Cómo reducir el gasto energético del hogar

3 minutos
  • El gasto energético es uno de los que más preocupan en los hogares españoles
  • Reducir el gasto energético en tu hogar es tan sencillo como cambiar de hábitos y mejorar la eficiencia de tus electrodomésticos

AhorroEnergeticoEl 82,5% de los españoles intenta reducir al máximo su consumo energético con el objetivo de ahorrar, según un análisis elaborado por Rastreator con motivo del Día Mundial de la Eficiencia Energética. Y es que el gasto de energía es uno de los que más preocupan en los hogares españoles, por lo que no es de extrañar que un 31,2% tenga contratada una tarifa con discriminación horaria y concentre su consumo en las horas valle.

Esta es una de las medidas que puedes llevar a cabo para reducir el gasto energético en tu hogar, sin embargo hay muchas otras y es tan sencillo como cambiar de hábitos y mejorar la eficiencia energética de tu hogar. De esta forma, podrás ahorrar también en las facturas de luz y gas.

Sustituir las ventanas, instalar aislamiento, cambiar los electrodomésticos o ser más eficiente en el uso de la calefacción son algunas de las medidas más útiles. Te contamos cómo puedes ahorrar en tus facturas de gas y luz siendo más responsable con el uso de la energía de tu hogar.

Cómo ahorrar más de 1.000 euros al año gracias a la eficiencia energética 

Cambiar de hábitos y realizar algunas mejoras en el hogar para reducir el consumo energético y, con ello, las facturas de luz y gas puede parecer algo difícil y engorroso, pero es mucho más fácil de lo que parece si sigues estos consejos.

Elige electrodomésticos eficientes

Los electrodomésticos son los responsables de la mayor parte de la factura de la luz. Por ello, optar por aparatos eficientes es una buena forma de reducir el coste de electricidad. En concreto, pueden suponer un ahorro de más de 100 euros al año. Si necesitas renovar un electrodoméstico, lo mejor es que compres los de la Clase A y cuantos más «+» tengan mejor. Esa seña quiere decir que consumen menos de la mitad de la media.

Es muy importante que tomes la decisión de compra teniendo esta etiqueta en cuenta porque cada uno de ellos puede ayudarte a ahorrar más de 30 euros al año. Si lo multiplicas por el número de años que va a durarte podrás ver la amortización en el caso de que encuentres diferencia de precios entre varios aparatos con distinta calificación.

  • Nevera: una de clase A+++ puede suponer un ahorro de unos 670 euros a lo largo de su vida útil respecto a uno de etiqueta A, por lo que imagínate la diferencia con uno de clase C, por ejemplo. En sólo un año gastas 87 euros menos que con uno de clase G.
  • Lavavajillas: lavando a mano la vajilla utilizada por 4 personas se consumen unos 80 litros de agua, mientras que un lavavajillas estándar puede hacer un ciclo de lavado con 13 y uno eficiente con tan sólo 6 litros.
  • Lavadora: si en lugar de comprar una lavadora de clase B optas por una A+++ ahorrarás 22 euros al año, pero aún así estarías gastando 36 euros menos que con una G.
  • Secadora y horno: entre una secadora de clase G y una de clase A la decisión a largo plazo te será sencilla, cada año ahorrarás 38 menos con la última. Lo mismo sucede en el caso del horno, aunque el ahorro es algo inferior, de unos 26 euros al año.

Pásate a las bombillas de bajo consumo

Las lámparas incandescentes son las más baratas, pero también las que más consumo eléctrico realizan, y sólo tienen una vida útil de 1.000 horas. Si sustituyes las bombillas que tienes actualmente por unas de bajo consumo verás como la factura de la luz disminuye. Además el uso de bombillas LED también es muy recomendable, son más caras que las convencionales pero tienen una duración mucho mayor, por lo que el gasto se amortiza con el tiempo. Diez de estas bombillas encendidas siete horas al día puede suponer un coste de 156 euros al año, casi un 88% menos que las bombillas incandescentes.

No dejes ningún aparato electrónico en stand by

Dejar aparatos electrónicos enchufados y con el consiguiente piloto encendido puede suponer un coste adicional de entre 60 y 100 euros al año. Se trata de un gasto que, en muchas ocasiones, no tenemos identificado, pero que, a la larga, supone un derroche energético.

Aisla adecuadamente ventanas, puertas, cajetines de persianas, tuberías y chimeneas

Una de las mejores maneras de hacer eficiente térmicamente un domicilio es aislándolo. Si en tu casa entra frío en invierno y calor en verano quiere decir que no está aislada, por lo que gastarás más calefacción y aire acondicionado. Reparar fugas o instalar ventanas y puertas aislantes son maneras muy eficaces de evitar la pérdida de energía. Invertir en un buen aislamiento supone un ahorro del 30%, lo que serían entre 150 y 275 euros al año.

Instala un termostato inteligente y regula la temperatura eficientemente

Utilizar un termostato para mantener una temperatura estable puede suponer un ahorro del 8% en el consumo, entre 60 y 100 euros al año. Además, ajustar la temperatura de la calefacción en invierno y del aire acondicionado en verano es básico para no pagar de más. Por cada grado que la aumentas estás gastando un 7% más. En invierno, durante el día es recomendable mantener la temperatura entre 19° y 21°C y entre 15° y 17°C durante la noche.

Cocina de forma eficiente

Utiliza una olla con tapa y ahorrarás el 25% de la energía. Además, las placas de inducción consumen un 20% menos y utilizar el microondas en vez del horno supone un 65% de ahorro.

Cambia tu caldera por una eficiente

Si necesitas sustituir tu caldera, opta por un aparato eficiente de bajo consumo y podrás llegar a ahorrar más de 200 euros cada año.

Ajusta la potencia que tienes contratada en tu factura de luz y gas a la que realmente necesitas

Bajar un tramo la potencia contratada puede suponer un ahorro de hasta 50 euros al año, por lo que merece la pena valorar si puedes ajustarla a tu consumo real para evitar pagar de más.

Un hogar eficiente para ahorrar

Disponer de una vivienda eficiente te permitirá reducir el gasto mensual de tus facturas además de contribuir a la conservación del medio ambiente. Si tienes en cuenta estas medidas y te comprometes con hábitos de vida que disminuyan el consumo de energía ahorrarás. Recuerda que el certificado energético es obligatorio si quieres alquilar o vender tu casa, y todas estas medidas te ayudarán a obtener una mejor calificación. Además, si cuentas con una tarifa energética acorde a tus necesidades el nivel de ahorro obtenido puede ser aún mayor. Contrata la tarifa que te conviene en unos minutos, acondiciona tu domicilio y pierde el miedo a las facturas.