¿Qué seguro de Salud elegir?

Proteger tu salud y la de los tuyos es muy importante. Una alimentación equilibrada y tener hábitos de vida saludables favorecen vuestro bienestar, pero, aun así, existen ocasiones en las que es necesario ponerse en manos de un profesional. Unas anginas, un esguince o incluso un cólico, entre muchas otras cuestiones, pueden hacer que la visita al médico sea inevitable. Las listas de espera para ver a un especialista o la demora a la hora de recibir los resultados pueden ser algunos de los factores que te lleven a acudir a la sanidad privada en lugar de a la pública en el caso de necesitarla.

Decidir que deseas contratar un seguro de Salud para acceder a profesionales y centros sanitarios privados es el primer paso. El siguiente, y el más importante, es el de elegir la que va a ser tu póliza hasta el 1 de enero . Las opciones son muchas, por lo que es importante sopesar cada uno de los puntos a tener en cuenta a la hora de suscribir una póliza de Salud : qué tipo de póliza deseas, las coberturas que necesitas, la prima que vas a pagar y la aseguradora son algunos de los aspectos importantes. La decisión de contratar un seguro Médico puede ser complicada si no dispones de toda la información, por eso Rastreator ha elaborado esta guía, para ayudarte a elegir.

Factores a tener en cuenta en tu decisión

A la hora de elegir qué seguro de Salud contratar es importante tener en cuenta tus necesidades personales y las de aquellas personas a las que quieras incluir en la póliza. Debes tener en consideración tu edad, sexo, hábitos de vida y necesidades médicas habituales, pero también los posibles imprevistos que puedan surgir.

Necesidades sanitarias

Según la edad

A menos edad menos problemas de salud, o así lo entienden las distintas aseguradoras, ya que el precio de la póliza varía dependiendo de este factor. Pero no sólo ellas deben tenerlo en cuenta, también tú a la hora de elegir una. Cada edad tiene un riesgo y si bien es cierto que a los 20 años puedes pensar que no necesitas cobertura médica porque nunca te pones enfermo, también es cierto que pueden surgir imprevistos. Tengas la edad que tengas hay profesionales como los dentistas, ginecólogos, urólogos o médicos de cabecera a los que tarde o temprano tendrás que acudir. Una vez que vas cumpliendo años las coberturas médicas que necesitas pueden ser mayores puesto que tus necesidades sanitarias se van incrementando.

Cuando contratas un seguro, de cualquier tipo, estás siendo previsor, dado que estos productos lo que hacen es cubrir un riesgo que puede surgir. En el caso de los de Salud es importante tener presente que la mayoría contempla las denominadas preexistencias. Es decir, que si te rompes una pierna o te detectan un cáncer, por ejemplo, y deseas contratarlo, es posible que no te cubra los tratamientos que necesites porque ya los requerías antes de su suscripción. Además, si te planteas contratarlo cuando te jubiles porque es cuando crees que vas a tener más problemas de salud puedes encontrarte con problemas, puesto que no todas las compañías aceptan asegurar a personas de edad avanzada.

El sexo

El sexo también influye en el precio de la póliza, tiene que ser tenido en cuenta. Las mujeres no tienen las mismas necesidades médicas que los hombres, y viceversa. Un género es más propenso que el otro para unas enfermedades mientras que el contrario puede serlo para otras dolencias. Por lo tanto, a la hora de elegir el seguro debes tener en cuenta cuáles son tus necesidades según tu género. Por ejemplo, una mujer que quiere tener hijos buscará que la póliza incluya los mejores profesionales en ginecología y pediatría, además de asistencia en el embarazo y parto.

Hábitos de vida y estado de salud

Por otro lado, otros aspectos a tener en cuenta a la hora de contratar un seguro de Médico son los relacionados con el estado de salud y los hábitos de vida. Las personas que tienen un historial médico amplio debido a que suelen caer enfermos con frecuencia buscarán en su póliza cuestiones que pueden pasarse por alto para aquellos que disfrutan de buena salud y tienen hábitos de vida saludables.

Coberturas incluidas en el seguro de Salud

La decisión de qué seguro Médico contratar pasa por qué coberturas quieres que estén incluidas. Existen gran cantidad de aseguradoras que ofrecen este producto asegurador, y cada una de ellas cuenta con un abanico de pólizas entre las que puedes elegir y que, en muchas ocasiones, además, puedes personalizar. Es por eso que cuando vayas a elegir debes tener en cuenta las coberturas que incluye cada uno de ellos.

Con una póliza de este tipo puedes acceder a medicina general, puericultura, enfermería, rehabilitación, planificación familiar, tratamientos bucales o medicina preventiva, entre muchos otros servicios. Tener un seguro más o menos completo dependerá directamente de tus necesidades sanitarias, ya que debes sopesar cuántas de esas garantías quieres incluir.

Cuando estés buscando un seguro de Salud analiza cuáles son tus requerimientos y los de los otros asegurados y qué coberturas quieres que estén incluidas, a partir de ahí comienza a comparar pólizas para descubrir la que incluye aquellas con las que quieres contar. Eso sí, ten en cuenta que no sólo debe incluir la garantía, sino que además deben resultarte cómodas sus condiciones. Es decir, si te interesa acceder a la cobertura de podología a través del seguro, porque sueles ir 2 veces al mes, y el que estás analizando sólo te permite un total de 6 consultas anuales quizá no sea el más indicado, puesto que tendrías que hacer frente personalmente al coste de las 18 sesiones restantes. Y si quieres asistencia hospitalaria y quirúrgica, porque en ese sentido prefieres la sanidad privada, asegúrate de que el que contrates cuenta con dichas coberturas.

También puede ser interesante que te informes sobre si los servicios a los que puedes acceder a través del seguro de Salud son sólo a nivel nacional o también es posible hacer uso de él en el extranjero. Este será un punto importante a la hora de elegir uno si sueles realizar viajes, puesto que disponer de cobertura fuera de tu país te evitará preocupaciones y disgustos si un día te ocurre algo mientras estás lejos de tu residencia.

Modalidades de seguro Médico

El mercado asegurador pone a tu disposición varios tipos de seguros de Salud entre los que puedes elegir para adecuarlo a tu caso concreto, eso sí, debes saber que, junto a otros factores como la edad y el sexo, la modalidad que contrates repercutirá directamente en la prima que tendrás que pagar por la póliza. Pero no sólo influye en el precio, sino también en otros aspectos como los médicos a los que te permite acudir, el coste o no de cada consulta y otros aspectos. Las distintas modalidades son:

 

  • Cuadro médico
  • Reembolso de gastos
  • Mixto
  • Sin hospitalización
  • Seguro Dental

Seguro de cuadro médico

Con los seguros de Salud de cuadro médico la aseguradora pone a tu disposición un listado de médicos y clínicas a los que puedes acudir sin ningún coste añadido porque están concertados con la entidad. Es decir, que si incluye medicina general puedes elegir un médico de cabecera del cuadro y acudir tantas veces como desees durante el año. Tú no tendrás que realizar ningún pago porque la compañía se hace cargo de los gastos.

Esta modalidad de seguro te permite acceder a un gran número de profesionales a nivel nacional, así como a distintas clínicas y hospitales entre los que puedes elegir libremente. De este modo, puedes seleccionar un especialista dentro del listado de los que trabajan con la aseguradora teniendo en cuenta tus preferencias, proximidad o calidad asistencial.

Sin embargo, puesto que los médicos y centros a los que puedes acudir son aquellos concertados por tu aseguradora, es posible que te encuentres con que tu médico de toda la vida no está incluido en el cuadro. En el caso de que ya tengas claro qué doctores quieres que te atiendan puedes consultar el cuadro médico de cada aseguradora o preguntarle con qué empresas trabaja y beneficiarte de ese modo de las ventajas del seguro de Salud sin renunciar a tu especialista. Otra opción, en este caso, es contratar otro tipo de póliza, como una de reembolso o mixta.

Con o sin copagos

Dentro de los seguros de Salud de cuadro médico puedes elegir entre los que tienen copagos o los que no los tienen. Que un seguro cuente con copagos quiere decir que existe una colaboración entre la aseguradora y el usuario a la hora de pagar los servicios. Es decir, cada uno paga una parte.

En los seguros con copago puedes elegir entre los profesionales del cuadro médico pagando una parte del precio de cada consulta a cambio de una prima menor. Es una buena opción si quieres disponer de una póliza médica pero tus visitas a los distintos doctores no van a ser excesivas, ya que así obtienes un mejor precio en el seguro.

Reembolso

Con un seguro Médico de reembolso puedes acudir al médico que desees pero asumiendo parte del coste. Acudes a la consulta, que debes abonar personalmente, y después la compañía te reembolsa un porcentaje de la factura total. La ventaja es que no tienes que limitarte a un cuadro médico, pero el porcentaje que te reintegrará después tu aseguradora suele situarse entre el 75% y el 100% (dependiendo de la aseguradora), por lo que es posible que no recuperes todo el importe.

En el caso de que optes por este tipo de seguro de Salud debes prestar atención al porcentaje del coste de los gastos médicos que te reembolsa la compañía, los tiempos en los que lo hace y la cantidad máxima que te reintegran.

Seguro de Salud mixto: cuadro médico + reembolso

Si según ibas leyendo has pensado que te interesan los 2 tipos porque en algunas especialidades te valdría con un cuadro médico, mientras que en otras necesitarías reembolso porque tu doctor no trabaja con ninguna aseguradora, entonces tu seguro de Salud tiene que ser mixto.

Con esta modalidad puedes acudir a los centros concertados o elegir otro obteniendo un reembolso porcentual de la factura, según te convenga en cada ocasión.

Seguro Dental

La salud bucodental también está contemplada en los seguros de Salud tradicionales, ya que pueden incluir servicios dentales gratuitos o bien descuentos en los distintos tratamientos. También es posible contratar un seguro Dental independiente para acceder a servicios más completos, cirugías, prótesis o correctores, entre otros, y así obtener un producto más completo.

A tener en cuenta al elegir póliza y aseguradora

Cuando contratas un seguro de Salud lo haces para un mínimo de 12 meses, por lo que es una decisión que debes meditar. El precio, los especialistas y las carencias y preexistencias son algunos de los factores que debes tener en cuenta a la hora de elegir cuál es la aseguradora indicada y qué póliza quieres contratar.

Cuadro médico

Uno de los principales puntos a tener en cuenta es el cuadro médico que tiene la aseguradora en tu zona. Un mismo doctor u hospital puede trabajar con varias compañías, sin embargo, también hay algunos que sólo realizan consultas privadas y centros hospitalarios específicos de una aseguradora. Antes de elegir la póliza asegúrate de que vas a poder acceder a buenos especialistas y que no tendrás que desplazarte muy lejos de tu casa para hacerlo. De nada te sirve un seguro de cuadro médico si en tu zona no puedes acceder a ninguno de los incluidos, por ejemplo.

Coberturas

Analiza también las coberturas incluidas. Puedes encontrar desde consultas preventivas hasta cuidados si se te detectara alguna enfermedad . Además, pueden incluir los últimos avances tecnológicos, medicina alternativa , asistencia psicológica y muchos tratamientos.

Además, debes saber que existen productos médicos de este tipo que excluyen la hospitalización a cambio de una mejor prima y te permiten disfrutar de asistencia sanitaria a través de un cuadro médico con los precios pactados.

Precio

El precio de un seguro de Salud depende de varios factores, entre los que se encuentra tu edad, y la de aquellas personas que quieras incluir en la póliza, además del lugar de residencia y la modalidad que decidas contratar. La prima que vas a pagar es uno de los puntos a los que tienes que prestar atención, pero, eso sí, sin olvidar los demás. Y es que de nada te servirá si por intentar reducir el precio renuncias a coberturas sanitarias que después puedes necesitar.

Una forma de reducir el precio, si no quieres disminuir las coberturas incluidas, es eligiendo modalidades como la de cuadro médico, ya que el precio suele ser inferior al de reembolso. Dentro del de cuadro médico las pólizas que cuentan con copagos pueden tener un precio inferior, pero si finalmente haces mucho uso de sus servicios puede salirte caro.

Por otro lado, si incluyes a toda la familia dentro del mismo seguro de Salud puedes obtener mejor precio, ya que, por ejemplo, los pequeños de la casa tienen un precio mejor dentro de la póliza de sus padres o incluso pueden estar asegurados gratis. Estate atento también a las ofertas, pero leyendo atentamente las condiciones para no firmar algo de lo que luego te arrepientas. Y en cuanto al modo de pago, según la compañía podrás hacerlo de manera mensual, trimestral, semestral o anual, pudiendo disfrutar de algún descuento en este último caso.

Carencias y preexistencias

2 conceptos importantes que no debes olvidar a la hora de contratar el seguro de Salud son las denominadas carencias y preexistencias.

Carencias

La carencia es el tiempo que deberás esperar desde que contrates el seguro de Salud hasta que puedas acceder a alguna de sus prestaciones. Este periodo no se aplica a todas las coberturas, pero para algunas de las garantías sí tendrás que esperar. Prestaciones como la del parto suelen tener carencias en casi todas las pólizas, por lo que la previsión vuelve a ser la clave.

Preexistencias

En algunas ocasiones cuando vas a contratar una póliza de este tipo las enfermedades que padeces pueden quedar excluidas de la cobertura, es decir, que las prestaciones que se deriven de una preexistencia no estarían cubiertas. Por ejemplo, una persona diabética que contrata un seguro Médico no tendría acceso a los tratamientos que necesite relacionados con su diabetes.

Para que reflejes estas preexistencias muchas aseguradoras te solicitan que realices un cuestionario previo a la suscripción, sin embargo, aunque la que elijas no lo haga debes poner al tanto a tu compañía de tu historial médico.

Contrata tu seguro de Salud

Suscribir un seguro Médico puede garantizar tu tranquilidad y la de los tuyos al saber que tienes a tu disposición un amplio abanico de profesionales y centros hospitalarios en los que puedes recibir asistencia sanitaria privada. Sin embargo, debes prestar mucha atención a la hora de contratarlo. Asegúrate de que las coberturas incluidas van a cubrir tus necesidades reales, compara las distintas pólizas y sus precios y contrata el que más se adapte a ti.

Si quieres encontrar el mejor seguro de Salud sin tener que dedicarle un tiempo interminable los comparadores son la solución. Rastreator te ayuda a decidir en unos minutos mostrándote las distintas pólizas disponibles así como sus coberturas y precios para que la elección sea más fácil y puedas disfrutar cuanto antes de la asistencia sanitaria que necesitas.

Febrero 2014


COMPARAR SEGUROS DE SALUD

Eva GonzálezRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de Salud