Open banking: ¿es seguro permitir el acceso a tus datos financieros?

4 minutos
  • BBVA, Banco Santander, Caixa Bank o Liberbank son algunas de las entidades españolas que cuentan con plataformas de open banking
  • Los bancos dan un paso más en su transformación digital con la llegada del modelo de banca abierta

open bankingEmpujadas por la constante innovación que se da en sus modelos de negocio, las entidades financieras viven en un proceso de adaptación continua. Si primero fueron los servicios de banca online y luego en el móvil, ahora el sector bancario da un salto más allá en su transformación digital con la llegada del open banking o banca abierta, que propone una liberación de información que permitirá personalizar los servicios financieros y hacerlos a medida de cada usuario.

Poco a poco, se ha impuesto un modelo de negocio que sitúa al cliente en el centro de la estructura de servicios y productos en un entorno multicanal disponible las 24 horas los siete días de la semana. Este panorama, por tanto, requiere de un profundo conocimiento de los clientes con el objetivo de darles el mejor servicio. Para ello, es necesario recopilar y procesar información, detectar sus necesidades y anticiparse a ellas de acuerdo con las capacidades de cada banco.

Y es en este contexto en el que surge el open banking que pretende optimizar el sector bancario y dotarte de un mayor control sobre tus datos financieros. En Rastreator analizamos en qué consiste el open banking y cómo puede beneficiarte.

¿Qué es el open banking?

Se considera open banking a la práctica de compartir a terceros información financiera de forma digital, segura y en las condiciones que los clientes aprueban a través de una interfaz de programación de aplicaciones en abierto (API por sus siglas en inglés). Su marco legal está regulado por la directiva europea sobre servicios de pago digitales PSD2, que entró en vigor en España en septiembre de 2019. Se trata de una normativa que, además de obligar a las entidades financieras a abrir sus sistemas a terceras partes para que puedan acceder a la cuenta del cliente –con su consentimiento- y realizar pagos en su nombre, también establece que la información de los clientes bancarios les pertenece a ellos y, por lo tanto, pueden autorizar o no su uso a otras organizaciones.

En este sentido, la banca ha de permitir el acceso de terceros a sus sistemas, siempre que estos den su consentimiento. A cambio de esta información, estos terceros –que no tienen que ser necesariamente del sector financiero- prestarán nuevos servicios. Eso sí, antes deberán convertirse en entidades reguladas y tendrán que ser supervisadas por el Banco de España.

En la práctica, esto se puede traducir en que si, por ejemplo, quieres comprarte un coche, el propio comercial podrá ofrecerte financiación en tiempo real con las mejores condiciones, ya que podría tener acceso a tu información bancaria. De este modo, se agilizan los procesos para solicitar préstamos con el fin de adquirir bienes de naturaleza diferente. O si eres de los que les gusta ir a conciertos o viajar y pagas con tu entradas y billetes con tu tarjeta de crédito, un tercero podría anunciarte ofertas de futuras actuaciones o de viajes. En realidad, los servicios que pueden prestar otras empresas gracias al open banking son múltiples y pueden ir desde el desarrollo de aplicaciones para que puedas ver en un mismo sitio toda tu información financiera, aunque esté en diferentes bancos, hasta poder pagar sin tarjeta en comercios electrónicos.

¿Qué ventajas ofrece el open banking a los clientes?

Aunque los clientes puedan presentar inicialmente reticencias a la hora de ceder sus datos, el open banking ofrece muchas ventajas y, como ya hemos dicho, es muy seguro. La cesión de dichos datos a terceros agiliza y simplifica infinidad de procesos, como la solicitud de crédito instantánea, mejoras en las condiciones de financiación o inversión, ayuda en el ahorro de tus facturas y acceso a promociones especiales.

Estas son solo algunas de las ventajas que te ofrece el open banking como usuario:

  • Productos y servicios más personalizados: gracias a la apertura de los datos y la disposición de toda tu información como cliente, las entidades tendrán un mayor conocimiento sobre ti y podrán asesorarte de manera más personalizada y mandarte información y ofertas sobre aquellos productos o servicios que más se adecúen a tus necesidades.
  • Mayor gama de productos: el hecho de abrir las posibilidades a más proveedores permitirá un aumento de la oferta de productos y servicios y, por tanto, tendrás más posibilidades de elección.
  • Reducción de costes: gracias al uso de la tecnología y la eliminación de intermediarios, el coste de los productos y servicios ofertados puede reducirse.
  • Mayor seguridad: como consecuencia del aumento de la supervisión y de la creación de estándares de seguridad aplicables a los proveedores de servicios de pago, así como del uso de la autenticación reforzada a la hora de realizar transacciones, se produce una mejora de la seguridad en las operaciones.
  • Unificación de toda tu información: la banca abierta te permite tener en una sola aplicación toda la información de tus cuentas, tarjetas y productos bancarios, aunque sean de diferentes entidades.
  • Mejora de tu experiencia como cliente: el open banking da la posibilidad de crear catálogos online de servicios financieros y de seguros operados por diversos bancos y operadores financieros con los que tú, como cliente, puedes gestionar tus finanzas de forma abierta, moviendo tus datos y reservas entre diferentes ofertas.

Además, para las entidades bancarias, tener acceso a todos estos datos posibilita detectar de manera más temprana el riesgo de crédito, el fraude o la capacidad de pago de los clientes, al poder acceder a más información y contrastarla en un mayor número de fuentes. Asimismo, la banca abierta permite a las entidades mejorar la personalización y fidelización del cliente y fomenta la creación de nuevos productos, adecuándolos a las nuevas necesidades de una demanda cambiante, con claras diferencias en las preferencias según el perfil de cada uno. En definitiva, el open banking les hace ser más eficientes y disminuir sus costes.

¿Cuáles son los principales retos a los que tiene que hacer frente el open banking?

La adaptación del sistema financiero al nuevo entorno del open banking, donde los datos de los clientes han de ser compartidos con terceros y se eliminan intermediarios de ciertos servicios de los bancos, no está exenta de dudas. Una de ellas son las condiciones en las que los bancos deberán dar acceso a las cuentas a terceros y cuál es el límite de información que deben facilitar. Además, el hecho de que las entidades y proveedores externos traten con datos financieros y personales confidenciales, trae consigo el riesgo de que alguien pueda hacer un mal uso de la información.

Asimismo, la desintermediación que trae consigo el modelo de banca abierta y que da la oportunidad a terceros de ofertar productos y servicios tradicionalmente limitados a la banca, aumentando la competencia y reduciendo costes, también genera un reto en cuanto al número de proveedores y su seguridad y solvencia.

Ante esto, los clientes pueden mostrar ciertas reticencias a la hora de compartir información extremadamente personal y muy sensible, tales como sus movimientos, los gastos de sus diferentes tarjetas o el valor de su patrimonio. No obstante, no hay que olvidar que la decisión final de compartir esos datos siempre es del cliente, que en ningún caso está obligado a hacerlo.

¿Qué bancos aplican en España el open banking?

En España, las principales entidades bancarias ya trabajan el open banking. La primera fue BBVA que, además, fue una de las pioneras a nivel mundial al lanzar en mayo de 2017 BBVA API Market. A través de esta plataforma, han abierto comercialmente sus API, lo que permite a empresas, startups y desarrolladores lanzar nuevos productos y servicios accediendo e integrando los datos bancarios de los clientes, previa autorización, en sus aplicaciones.

Banco Santander ya ofrece préstamos, cuentas, pagos y funciones de identidad y onboarding a través de su portal Developer Hub, además de contar con una API para la identificación de sucursales y cajeros en Reino Unido, España y México. Además, en enero de 2018, lanzó una aplicación móvil para sus clientes que les ofrecía el control de sus finanzas personales, desde la gestión de sus presupuestos hasta la consulta de recibos pasando por diferentes recomendaciones de ahorro. Dicha aplicación, que fue bautizada como Money Plan, permite a los usuarios, además, añadir información de otros bancos.

Caixabank lanzó su plataforma de open banking a través de “API Store”. Su catálogo incluye dos API abiertas disponibles: iniciación de pagos e información de cuentas. Asimismo, Liberbank cuenta con un portal de open banking, donde pone a disposición un catálogo de dos API sobre cuentas y pagos, siguiendo las guías técnicas de la normativa PSD2. Estas dos interfaces cuentan con dos niveles de acceso: sandbox (o datos en entorno de pruebas) y “pro” (datos reales de la entidad).

Por su parte, Bankia, Bankinter, Ibercaja y Sabadell cuentan desde 2019 en sus portales de desarrolladores con API de servicios que exige PSD2: iniciación de pagos (PIS), acceso a información sobre cuentas (AIS) y confirmación de fondos.

Compara las mejores cuentas bancarias

Tanto clientes como entidades bancarias pueden ver con cierto recelo el desarrollo del open banking. No obstante, se trata de una oportunidad tanto para unos como para otros. Los particulares verán como tareas tan tediosas como la petición de financiación se simplifica y agiliza. Y los bancos podrán ser más competitivos y eficientes. Si estás pensando en abrir una cuenta, el comparador de cuentas bancarias de Rastreator.com pone a tu alcanza opciones muy variadas entre las que puedes encontrar la que más se adapta a tus necesidades.

¡Compártelo en redes!