Trucos para comprar un coche de segunda mano

Comprar un coche de segunda mano, de kilómetro 0 o seminuevo son opciones que cada vez más personas contemplan a la hora de adquirir un nuevo vehículo. Un coche de segunda mano puede ser una alternativa que ayude a ahorrar mucho dinero pero, si no se elige bien, puede suponer gastar más de lo previsto. Un coche usado será una compra segura siempre y cuando se revise adecuadamente antes de su adquisición. En esta guía te ofrecemos algunos trucos para comprar un coche de segunda mano y no tener que arrepentirse a posteriori.

¿En qué hay que fijarse para comprar un coche de ocasión?

Que un coche esté estéticamente bien es importante, pero es posible que su apariencia exterior termine distrayendo al usuario y que éste no se percate de los desperfectos mecánicos. Si lo compras en un concesionario, pero especialmente si lo compras a un particular, debes revisar el coche a fondo para comprobar que todo está en perfecto estado y que funciona correctamente.

¿Qué coche quieres comprar?

El primer paso es saber qué modelo se está buscando o qué tipo de coche se desea adquirir. Una opción recomendable es preguntar a compañeros y amigos por sus propios vehículos para saber si nos lo aconsejan o si les han dado problemas. Una vez decidido cuál es el coche elegido el siguiente paso es buscar información sobre ese modelo en concreto y consultar en el concesionario cuánto piden por el vehículo nuevo y en el Boletín Oficial del Estado el valor del usado para después comparar con el precio de segunda mano y ver si compensa comprarlo ya usado.

Comprueba la documentación del coche

Antes de comprar un coche de segunda mano debes comprobar que tiene todos los papeles necesarios. Hay que revisar que el Impuesto de Circulación está pagado y que ha pasado la Inspección Técnica de Vehículos, ITV. Además, puedes solicitar un informe para saber las incidencias e inspecciones del vehículo, los impuestos y la procedencia del mismo.

El libro de revisiones

El libro de revisiones es muy importante para saber el estado general del vehículo que vas a adquirir. A través del mismo podrás comprobar si el kilometraje que indica el cuentakilómetros es el real y además sabrás si el coche ha recibido el mantenimiento correcto. Todas las revisiones oficiales aparecen en este documento, aunque que no tenga ninguna no quiere decir que nunca haya sido revisado por un profesional, puesto que en lugar de llevarlo al concesionario puede que el conductor lo haya llevado a su taller de confianza. También puedes ver en él la antigüedad del vehículo, porque indica desde cuándo lleva en circulación.

Revisa el estado del vehículo de segunda mano

El exterior del coche

Carrocería

Desconfía de las zonas excesivamente relucientes y de los cambios de tonalidad o textura de la pintura porque puede que estén ocultando un accidente anterior. Una forma de comprobar si el siniestro ha sido fuerte es utilizando un imán. Si se pega al metal es síntoma de que la carrocería está bien, mientras que si no lo hace puede que se haya utilizado masilla para reparar esa zona y el golpe podría ocasionar problemas futuros. Comprueba también si hay arañazos o fisuras, así como abolladuras o indicios de corrosión. Pequeños desperfectos pueden tener un alto coste en el taller, por lo que debes tenerlo en cuenta a la hora de calcular el presupuesto y saber si ese coche merece la pena. También debes prestar atención a si algunas piezas como el paragolpes están mal fijadas o descolgadas.

Luces e intermitentes

Dentro de los faros y los intermitentes hay que prestar atención a si las tulipas protectoras tienen roturas o fisuras y si son piezas originales y están homologadas.

Lunas y espejos

Comprueba que ningún cristal tiene roturas o descolgamientos. Además, si tiene picaduras comprueba el tamaño para saber si vas a necesitar cambiar la luna. También debes prestar atención a que los espejos estén legalizados, es decir, que no estén tintadas las lunas de delante, por ejemplo.

Interior del vehículo

Revisa si los pedales están desgastados, el deslizamiento de los cinturones, si hay fallos en los anclajes y las posibles quemaduras, manchas o desperfectos en el tapizado interior.

Cuentakilómetros

Hasta el 12% de los vehículos de segunda mano tienen el cuentakilómetros trucado. Es recomendable que acudas a la Dirección General de Tráfico o al fabricante para solicitar la información relativa a la matrícula del vehículo que quieres comprar. Si el dueño ha trucado el contador y en realidad el coche ha recorrido más kilómetros de los que marca puede suponer un sobrecosto en el precio de compra, además de un riesgo para la seguridad vial.

Neumáticos

Hay que tener en cuenta los neumáticos, no sólo los delanteros, sino también los traseros, porque la adherencia de las ruedas es un punto muy importante y sustituirlas tiene un coste elevado. En los neumáticos tendrás que fijarte en si tiene rajas o grietas y en la fecha de fabricación. En cuanto al desgaste, comprueba si es irregular, porque que estén más desgastados por un lado que por el otro puede deberse a que un antiguo golpe ha desplazado la amortiguación. También es importante comprobar la profundidad del dibujo, puesto que si están muy desgastados tendrás que cambiarlos próximamente.

La antigüedad del neumático puede resultarte útil para saber el uso del vehículo. La fecha de fabricación está indicada en el borde y si tiene muchos años pero no están gastados significará que el vehículo casi no se ha utilizado.

Suspensión

Es recomendable probar el estado de la suspensión. Para ello haz presión en cada una de las esquinas del coche y comprueba que no suena ningún crujido y que la carrocería vuelve a su posición original sin ningún rebote.

Frenos

Sabrás si los discos de freno están bien si al tocarlos no percibes ningún escalón. Si los tiene tendrás que cambiarlos. Presta atención también a si el pedal del freno se hunde en exceso o si hace ruido, al igual que si funciona correctamente el freno de mano.

Prueba el vehículo antes de comprarlo

La prueba final es conducir el coche. Cuando lo hagas, mantén una velocidad lenta y fíjate en que la dirección no tire hacia ningún lado, mete la marcha más alta y pisa el acelerador a fondo para comprobar que el motor no tiene ningún problema de encendido. Comprueba la dirección, los frenos, la suspensión y la amortiguación. También la frenada, debe ser simétrica y el coche no irse hacia ningún lado cuando se frena. Por último, alcanza una velocidad de 120 kilómetros por hora y asegúrate de que no existen vibraciones ni ruidos, si lo hace puede ser debido a los rodamientos y su reparación podría costarte unos 120 euros por pareja. Antes de montarte y al bajar comprueba si pierde líquido, si lo hace puede ser a causa de los frenos, del aire acondicionado o del propio motor.

Solicita un informe sobre el vehículo antes de comprarlo

Para asegurarte de que el vehículo está en perfectas condiciones puedes hacer todas esas revisiones tú mismo o solicitar un informe sobre su estado. En la actualidad puedes acceder a informes elaborados a partir de los datos registrados en la Dirección General de Tráfico, DGT, o bien por peritos y talleres que revisan el coche para saber su estado real. Pero si lo que quieres es saber si estás haciendo una buena compra el mejor modo es optar por un informe más completo que incluya toda esa información.

Garantía del coche de segunda mano

Compres el coche de segunda mano en un concesionario o a un particular tienes garantía.

  • Comprar un coche de ocasión en un concesionario: garantía mínima de 1 año.
  • Comprar el vehículo a un particular: la compraventa entre particulares está regulada por el Código Civil. En su artículo 1.485 indica que "el vendedor responde al comprador del saneamiento por los vicios o defectos ocultos de la cosa vendida, aunque los ignorase" durante los 6 meses siguientes a la entrega de lo vendido. Es decir, que si en la inspección que realices no encuentras ningún defecto en el coche pero después descubres un fallo preexistente la persona que te lo ha vendido tiene que responder por él.

Comprar un coche de segunda mano

Antes de comprar un vehículo usado debes comprobar el estado del mismo y que tiene todos los papeles en regla. Si no lo haces, la adquisición, que en principio te ayudaba a ahorrar, puede terminar saliéndote cara. Además, recuerda que deberás contratar un seguro de Coche para poder circular con él una vez sea tuyo. Si el vehículo ya tiene uno puedes optar por cambiar los datos del tomador y del conductor de la póliza o bien cancelarlo y contratar uno nuevo. Si comparas seguros de Coche en Rastreator.com podrás ahorrar tiempo y dinero al contratarlo y sumar ese ahorro al que has conseguido comprando un coche de segunda mano en lugar de uno nuevo.

Eva González del Blanco

Redacción Rastreator.com

COMPARAR SEGURO DE COCHE AHORA