mientras que en 2017 prácticamente no se movió de una horquilla que oscilaba entre los 15 y los 18 euros/MWh. En cuanto al petróleo, el precio del barril Brent, aunque a finales de diciembre se desplomó hasta los 52 dólares, acumuló subidas durante el año que llegaron a más de 85 dólares y que se mantuvieron sobre los 70 durante varios meses, cuando a principios de 2018 cotizaba sobre los 67 y venía de un 2017 en el que su coste se había mantenido en torno a los 50 dólares.

Menos energía nuclear

La energía nuclear, que también es más económica que las que tecnologías que utilizan combustibles fósiles, sufrió un revés en 2018 al tener tres centrales paralizadas varios meses al coincidir las necesidades de recarga de Vandellós con otras incidencias en Ascó y en Vandellós II, lo que hizo que su peso en el pool también descendiera respecto a otros años, según datos de OMIE.

Mayor coste de los derechos de emisión

Pero si hay un “culpable” claro es el coste de los derechos de emisión de CO2, que también se incrementó de forma notable durante 2018. Las European Emission Allowances (EUA) son unas tasas que las centrales pagan por cada tonelada de CO2 que emiten. El precio de estos derechos subió desde los 7,74 euros por tonelada de enero hasta los más de 23 euros a finales de diciembre, alcanzando así máximos desde 2008. Y no parece que esto vaya a cambiar: las medidas de la Comisión Europea (CE) van encaminadas a que el precio del CO2 se mantenga en niveles elevados, con el fin de fomentar el uso de energías renovables.

Exportación

Otro de los motivos del incremento del precio de la electricidad, aunque de menor peso, fue la exportación. El pasado año, Francia paralizó 20 de sus 58 centrales nucleares por motivos de seguridad. Para no quedarse sin suministro, se vieron obligados a importar electricidad de otros países, entre ellos España. Al aumentar la demanda de la energía española, los precios de esta también subieron.

¿Qué pasará en 2019?

Así las cosas, cabe preguntarse qué pasará en 2019. Según los expertos, no parece que la situación vaya a cambiar demasiado. El precio de la energía en enero ha sido un 20% más elevado que en el mismo mes de 2018 (62 euros/MWh frente a 50 euros/MWh), el más alto en el primer mes del año de los últimos diez años, y la evolución de las tasas de los derechos de emisión de CO2 se prevé al alza en el futuro. La instalación de nuevas potencias renovables ayudaría, según AleaSoft, a disminuir el precio de la electricidad, ya que aumentaría la generación de electricidad con tecnologías con menos emisiones de gases de efecto invernadero.

Compara tarifas de electricidad

A pesar de todo esto, reducir nuestra factura de la luz también se puede conseguir por otros caminos. La variada oferta de empresas eléctricas que hay en el mercado y las diferentes tarifas que ofrecen te permiten, como consumidor, elegir lo que más se ajuste a tus necesidades. Si quieres ahorrar en tu factura de la luz, accede al comparador de tarifas de electricidad de Rastreator.com y elige aquella que más te convenga de una forma fácil y rápida.

Febrero 2019

 

¡Compártelo en redes!