¿Contratar una hipoteca ahora o esperar a 2023?

3 minutos
  • Las proyecciones auguran un crecimiento progresivo del euríbor y una subida de la cuota de las hipotecas de cerca de 1.000 euros más de media al año
  • El coste de las hipotecas fijas han empezado a subir porque las entidades bancarias han endurecido las condiciones para su acceso y el de las variables por el incremento del valor del euríbor

hipoteca ahora o 2023¿Estás pensando comprar una casa? Si es así, seguro que tienes más dudas que certezas. Y es que adquirir una vivienda es una decisión que necesita ser tomada de forma reposada y meditada, ya que, salvo que tengas ahorros suficientes como para pagarla al contado, tendrás que solicitar una hipoteca. Algo que marcará tu economía durante los próximos años. Ante esto, es normal que te surjan preguntas, especialmente, en una época de incertidumbre económica como la actual. ¿Es un buen momento para comprar una casa? ¿Merece la pena contratar una hipoteca ahora o es mejor esperar al año que viene? En Rastreator, vamos a intentar resolver todas estas dudas para que tomes la mejor decisión.

Una de las primeras cosas en las que debes fijarte es en la evolución del euríbor. Es el precio que pagan los bancos de la zona euro por prestarse dinero. Pero, sobre todo, es conocido porque está muy relacionado con los tipos de interés que cobran las entidades bancarias por algunos de sus servicios. Por ejemplo, por las hipotecas a tipo variable. Y es que debes tener en cuenta que la cuota que pagarás, dependerá de la parte fija negociada con tu banco (diferencial de la hipoteca) y de la evolución que registre el euríbor. Así, cuanto más alto sea este, mayor será tu mensualidad. Por lo tanto, la evolución de este índice de referencia definirá la variación de la cuota a la que deberás hacer frente cada vez que se haga una revisión de la hipoteca.

¿Comprar una vivienda con el euríbor al alza?

En este sentido y tras más de seis años en cifras negativas, el pasado mes de abril, el euríbor entró en terreno positivo por primera vez desde enero de 2016, cerrando el mes en el 0,013%. Desde entonces, el valor de este índice se ha disparado y no para de subir. En junio su valor fue del 0,852%. Así, la mayoría de proyecciones auguran que seguirá incrementándose progresivamente, pero ¿cuánto subirán las hipotecas? Por ejemplo, Bankinter estima que el euríbor a doce meses acabará 2022 en el 1,90%, mientras que en 2023 alcanzará el 2,20%. Por su parte, Caixabank Research ha actualizado sus previsiones y pronostica que el índice de referencia para las hipotecas variables en España terminará este ejercicio en el 1,48% (frente al 0,13% que estimaba a comienzos del ejercicio) y que el próximo año llegará al 1,78%.

Otro de los factores que debes tener presente para tomar tu decisión es la subida de tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE). De hecho, el organismo ha realizado su primera subida de tipos en once años para tratar de frenar la elevada inflación. En concreto, el BCE ha elevado las tasas al 0,50% y prevé otra subida en septiembre, por las consecuencias de la guerra en Ucrania. Esta subida encarecerá la financiación y, por tanto, las hipotecas, traduciéndose en que comprar una vivienda a través de financiación será más caro, poniendo fin a la era de las hipotecas más baratas de la historia.

Cómo afecta a la cuota de las hipotecas una subida del euríbor

En este contexto de subida del euríbor, los tipos de interés de las hipotecas, tanto fijas como variables, están empezando a subir. Las primeras, porque las entidades bancarias están endureciendo las condiciones para su acceso y las segundas, aunque con diferenciales más atractivos, por el incremento del valor del euríbor. En cuanto a cómo puede afectar el incremento de este índice al coste de las hipotecas, lo mejor es poner un ejemplo.

El valor medio de las hipotecas firmadas en España en abril (último dato publicado por el Instituto Nacional de Estadística) fue de 142.253 euros. Si una hipoteca de estas características se contratase ahora, con los bancos ofreciendo un tipo de interés medio de euríbor más 1% a 30 años, los intereses a pagar supondrían un total de 41.952 euros, mientras que en un supuesto escenario de un TIN del 2,90% a finales de este año (una previsión del euríbor a 1,90% más un diferencial del 1%), los intereses del préstamo ascenderían a los 70.902 euros. Es decir, se produciría un ahorro de 28.950 euros en tan solo unos meses, que se traduciría en unos 965 euros menos de cuota anual de hipoteca. Si hacemos el cálculo para 2023 y nos ponemos en el escenario de un euríbor del 2,20%, de acuerdo con las previsiones de Bankinter, para una hipoteca de euríbor más 1%, los intereses que habría que pagar ascenderían a 79.217 euros, casi 9.000 euros más.

¿Es mejor pedir una hipoteca ahora o en 2023?

Ante este panorama, en las últimas semanas se ha comprobado un cambio en la estrategia de los bancos, reposicionando su negocio hipotecario. Y ante la previsión de que el euríbor seguirá su tendencia ascendente, muchas entidades bancarias han empezado a encarecer sus préstamos a tipo fijo y endureciendo los criterios de concesión de los mismos, al tiempo que están rebajando el diferencial de sus hipotecas a tipo variable. El objetivo es reposicionar a los clientes hacia esta segunda opción o que asuman más coste en la primera. Y es que, en la situación actual, una hipoteca a tipo fijo representa un riesgo mayor para la banca.

Así, a la pregunta sobre si merece la pena contratar una hipoteca ahora o esperar al año que viene, a la vista de las previsiones de los expertos, todo apunta a que hacerlo este año será más barato que el que viene. En cualquier caso, cada economía familiar es un mundo. Por eso, antes de decidirte a comprar una casa y contratar una hipoteca, al margen de cuál sea la situación del mercado tendrás que analizar al detalle cuál es la tuya. Y es que tus ingresos son los que son, independientemente del tipo que te apliquen a la hipoteca (que si es más bajo, obviamente, ayuda). Si ya estás decidido a comprar, seguramente te compensará hacerlo cuanto antes, para beneficiarte de un mayor ahorro.

Otros factores que tienes que tener en cuenta

Con todo, además de tener en cuenta la evolución que puede registrar el euríbor, antes de firmar una hipoteca, te conviene analizar al dedillo todos los factores y condiciones de un contrato que va a marcar los próximos años de tu vida. Así, antes de decidirte por una o por otra, es preciso que estudies aspectos como:

  • Diferencial. Junto con el registro del euríbor en cada momento, este porcentaje marcará lo que vas a pagar por tu hipoteca variable. Suele ser la primera característica en la que te fijas, ya que es la que hace que una hipoteca variable sea más o menos atractiva.
  • Vinculación para conseguir el interés más bajo. A la hora de conseguir la mejor hipoteca variable tienes que analizar bien este punto, porque una hipoteca barata te puede salir muy cara. Y es que hay ocasiones en las que, para conseguir el diferencial más atractivo, tienes que contratar otros productos con la entidad, como planes de pensiones, fondos de inversión, seguros adicionales o tarjetas, con el consiguiente gasto anual durante toda la vida del préstamo.
  • Comisiones. Muchas veces te fijas en la cuota inicial o el interés, sin analizar otras características, como las comisiones, que pueden encarecer miles de euros tu préstamo. Una buena hipoteca variable no debería tener comisiones ni de apertura ni de cancelación parcial o total.
  • Plazo de amortización. La mayor parte de las entidades ofrecen un plazo máximo de 30 años, aunque es posible encontrar opciones a más años. La mejor hipoteca variable debe ofrecer el plazo máximo de devolución, puesto que un incremento de plazo supone una mejora de cuota muy inferior al incremento de intereses que acabarás pagando.
  • Financiación. Hoy por hoy, resulta casi imposible encontrar una hipoteca que te financie el 100% del valor de tasación o del precio de compra. La mayoría de entidades dan, como mucho, el 80%. Pero fíjate bien, ya que algunas sólo dan el 70%.
  • Ingresos mínimos. Una de las condiciones, casi sine qua non, sin la que te va a ser imposible acceder a una hipoteca variable es tener empleo estable y, a ser posible, bien retribuido. Porque una cosa es que encuentres un préstamo hipotecario muy atractivo y otra es que esté a tu alcance. En este sentido, las hipotecas variables más atractivas suelen estar pensadas para clientes con ingresos muy elevados. Por eso, para lograr la mejor hipoteca variable para ti, deberás tener en cuenta lo que ganas y si puedes llegar al mínimo que impone la entidad. Asimismo, recuerda cuanto mayor sea tu vinculación con el banco, mejores condiciones te ofrecerán.

Comparar las mejores hipotecas

Actualmente, el mercado hipotecario ofrece una amplia oferta de productos. Si necesitas información sobre cuál es la hipoteca que mejor se adapta a tus necesidades, puedes utilizar el comparador de hipotecas de Rastreator. Y si lo deseas, tienes a nuestros asesores disponibles a través del de nuestra web para recibir un servicio personalizado completamente gratuito. Además, dispones de herramientas como la calculadora de hipotecas con la que podrás saber cuánto pagarás al mes por tu nueva casa.