Seguros para taxi

  • Antes de contratar un seguro para tu taxi, tienes que tener en cuenta las variables que harán que la póliza se encarezca o abarate
  • Al estar circulando prácticamente las 24 horas del día y hacer muchos kilómetros, la posibilidad de que sufran un siniestro es mayor

seguros para taxiActualmente son casi 70.000 los taxis que circulan por España, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Todos ellos, al igual que el resto de vehículos, son susceptibles de sufrir un accidente, causarlo o tener una avería. Por ello, es obligatorio para todos los coches disponer de un seguro a Terceros básico. Sin embargo, este tipo de pólizas que únicamente cubren la responsabilidad civil del conductor que ha causado un accidente y a sus pasajeros, pueden quedarse cortas a la hora de asegurar un taxi.

Qué tener en cuenta antes de contratar el seguro

Antes de contratar un seguro para tu taxi, tienes que tener en cuenta las variables que harán que la póliza se encarezca o abarate. De hecho, de ellas dependerá que las compañías aseguren tu vehículo o no.

  • Las características del automóvil: como ocurre en los seguros para vehículos convencionales, una póliza para un coche de alta gama no cuesta lo mismo que la de uno más económico.
  • Las características del conductor o los conductores: el historial de siniestralidad del conductor es muy importante para la aseguradora a la hora de fijar la prima de la póliza. También tendrán en cuenta la edad, los años de carné y otras características personales entre las que se encuentran, por ejemplo, el número de hijos o si se está casado o no.
  • Las coberturas que quieres incluir: el nivel de protección que elijas para tu vehículo tendrá mucho peso a la hora de calcular el precio de la prima. Y es que no es lo mismo contratar un seguro a terceros básico que uno a todo riesgo. A continuación veremos por qué.

Tipos de pólizas

Como hemos visto, hay formas diferentes de asegurar un taxi, dependiendo de los supuestos que quieras tener cubiertos en la póliza, exactamente igual que ocurre con el resto de vehículos. Sin embargo, al tratarse de coches que están circulando prácticamente las 24 horas del día y que hacen una gran cantidad de kilómetros, la posibilidad de que sufran un siniestro es mayor a la de cualquier otro coche. Por lo tanto, es muy probable que la póliza sea más cara.

Seguro a Terceros básico

El seguro a Terceros básico es la póliza más básica que hay y es la mínima obligatoria de la que deben disponer todos los vehículos para poder circular por el territorio nacional. Este tipo de seguro cubre solamente la responsabilidad civil obligatoria, es decir, los daños ocasionados a terceros. En algunos casos, también incluye garantías tales como la defensa jurídica y la asistencia en carretera.

Seguro a Terceros ampliado

El seguro a Terceros ampliado es igual que el anterior, pero cuenta con garantías como la reparación de lunas, el robo, el incendio y la asistencia en viaje. Además, algunas compañías incluyen la cobertura de préstamo para reparaciones. Los taxis son vehículos con los que se desempeña una actividad profesional, por lo que es importante tener cubiertos cualquiera de estos supuestos ya que la inmovilización del vehículo supondría una pérdida de ingresos considerable.

Todo riesgo con franquicia

Al contratar esta póliza el taxista se beneficia de un seguro a todo riesgo, es decir, una póliza que garantiza una cobertura total que incluye todos los daños que sufra el vehículo, incluso aquellos provocados por siniestros en los que el culpable haya sido él mismo.

No obstante, antes de firmar el contrato, se determina una cifra, denominada franquicia, que en caso de siniestro tendrá que abonar el propio tomador del seguro. En el caso particular de los taxis suele llegar a los 600 euros. De esta forma, si el asegurado sufriera un accidente con culpa y la reparación de vehículo no supera esta cifra, el encargado de abonar el coste de la reparación sería el taxista. Por otra parte, en caso de superarla, es la aseguradora quien debe pagar la parte restante. Es decir, supongamos que el coste de la reparación asciende a 1.000 euros, pues bien, el tomador de la póliza abonaría 600 euros, mientras que la aseguradora se haría cargo de los 400 euros restantes.

Todo riesgo

El seguro a todo riesgo es aquel que cubre todos los daños, tanto los ocasionados a terceros como aquellos que sufra el propio vehículo, independientemente de que haya sido causante del siniestro o no. Dependiendo de la compañía, la cobertura será más o menos amplia, pero se trata del seguro más completo y, por tanto, también el menos económico.

En cuanto a las garantías, algunas aseguradoras incluyen el servicio de coche de sustitución si el vehículo está en reparación, mientras que otras te pueden dar una indemnización por los días que no puedas conducir el taxi.

Diferencias entre seguro de coche y seguro de taxi

Si estás pensando en contratar un seguro de coche para tu taxi para que te salga más barato, es importante que sepas que la aseguradora no te va a permitir suscribir la póliza. Las compañías de seguros deben saber el uso que se le va a dar al vehículo y, en el caso de los taxis, recorren más kilómetros al pasar tantas horas en servicio para estar disponibles las 24 horas.

Al estar circulando durante mucho tiempo, el riesgo de sufrir un accidente es mayor a pesar de la experiencia que pueda tener el conductor, lo que implica un incremento en la cuota del seguro. Por lo tanto, la principal diferencia entre una póliza de coche y una de taxi es el precio, aunque no es la única.

Los taxistas pueden sufrir un accidente con pasajeros dentro, por lo que también es importante que cuenten con un seguro que cubra los daños causados a los viajeros que se sientan en la parte trasera del vehículo. En un seguro de coche convencional suele bastar con que ofrezca garantías para el conductor.

¿Qué compañías aseguran taxis?

Al tratarse de un vehículo que desempeña una actividad profesional y que recorre una cantidad de kilómetros bastante superior al resto de coches, no pueden contratar un seguro de coche al uso, y no todas las compañías tienen un seguro específico para ellos. De hecho, algunas ni siquiera contemplan la opción de asegurar un taxi por su alta siniestralidad. Sin embargo, hay aseguradoras que sí disponen de pólizas específicas para estos coches como, por ejemplo, Mapfre o Mutua MMT Seguros.