Algunos trucos para comprar un coche de segunda mano

En la época de crisis en la que estamos viviendo, muchos de nosotros estamos optando por comprar un coche de segunda mano, de ocasión, Km 0, todo vale, siempre y cuando el coche esté en buenas condiciones y nos podamos ahorrar un dinerillo.

Pero tenemos que tener en mente siempre una cosa: “Las gangas no existen”.

  • Tenemos que saber qué modelo estamos buscando o qué tipo de coche. Preguntar a los amigos cómo le van sus vehículos, y empaparnos todo lo posible de información del tipo de vehículo que estamos buscando.
  • El libro de revisiones es muy importante. No sólo porque de ese modo te aseguras que los kilómetros son correctos, sino porque vas a saber si el coche ha sido bien mantenido. Tampoco te preocupes si no tienes el libro oficial del concesionario. Lo que te interesa es conocer si el coche que te están vendiendo ha tenido un mantenimiento. Debes pedirle al dueño que te enseñe las facturas.
  • No podemos comprar un coche sin hacerle antes un análisis. La mejor opción es ir con un amigo de confianza y que le de un vistazo al coche, sobre todo al motor, la carrocería,etc.
  • Desconfiar de las zonas excesivamente relucientes, puede que estén ocultando un accidente anterior. Una forma de comprobar si el accidente ha sido fuerte es utilizar un imán. Si se pega al metal, la carrocería está bien. Si no lo hace… se ha utilizado masilla para reparar esa zona, por lo que el golpe empieza a ser sospechoso.
  • Hay que tener en cuenta los neumáticos, no sólo los delanteros si no también los traseros, ya que la adherencia es muy importante, sobre todo en zonas mojadas. También hay que fijarse si el desgaste es uniforme y no es más por un lado del neumático que por el otro, porque si esto ocurre significa dos cosas: que bien le hayamos dado con el bordillo, que se soluciona con un paralelo o un antiguo golpe estructural que ha desplazado a la amortiguación.
  • Probar el estado de la suspensión, y para ello tenemos que hacer presión en cada una de las esquinas del coche. No debe sonar ningún crujido y la carrocería debe volver a su posición original sin ningún tipo de rebote. Comprobar también los discos de freno, sabremos si están bien si al tocarlos no percibimos ningún escalón, si por el contrario si lo notamos, tendrían que ser cambiado.
  • Revisar los pedales si están desgastados o no, y el cuentakilómetros si lo que marca es lógico o no con las características que hemos podido ver. Presta atención al estado de la tapicería, si el coche tiene pocos kilómetros se debería encontrar en buen estado.
  • Cuando vayamos a conducir el coche, fijarnos que la dirección no tire hacia ningún lado, igualmente meteremos una marcha alta y pisaremos el pedal del acelerador a fondo para comprobar que el motor no tiene problemas de encendido. Fijarnos al mismo tiempo si por detrás sale un humo azul, si es así es que el coche gasta aceite. Otro aspecto importante es comprobar la frenada. Debe de ser simétrica, es decir, el coche no debe irse hacia ningún lado. Por último, alcanza con el coche una velocidad de crucero de 120 km/h y asegúrate que no existan vibraciones ni ruidos. Si lo hace, debes saber que puede ser por lo rodamientos y su reparación sería de unos 120 euros cada pareja.

Comprobando todas estas cosas y ya decidido el coche que vas a comprar, ya tan solo te queda contratar tu seguro de coche, nosotros recomendamos que hagas una comparativa con nosotros de los mejores seguros de coches.

Redacción Rastreator.com

COMPARAR SEGURO DE COCHE AHORA