Seguro de coche a terceros: guía para elegir el mejor

  • El seguro a terceros cubre, como mínimo, la responsabilidad civil
  • Los seguros de coche a terceros cuentan con coberturas adicionales como la responsabilidad voluntaria o el seguro del conductor

Un seguro de coche a terceros es aquel que incluye las coberturas básicas obligatorias para poder circular con tu vehículo. Actualmente en España, la ley exige un seguro básico a todos los vehículos para que puedan moverse por el territorio nacional, algo que es totalmente independiente de la frecuencia con la que se utilice el coche. Poco importa que el vehículo se use solo una vez al año o varias veces al día, ya que legalmente debe contar con una póliza de carácter obligatorio que tiene que cubrir, como mínimo, la responsabilidad civil del conductor. A pesar de ello, contratar un seguro no es sencillo, por eso te dejamos una selección con los tres seguros de coche más baratos del mes.

Terceros

6.2/10

Precio

158,86€ Anual

Coberturas

  • Asistencia en carretera
  • Daños físicos del conductor
  • Lunas

Terceros

6.2/10

Precio

163,57€ Anual

Coberturas

  • Asistencia en carretera
  • Daños físicos del conductor
  • Lunas

Terceros

7/10

Precio

151,00€ Anual

Coberturas

  • Asistencia en carretera
  • Daños físicos del conductor
  • Lunas

¿Cuánto cuesta un seguro de coche a terceros?

Puedes encontrar un seguro de coche a terceros básico por entre 150 y 200 euros anuales, según los datos obtenidos por Rastreator. Y es que al calcular el presupuesto anual son varios los factores que influyen, desde la marca y el modelo del vehículo hasta el historial siniestral del propio conductor. Estos son algunos ejemplos de seguros de coche a terceros baratos*:

*Precios para un perfil de conductor de bajo riesgo con las siguientes características: hombre de 35 años, residente en Barcelona, casado y sin hijos. Tiene carné de conducir desde los 18 años, lleva más de 10 años como titular del seguro y cuenta con un buen historial de siniestralidad. Su coche es un Seat Ibiza que estaciona en un garaje colectivo sin vigilancia y con el dueño tiene previsto recorrer uso 15.000 kilómetros al año.

¿Qué tipos de seguros a terceros existen?

Además de la póliza a terceros básica, existe el seguro a terceros ampliado, otro tipo de póliza más completa. Se trata del seguro más parecido a un todo riesgo, con la excepción de que este último (con o sin franquicia) incluye la cobertura de daños propios, es decir, los daños ocasionados por el propio vehículo del asegurado.

¿Qué coberturas incluye un seguro a terceros?

Un vehículo puede circular solo con la cobertura de responsabilidad civil obligatoria, pero lo normal es que las compañías aseguradoras incluyan algunas más como la asistencia en viaje y la defensa jurídica. En el caso de los mejores seguros a terceros del mercado podemos llegar a encontrar coberturas tales como la rotura de lunas, la libre elección de taller o la posibilidad de disponer de un vehículo de sustitución.

Responsabilidad Civil

En caso de tener un accidente y ser responsables del mismo, se hará cargo de los daños personales y materiales causados a los otros implicados en el siniestro. Éstos son los ocupantes de los otros vehículos, los acompañantes del conductor responsable del accidente, los coches y otros materiales dañados y, finalmente, el conductor del vehículo como su propio coche. Aún así, las coberturas de la Responsabilidad Civil obligatoria varían en función de la aseguradora.

Asimismo, este seguro excluye a los implicados en el siniestro si estos son familiares del conductor titular de dicha póliza hasta el tercer grado de consanguinidad, es decir, la aseguradora no se hará cargo de la indemnización si los afectados son padres, cónyuge, hijos, abuelos, etc.

Responsabilidad Voluntaria

Se trata de una ampliación de la Responsabilidad Obligatoria. Cubre los daños que superan las cifras fijadas por la ley para cubrir los gastos de terceros en un accidente: 70 millones de euros para daños a personas y 15 para daños materiales en vehículos y bienes. En caso de no tener esta cobertura, la diferencia entre el límite fijado y el coste total correría a cargo del responsable.

Debido a las grandes diferencias que hay entre las coberturas de una aseguradora y otra respecto a este tipo de póliza, es recomendable que antes de contratar un seguro hagas una comparativa y escojas el seguro de Responsabilidad Voluntaria que más se adapte a tus necesidades.

Defensa Jurídica y Reclamación de Daños

Cubre los gastos que suponen la defensa jurídica del tomador del seguro implicado en un accidente, donde se incluye la reclamación de daños ocasionados por el conductor o sus ocupantes, la defensa penal y la parte contraria. La cuantía límite se establece en el contrato y cada aseguradora suele fijar la suya.

Lo primero que se debe hacer si se tiene esta cobertura es contactar con la aseguradora para notificar los daños por los que se quiere reclamar y las posibles lesiones que se hayan podido tener en el siniestro. Generalmente se trata de un proceso sencillo, ya que la cobertura cuenta con un equipo de abogados que se encargarán de realizar todos los trámites correspondientes.

Asistencia en Viaje

Es un servicio de ayuda al asegurado y a sus acompañantes en caso de tener un accidente en la carretera, una avería o un robo. La extensión de esta cobertura varía de una aseguradora a otra pero, normalmente, se hará cargo de recoger el coche y asistir a las personas, es decir, la compañía aseguradora se encarga de que el asegurado pueda llegar a su destino o viajar con normalidad, ya sea trasladándole en medios de transporte alternativos como facilitándole la estancia en un hotel en los casos que sea necesario.

Uno de los aspectos más claves para comparar entre compañías la asistencia en viaje es el número de kilómetros desde el que se presta la asistencia. La mayoría de aseguradoras prestan asistencia al vehículo desde el kilómetro 0 pero muchas establecen una distancia mínima para prestar servicios a las personas. Por este motivo, es importante que a la hora de comparar pólizas se preste atención a este punto.

Coberturas adicionales del seguro a terceros

La posibilidad de añadir más prestaciones al seguro ofrece al conductor la opción de proteger su vehículo frente a posibles accidentes que guarden o no relación directa con su comportamiento. De esta manera, sube el precio de su prima pero también tiene más coberturas.

  • Rotura de lunas: el seguro cubriría el cambio de lunas y su instalación en el coche.
  • Ampliación del Seguro de Conductor o de la Asistencia: consiste en añadir más supuestos a los ya mencionados anteriormente.
  • Recurso de multas: la aseguradora se pone al frente de todos los trámites derivados de las sanciones de tráfico. Esta cobertura garantiza que la compañía hará las gestiones necesarias para recurrir las multas. Si el recurso es desestimado, el conductor deberá pagar la cantidad estipulada ya que la aseguradora no se hará cargo en ningún caso.
  • Retirada del carné de conducir: si el asegurado pierde el carné de conducir debido a una sanción, le garantiza una cantidad fija al mes durante un número máximo de mensualidades.

Coberturas especiales en los seguros a terceros

Por último, el conductor puede contratar una serie de coberturas calificadas como especiales que harán del seguro a terceros un producto muy completo. El número y el precio suelen depender de la aseguradora y, además, hay que tener en cuenta que al tener este carácter singular, no todas las compañías las ofrecen.

Animales cinegéticos y seguro de coche a terceros

Con el cambio que se produjo en la ley, en caso de que se produzca un atropello de animales cinegéticos dentro de un coto, la culpa recaerá sobre el conductor del vehículo, salvo en algunos casos excepcionales. Por ello, existen coberturas específicas que cubren la reparación del coche siniestrado como consecuencia del impacto con uno de estos animales haya sido o no responsabilidad de la persona que iba al volante.

Coche de sustitución en un seguro a terceros

Si se produce un siniestro que está cubierto por la póliza o por la propia cobertura, la compañía facilitará un vehículo de sustitución durante el tiempo que dure la reparación o a lo largo del periodo que se haya fijado en la póliza. Si esto no es posible, la aseguradora indemnizará al conductor con una cantidad estipulada para costear un transporte alternativo.

Limpieza del vehículo en caso de traslado de heridos

Aunque el asegurado no esté implicado directamente en un accidente, existen aseguradoras que se hacen cargo de la limpieza, del acondicionamiento del interior y de los desperfectos ocasionados durante el traslado de heridos desde el lugar del siniestro hasta un centro sanitario. Las compañías que incluyen esta cobertura pueden establecer un importe máximo para los gastos citados.

Préstamo para reparación

A través de esta cobertura, la aseguradora facilita al conductor un préstamo para arreglar su coche siempre que la reparación sea a causa de un siniestro y que no esté cubierta por el seguro.

¿Qué seguro a terceros es mejor

Encontrar el seguro con las coberturas que mejor se ajusten a las necesidades de cada conductor es más sencillo si entras en Rastreator. Una herramienta útil con la que, en pocos minutos, se puede obtener una comparativa en tiempo real entre más de 20 aseguradoras con toda la información posible.

Escrito por:
Antonio Rubio

Graduado en Derecho y Administración de Empresas. Experto en el mercado asegurador, Antonio Rubio aporta información y análisis de datos sobre el mercado de los seguros de coche.

Preguntas frecuentes

1

¿El seguro de coche a terceros cubre las lunas?

El seguro de coche a terceros básico no cubre la rotura de lunas. Para ello necesitarás contratar una póliza ampliada que te permite añadir otras coberturas, como las de lunas, incendio o robo.

2

¿Cuándo merece la pena contratar un seguro a terceros?

La antigüedad del vehículo es el principal criterio para saber elegir el tipo de seguro. Durante los primeros cuatro años es recomendable contratar una póliza a todo riesgo con o sin franquicia. Sin embargo, como la indemnización por siniestro total disminuye con el paso del tiempo, a partir del quinto año el seguro a terceros es la mejor opción.

3

¿Qué diferencia hay entre el seguro a terceros y el todo riesgo?

La principal diferencia es que el seguro a terceros no cubre los daños propios que sufra el vehículo, mientras que el todo riesgo sí. Es cierto que alguna modalidad a terceros cubre la reparación de las lunas, así como otras garantías más allá de la responsabilidad civil, pero si sufres un accidente del que eres responsable, los daños de tu propio vehículo correrán por tu cuenta.

Más noticias