Los PPP: perros potencialmente peligrosos

Noviembre 2013

  • La legislación española contempla un listado de 8 razas de perros consideradas peligrosas.
  • Además de la ley nacional, que determina tanto el listado de razas como el de características, cada CCAA matiza e incluso amplía la lista.
  • En espacios públicos deben estar siempre atados con correa o cadena no extensible y de una longitud máxima de 2 metros. Además, deben tener puesto un bozal homologado y adecuado para su raza.

Tener en casa o en una finca animales “peligrosos” constituye una potencial amenaza para la seguridad. Ante la alarma por ataques de perros a finales de los años 90 se elaboró la primera ley para regular su posesión y proteger a los ciudadanos. La Ley 50/1999, de 23 de diciembre sobre el régimen jurídico de la tenencia de animales potencialmente peligrosos nació con el objetivo de minimizar las molestias y ataques de estos animales y delimitar su adiestramiento para peleas y otros actos agresivos. Esta legislación fue la primera en la materia, pero ha ido evolucionando a través de los años y de su aplicación en las distintas Comunidades Autónomas.

¿Qué es un PPP y por qué?

Los PPP son los “perros potencialmente peligrosos”, pero ¿qué o quién determina qué perros son peligrosos y cuáles no? Lo cierto es que existe una legislación común a nivel nacional que regula su tenencia, adiestramiento y manejo, pero después, cada Comunidad Autónoma desarrolla añadidos a la misma.

La primera ley, la de 1999, determinaba que la peligrosidad canina venía definida además de por cuestiones ambientales, por factores genéticos y de aprendizaje. Según el texto, son “animales que perteneciendo a la fauna salvaje, siendo utilizados como animales domésticos, o de compañía, con independencia de su agresividad, pertenecen a especies o razas que tengan capacidad de causar la muerte o lesiones a las personas o a otros animales y daños a las cosas”.

Para desarrollar esa legislación se creó unos años después la Ley de 2002, que fue más allá y desarrolló un listado de 8 razas de perros que automáticamente pasaron a considerarse peligrosas:

  • Pit Bull Terrier
  • Staffordshire Bull Terrier
  • American Staffodshire Terrier
  • Rottweiler
  • Dogo Argentino
  • Fila Brasileiro
  • Tosa Inu
  • Akita Inu

Desde entonces, los cruces entre estas razas también pasaron a estar catalogados como peligrosos. En razón a esta ley, también son considerados peligrosos los perros que tienen un carácter marcadamente agresivo o los que en algún momento han agredido a personas u otros animales. Además de aquellos que han sido adiestrados para ello y los que reúnen todas o la mayoría de las siguientes características:

  • Fuerte musculatura, aspecto poderoso, robusto, configuración atlética, agilidad, vigor y resistencia.
  • Marcado carácter y gran valor.
  • Pelo corto.
  • Perímetro torácico de entre 60 y 80 centímetros, con una altura de entre 50 y 70 centímetros y un peso que supere los 20 kg.
  • Cabeza voluminosa y mandíbulas grandes y fuertes.
  • Cuello ancho, musculoso y corto.
  • Pecho ancho, con costillas arqueadas y lomo musculado y corto.
  • Extremidades musculosas.

La excepción son los perros adiestrados para trabajar con las Fuerzas de seguridad y los perros-guía o acreditados y amaestrados por centros oficialmente reconocidos. Éstos quedan fuera de esta categorización a partir del Real Decreto 1570/2007, de 30 de noviembre.

Si mi mascota es PPP en una Comunidad Autónoma, ¿lo es en todas?

Si un perro es “peligroso” en Galicia, lo lógico es pensar que también lo es en Madrid, por ejemplo, pero en realidad no tiene por qué ser así. Existe la ley nacional que determina tanto el listado de razas como el de características, pero después cada CCAA matiza el tipo y número de castas, por lo que si tu mascota es un Doberman recibe el calificativo de PPP en territorio gallego pero no en Madrid. Entre las comunidades que han modificado el listado de 8 castas que marca el Real Decreto:

  • Galicia amplía el número de razas peligrosas a 15.
  • La Comunidad de Valencia tiene 14.
  • Cataluña cuenta con 13.
  • Baleares recoge en su listado 11.
  • Canarias tiene 10.

¿Y en Europa?

Según la Asociación Internacional de Defensa Canina y sus Dueños Responsables (IADCRO), Gibraltar prohíbe 5 razas (American Pit Bull Terrier, American Staffordshire, Japanese Tosa, Dogo Argentino and the Fila Braziliero), Noruega 4 (American Pit Bull Terrier, Tosa Inu, Dogo Argentino, Fila Brasileiro). Por su parte, Suecia prohíbe 2 (Perro lobo checoslobaco y Saarloos Wolfhound), al igual que Dinamarca (American Pit Bull Terrier y Tosa Inu). Más son las prohibidas en Islandia, donde son 8 (American Pit Bull Terrier, Tosa Inu, Dogo Argentino y Fila Brasileiro) y en Polonia con 11 (American Pit Bull Terrier, Presa de Mallorca, American Bulldog, Dogo Argentino, Presa Canario, Tosa Inu, Rottweiler, Akbash Dog, Anatolian Karabash, Moscow Guard Dog y Caucasian Ovtcharka).

Requisitos para tener un perro peligroso

Para poder tener un animal “peligroso” es necesario que el dueño adquiera una licencia por parte del ayuntamiento del municipio donde reside. Para poder obtener este documento es necesario reunir una serie de condiciones:

  • Ser mayor de edad y no estar incapacitado para cuidar correctamente al animal.
  • No haber sido condenado por delitos como homicidio, lesiones o contra la integridad moral, libertad sexual y salud pública. Tampoco podrá haber estado unido a una banda armada o de narcotráfico y no puede tener sanciones por tenencia de estos animales.
  • Obtener un certificado de aptitud psicológica y física.
  • Adquirir un seguro de Responsabilidad Civil por daños a terceros. La cobertura de esta póliza no debe ser inferior a los 120.000 euros.
  • Tener un certificado veterinario oficial del perro que confirme que no tiene ninguna enfermedad infectiva contagiosa, está correctamente vacunado y desparasitado y no muestra signos de agresividad.

Estas licencias tienen una duración de 5 años y se deben renovar cada vez que finalice el periodo de validez. Además, en el caso de que el titular de la mascota deje de cumplir alguno de los requisitos que se necesitan para tenerla perderá su vigencia y cualquier cambio en los datos del mismo deben comunicarse antes de 15 días al ayuntamiento.

Registrar un perro peligroso

Identificar a la mascota de forma adecuada y apuntarle en el Registro de Animales Potencialmente Peligrosos del municipio en el que reside el dueño son otras de las obligaciones si tienes un perro de este tipo.

Para poder registrarlo se deben facilitar los datos personales de la persona que se responsabiliza y cuida del perro, las características del mismo y el lugar habitual de residencia del mismo y su estado de salud. También se indica si va a vivir con seres humanos o tiene finalidades como la guarda y protección. Tanto es así, que si la mascota reside más de 3 meses en una Comunidad Autónoma distinta a en la que se hizo el registro, su propietario deberá hacer lo propio en el nuevo territorio.

Si es traspasado, robado o muere debe ser comunicado. Así, la hoja registral de cada animal tendrá anotados los incidentes producidos por él y se cerrará con la muerte certificada cuando llegue el momento.

Asimismo, en cada CCAA hay un Registro Central, y éste puede ser consultado tanto por las administraciones públicas y autoridades como por aquellas personas físicas o jurídicas que acrediten un interés legítimo.

Cómo mantener la seguridad con un perro peligroso

Una vez que el ciudadano tiene a su mascota, si está catalogada como PPP debe ajustarse a otros requisitos obligatorios. Cuando circulan por espacios públicos deben estar siempre atados con correa o cadena, y ésta debe ser no extensible y de una longitud máxima de 2 metros. Además, deben tener puesto un bozal homologado y adecuado para su raza. Una misma persona no podrá llevar consigo más de un perro de estas características y nunca podrá ser menor de edad.

Asimismo, la Ley de 2002 indica que es obligatorio que la persona que controle a la mascota en los espacios públicos lleve consigo la licencia administrativa y la acreditación de inscripción del animal en el Registro Municipal.

Estas obligaciones no se limitan a la vía pública, y es que en las propiedades privadas los animales de este tipo también deben permanecer atados, a no ser que la finca en la que se encuentren tenga la suficiente superficie y puedan ser encerrados adecuadamente para proteger a aquellas personas que se acerquen a él.

Infracciones y sanciones

Las multas por incumplir con la normativa de tenencia y trato de los animales calificados como peligrosos van desde los 150 euros, las más leves, hasta los 15.000 euros las muy graves.

Se consideran infracciones muy graves:

  • abandonarlo (tenga o no identificación sobre su origen o propietarios)
  • no tener licencia
  • vender o transmitir un PPP sin la licencia
  • adiestrarlo para activar su agresividad y realizar actividades prohibidas, como concursos, o exhibiciones para demostrar su agresividad

Además, estos perros sólo pueden ser adiestrados por personas que tienen el certificado de capacitación para hacerlo.

Con una sanción inferior, pero aún graves, se penaliza dejar suelto al animal o no adoptar las medidas necesarias para que no se escape, no identificarlo o registrarlo y no utilizar el bozal o la cadena en los lugares públicos. También es una infracción grave que el dueño se niegue a facilitar información a agentes o que tenga documentación falsa.

Las infracciones graves y muy graves pueden llevar asociadas, además, sanciones como la confiscación, esterilización o incluso sacrificio de los animales potencialmente peligrosos así como la suspensión temporal o definitiva de la licencia.

Seguro de Responsabilidad Civil obligatorio para PPP

Dada la peligrosidad de estos perros, los dueños están obligados a contratar un seguro de Responsabilidad Civil por daños a terceros que puedan ocasionar los mismos. Y es que para poder adquirir la licencia que permite la tenencia de estos animales es necesario acreditar que se ha formalizado una póliza de este tipo con una cobertura superior a los 120.000 euros. Un mínimo que según la legislación actual puede ser actualizado “conforme al porcentaje de variación constatado del Índice de Precios de Consumo (IPC)”. Aunque depende de la Comunidad Autónoma donde vaya a residir, ya que, por ejemplo, Madrid, Castilla y León, Cantabria, Cataluña, Valencia y Galicia tienen un mínimo legal superior al nacional.

Las opiniones sobre esta normativa son muy variadas, y es que muchos alegan que un perro no tiene por qué ser agresivo sólo por ser de una determinada raza, sino que la educación que reciba es decisiva. Sin embargo, lo que está claro es que si quieres tener un perro que legalmente es categorizado como peligroso debes cumplir ciertas normas a la hora de salir a pasear con él y debes tener contratado un seguro de Mascotas que cubra la Responsabilidad Civil. Aunque estos seguros también pueden ser contratados si el animal no es agresivo, de hecho es muy conveniente. Si quieres obtener el mejor precio en tu seguro para Mascotas compara las coberturas y primas en Rastreator.com.


SEGUROS PARA MASCOTAS

Eva GonzálezRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de Mascotas