Todo lo que puedes desgravarte en la declaración de la renta

4 minutos
  • El pago de la hipoteca, las aportaciones a un plan de pensiones, la maternidad, los hijos o la solidaridad pueden ayudar a reducir la ‘factura’ con la Agencia Tributaria
  • Los contribuyentes tienen de plazo hasta el próximo 30 de junio para presentar su declaración de la renta correspondiente al ejercicio 2020

declaracion rentaLlega el momento de ajustar cuentas con el Fisco. Hace unos días, arrancaba la campaña de la renta correspondiente al ejercicio económico de 2020, que se prolongará hasta el próximo 30 de junio. Desde ya, puedes presentar tu declaración por internet y, a partir del 6 de mayo, lo podrás hacer por teléfono. Si prefieres hacerlo presencialmente en alguna de las oficinas de la Agencia Tributaria, tendrás que esperar hasta el 2 de junio.

A estas alturas poco puedes hacer para rebajar la cuota del impuesto que te corresponde pagar. Sin embargo, puedes repasar aquellos ingresos por los que estás obligado a declarar y que te puedes desgravar. Y es que tener en cuenta estas deducciones puede ayudarte a ahorrar, ya sea para que te salga a pagar menos a la Agencia Tributaria o para aumentar la devolución, si es el caso. La hipoteca y las aportaciones a planes de pensiones siguen siendo los principales instrumentos de desgravación con los que cuentas, aunque también hay otras posibilidades que te interesa conocer.

Hipoteca de tu vivienda habitual

Si compraste tu vivienda habitual antes de 2013 y sigues pagando tu hipoteca, en la declaración de la renta de 2020 podrás aplicar la Deducción por Vivienda Habitual y desgravarte el 15% de lo invertido en su pago el pasado año, hasta un límite de 9.040 euros al año. Es decir, la rebaja máxima que puedes conseguir en la cuota del IRPF es de 1.356 euros.

Además de la cuota mensual, la Agencia Tributaria te permite deducir todos los gastos asociados al préstamo, pudiendo desgravarte las amortizaciones anticipadas (si has hecho), los productos asociados, como seguros (hogar o vida, si están vinculados a la hipoteca) o lo abonado en comisiones a lo largo del año.

Alquiler de vivienda

Si estás viviendo de alquiler, es posible que puedas aprovechar las deducciones y ahorrarte algo de dinero en el IRPF. Sin embargo, es importante que tengas claro cómo funcionan y si puedes deducirte tu arrendamiento. Y es que desde 2015 solo algunas personas pueden hacerlo a nivel estatal y las condiciones para hacerlo a nivel autonómico –si es que hay deducciones-, varían según la comunidad.

Así, en lo referente a la parte estatal, sólo puedes desgravarte tu alquiler si el contrato lo firmaste antes del 1 de enero de 2015. No obstante, Hacienda te permite también deducir las posteriores ampliaciones de dicho contrato. Es decir, si estás alquilado en la misma casa desde antes de 2015 podrás seguir deduciéndote el coste del alquiler, siempre y cuando cumplas unos requisitos. Porque, además de este límite temporal, tampoco deberás superar cierto nivel de ingresos. En concreto, si firmaste antes del 1 de enero de 2015, puedes llegar a deducirte el 10,05% sobre una base máxima de 9.040 euros anuales, si tu base imponible es inferior a 17.707,20 euros. A partir de esa cantidad, el porcentaje de desgravación se va reduciendo hasta desaparecer en el caso de que tu base imponible supere los 24.107,20 euros.

Aportación a planes de pensiones

Las aportaciones a planes de pensiones son otra opción de ahorro fiscal en tu declaración de la renta. Y es que este instrumento de previsión social es el único con el que se puede reducir el importe de la base imponible sobre el IRPF, que es sobre la que después se calcula el impuesto. Así, puedes deducirte por las aportaciones hechas en 2020 a tu plan de pensiones hasta 8.000 euros anuales, siempre que no supere el 30% de las rentas totales percibidas. En 2021, esta cantidad se ha reducido a 2.000 euros anuales.

Maternidad y familia

Los hijos también son una fuente de deducción en tu declaración de la renta. Todas las madres trabajadoras (tanto autónomas como asalariadas dadas de alta en la Seguridad Social) pueden beneficiarse de una deducción de 1.200 euros al año en su declaración de la renta por cada hijo menor de tres años. Esta deducción se puede aplicar de dos modos: en la declaración de la renta o percibiéndola como abono anticipado mes a mes a razón de 100 euros y, cuando llega la declaración, se incluye como un ingreso y se aplica la deducción.

No obstante, una de las consecuencias este año con motivo de la pandemia es que aquellas mujeres trabajadoras con hijos menores de tres años a su cargo que se hayan encontrado en situación de ERTE dejarán de cumplir este requisito exigido para que se aplique la deducción.

Además, recuerda que también puedes desgravarte hasta 1.000 euros anuales en gastos de guarderías o centros de educación infantil autorizados por cada hijo menor de tres años.

En el caso de que tus hijos sean mayores de tres años y menores de 25, residan en tu misma vivienda, no hayan obtenido rentas superiores a los 8.000 euros en 2020 y no hayan presentado la declaración de forma independiente, también podrás ahorrar en la declaración de la renta. No obstante, también se pueden incluir descendientes mayores de 25 años si sufren una minusvalía superior al 33% y cumplen los requisitos de ingresos.

Además, si sois familia numerosa podréis desgravaros hasta 1.200 euros anuales (2.400 euros, en el caso de ser familia numerosa de categoría especial, es decir, con más de cinco hijos). Asimismo, podréis deduciros 600 euros extra (50 euros al mes) por cada uno de vuestros hijos que exceda del número mínimo de hijos exigido para que vuestra familia haya adquirido la condición de numerosa. De la misma manera, si eres una familia monoparental también podrás deducirte hasta 1.200 euros anuales si tienes dos hijos o más.

En el caso de que tengas a tu cargo descendientes (o ascendientes) con diversidad funcional, tienes derecho a una deducción de 1.200 euros anuales por cada uno de ellos.

Pertenecer a un partido político, sindicato o colegio

Recuerda que también puedes desgravarte en tu declaración de la renta el 20% de las cuotas que hayas pagado a sindicatos y colegios profesionales. La misma deducción obtendrás por las aportaciones (tanto regulares como extraordinarias) que hayas hecho a un partido político. La base máxima de esta deducción es de 600 euros anuales.

Donaciones a entidades no lucrativas

Otro de los puntos que debes tener en cuenta a la hora de realizar tu declaración de la renta 2020 es que te puede ayudar a ahorrar algo con los donativos. Y es que la solidaridad tiene premio. Si colaboras con alguna asociación, entidad o fundación a través de donaciones económicas, mediante cuota mensual, trimestral o anual, podrás deducirte hasta un 80% de los primeros 150 euros y un 35% sobre lo que exceda dicha cantidad.

Deducciones autonómicas

Por último, revisa las ayudas fiscales que haya en tu ciudad o comunidad autónoma. En muchas ocasiones, existen deducciones autonómicas por maternidad, por hijos, adopción, cuidado de personas de personas dependientes o inversiones realizadas en vivienda, entre otras, que son compatibles con otras deducciones generales y te ayudarán a conseguir un mayor ahorro en tu declaración de la renta.

Consejos para presentar la declaración de la renta

Realizar la declaración de la renta puede ser una tarea complicada. Por eso, para evitar cometer errores a la hora de cumplir con Hacienda, en Rastreator queremos darte una serie de consejos que te pueden ayudar.

Infórmate bien antes de confirmar el borrador

En muchas ocasiones, nuestro principal enemigo es la prisa. Por eso, antes de validar el borrador que elabora Hacienda, tómate tu tiempo y comprueba que todos los datos básicos son correctos, especialmente aquellos en los que puedas tener una deducción o pueden ayudarte a reducir tu base imponible.

Comprueba si estás obligado a presentar la declaración de la renta

Si todos tus ingresos provienen de tu trabajo, ganas menos de 22.000 euros brutos anuales y has tenido un único pagador, debes saber que no tienes obligación de presentar la declaración de la renta de 2020 (salvo que te salga a devolver, que te interesará presentarla).

Si durante el pasado ejercicio has trabajado para varias empresas, esa cuantía exenta es mucho menor. En concreto, si has tenido más de un pagador y has obtenido más de 1.500 euros anuales del segundo y restantes pagadores, tendrás que presentar la declaración si tus ingresos anuales superan los 14.000 euros. En este sentido, recuerda que si has estado en ERTE en 2020, los pagos del SEPE computan como un segundo pagador para Hacienda.

Ten en cuenta las fechas de la campaña

Recuerda que, desde el 7 de abril, puedes presentar tu declaración del IRPF por internet, pero que tendrás que esperar hasta el 4 de mayo para pedir cita previa para ser atendido por teléfono y que, dos días más tarde, el 6 de mayo, empieza el plazo para presentar la declaración de la renta por vía telefónica.

Si prefieres presentar tu declaración de manera presencial con la ayuda de un técnico en alguna de las oficinas de la Agencia Tributaria, podrás pedir cita a partir del 27 de mayo, para hacerlo a partir del 2 de junio. Recuerda también que el 25 de junio finaliza el plazo para presentar las declaraciones con resultado a ingresar con domiciliación bancaria y el 30 de junio, para el resto de supuestos.

No apures el plazo límite para presentar la declaración de IRPF

Nadie está libre de que surja un imprevisto de última hora y la presentación de la declaración fuera de plazo supone un recargo automático de un 5%.