¡Humano! En Rastreator.com utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar tu experiencia ofreciéndote contenidos de tu interés. Puedes tener más detalles aquí. Entendemos que si sigues navegando, estás de acuerdo ;)

Descubre qué es el open banking y por qué te hace la vida más fácil

7 minutos
  • Los nuevos tiempos requieren un conocimiento profundo de los clientes y para ello es necesario recopilar información para detectar sus necesidades
  • Los bancos compartirán su información con terceros para ofrecer nuevos servicios personalizados a los clientes
Rastreator_que-es-open-bankingActualmente, las entidades bancarias están en constante evolución, tanto para adoptar la innovación que trae consigo el desarrollo de las nuevas tecnologías como para adaptarse al cambiante marco regulatorio. El sector bancario poco tiene que ver ya con el modelo tradicional en el que para cualquier gestión era necesario acudir a una sucursal en horario comercial. Poco a poco se ha impuesto un modelo de negocio que sitúa al cliente en el centro de la estructura de servicios y productos en un entorno multicanal disponible las 24 horas del día los siete días de la semana. Pero los nuevos tiempos requieren el desarrollo de un profundo conocimiento de los clientes. Para ello, es necesario recopilar y procesar información para segmentarlos, detectar sus necesidades y anticiparse a ellas de acuerdo con las capacidades de cada banco. El open banking pretende optimizar el sector bancario y dotar a los particulares de un mayor control sobre sus datos financieros, que podrán compartir libremente con terceros a través de un consentimiento de acuerdo a lo establecido en el Reglamento General de Protección de Datos, y estos podrán ofrecer nuevos servicios personalizados. En Rastreator.com analizamos el concepto de open banking, cómo puede hacerte la vida más fácil  y cuáles son las entidades españolas pioneras en su implementación.

¿Qué es el open banking?

El open banking es la apertura de la información bancaria a terceros a través de una interfaz de programación de aplicaciones en abierto (API por sus siglas en inglés). Este concepto ha sido regulado por la segunda directiva europea de servicios de pago (PSD2), que entró en vigor en enero de 2018,  aunque  su obligación de cumplimiento se ha prorrogado hasta septiembre de este año. En este plazo, las  grandes entidades bancarias, como Santander, CaixaBank o BBVA, tendrán que adaptarse. Los bancos poseen información muy valiosa de sus clientes y este texto les obliga ahora a compartirla. A partir de ahora, deberán poner a disposición de terceros sus datos. Esto supone  transferir la propiedad de los mismos, que pasan a pertenecer al propio cliente, que puede autorizar o no su uso a otras organizaciones. A cambio, estos terceros prestarán nuevos servicios, pero antes deberán convertirse en entidades reguladas y tendrán que ser supervisadas por el Banco de España. En la práctica, esto implica que si, por ejemplo,  quieres comprarte un coche, el propio comercial podrá ofrecerte financiación en tiempo real con las mejores condiciones, ya que podría tener acceso a tu información bancaria. De este modo, se agilizan los procesos para solicitar préstamos con el fin de adquirir bienes de naturaleza diferente. Además, los servicios prestados por terceros son diversos. Entre ellos está poder pagar sin tarjeta en comercios electrónicos y el desarrollo de aplicaciones para que el cliente vea su información financiera consolidada.

¿Qué bancos aplican en España el open banking?

En España, las principales entidades bancarias ya trabajan el open banking. La primera fue BBVA, que además fue una de las pioneras a nivel mundial al lanzar en mayo de 2017 BBVA API Market. A través de esta plataforma, han abierto comercialmente sus ocho API, que permite a empresas, startups y desarrolladores lanzar nuevos productos y servicios accediendo e integrando los datos bancarios de los clientes, previa autorización, en sus aplicaciones. En enero de 2018, el Banco Santander lanzó una aplicación móvil para sus clientes que les ofrecía el control de sus finanzas personales, desde la gestión de sus presupuestos hasta la consulta de recibos pasando por diferentes recomendaciones de ahorro. Dicha aplicación, que fue bautizada como Money Plan, permite a los usuarios, además, añadir información de otros bancos. Por su parte, dentro de su estrategia open banking, Caixabank se alió el pasado mes de agosto con Booking, un acuerdo que les permite aportar productos y servicios de valor añadido a sus clientes, que pueden reservar sus viajes a través de la aplicación del banco y beneficiarse de un ahorro. Previsiblemente, los bancos de menor tamaño se verán favorecidos por la implementación del open banking, ya que les permitirá mantener agilidad para adaptarse a los cambios en la demanda de sus clientes. No obstante, para beneficiarse de esta oportunidad es necesario que se produzca un cambio en los modelos bancarios y  en la mentalidad de los directivos de estas entidades.

¿Cuáles son los problemas a la hora de implementar el open banking?

La implementación del open banking está generando muchas dudas, ya que hay aún quedan cuestiones prácticas por resolver. La primera de ellas son las condiciones en las que los bancos deberán dar acceso a las cuentas a terceros y cuál es el límite de información que deben facilitar. Además, el hecho de que las entidades y proveedores externos traten con datos financieros y personales confidenciales, trae consigo el riesgo de que alguien pueda hacer un mal uso de la información. Ante esto, los clientes pueden mostrar ciertas reticencias a la hora de compartir información extremadamente personal y muy sensible, tales como sus movimientos, los gastos de sus diferentes tarjetas o el valor de su patrimonio. No obstante, no hay que olvidar que la decisión final siempre es del cliente, que en ningún caso está obligado a compartir toda esta información. Asimismo, quedan por despejarse diferentes cuestiones relativas a la implementación de las medidas de autentificación reforzada. A este respecto, están previstas operaciones de pago exentas de aplicar esos "dos factores de autenticación".

¿Por qué el open banking te facilitará la vida?

Aunque los clientes puedan presentar inicialmente reticencias a la hora de ceder sus datos, el open banking favorece principalmente a este colectivo. La cesión de dichos datos a terceros agiliza y simplifica infinidad de procesos, como la solicitud de crédito instantánea, mejoras en las condiciones de financiación o inversión, y acceso a promociones especiales. El sector inmobiliario es uno de los más interesados en la implementación del open banking en su negocio. Disponer de información de sus potenciales clientes les permitirá analizar su idoneidad financiera, lo que posibilitará firmar hipotecas dentro de una plataforma online. Muchos procesos de compra y de alquiler podrán realizarse online en cualquier momento, lo que eliminaría la necesidad de enviar documentos escaneados y la presencia física de los particulares. Para las entidades bancarias,  tener acceso a estos datos posibilita detectar de manera más temprana el fraude, el riesgo de crédito o la capacidad de pago de los clientes. En definitiva, ser más eficientes y disminuir sus costes.

Compara las mejores cuentas bancarias

Tanto clientes como entidades bancarias pueden ver con reticencias el desarrollo del open banking. No obstante, se trata de una oportunidad tanto para unos como para otros. Los particulares verán como tareas tan tediosas como la petición de financiación se simplifica y agiliza. Y los bancos podrán ser más competitivos y eficientes. Si estás pensando en abrir una cuenta, el comparador de cuentas bancarias de Rastreator.com pone a tu alcanza opciones muy variadas, ya trabajamos con las principales entidades del mercado.
COMPARAR CUENTAS BANCARIAS Enero 2019

¡Compártelo en redes!