La guerra de los cajeros

19 de octubre de 2015

  • Los bancos han intentado cobrar más comisiones a los clientes por sacar dinero de los cajeros automáticos.
  • El Gobierno ha echado atrás la medida temporalmente, pero deja la puerta abierta a otras subidas.

Pagar por algo tan habitual como sacar dinero en un cajero no es algo que le haga gracia a nadie. Sin embargo, parece que cada vez va a ser más difícil no hacerlo. Las entidades bancarias están presionando muy fuerte desde hace unos meses para que el uso de los cajeros sólo sea gratis para sus clientes. Se trata de un movimiento que pretende perjudicar a los bancos que no tienen sucursales o a los nuevos actores que vayan a entrar a competir al mercado en los próximos tiempos. Es lo que muchos analistas han llamado la “guerra de los cajeros automáticos”.

Los reguladores y el Gobierno han tomado cartas en el asunto y de momento han conseguido que los bancos tengan que dar un paso atrás. Sin embargo, esto no significa que los usuarios no vayan a tener que pagar por el servicio, sino que sólo tendrán que abonar una comisión por hacerlo, aunque aún no se sabe de qué cuantía.

Redes de cajeros

Los cajeros españoles funcionan en 3 grandes redes: Servired, Euro 6000 y 4B. Hasta ahora, los clientes de la mayor parte de los bancos podían hacer un uso gratuito de los cajeros que no fueran de su entidad siempre que pertenecieran a la misma red de cajeros. A cambio, su banco tenía que afrontar un coste bajo, en torno a 65 céntimos de euro, que debía pagar al propietario del cajero para que su cliente hiciera uso de él. Después, el banco propietario de la tarjeta podía cobrar una comisión a su cliente para compensar ese gasto o no hacerlo y asumirlo él.

Este sistema, en principio, protegía a los bancos que se ocupaban de la red de cajeros ya que siempre se cobra por su uso, aunque era un coste razonable que en ocasiones asumía el banco emisor de la tarjeta y en otras el cliente. De esta manera, se aseguraba que el que se ocupaba de instalar y mantener cajeros automáticos no perdía dinero con ellos.

Bancos y comisiones

Caixabank cobra 2 euros por retirada

Caixabank, el banco español con más cajeros propios, fue el primero que decidió acabar con este modelo. Desde el pasado mes de marzo empezó a cobrar 2 euros por cada retirada de efectivo realizada en sus cajeros por cualquier usuario que no fuese cliente de la entidad. A esta comisión hay que sumarle la otra que cobra al banco emisor de la tarjeta, que muchas veces acaba pagando también el cliente.

Caixabank empezó a cobrar 2 comisiones por sacar dinero: una al banco y otra al usuario

El banco argumentó que mantiene una enorme red de cajeros automáticos que, además, cada vez son más sofisticados y completos. Y que por ello la comisión de 65 céntimos que le abonan el resto de entidades no era suficiente para hacer frente al mantenimiento de más puestos y el mantenimiento de los existentes.

Otras entidades se apuntan a la subida

Otros bancos decidieron entonces seguir a Caixabank en esta medida. Santander y BBVA anunciaron que cobrarían los 2 euros a partir del mes de octubre, aunque los primeros acabaron dando marcha atrás antes.

Santander y BBVA quisieron cobrar también los 2 euros, pero el primero se ha echado atrás

Todos argumentan que los cajeros automáticos les suponen un gasto que no recuperan, ya que su instalación y mantenimiento son muy caros, pero lo cierto es que es un golpe a las entidades que no disponen de una red propia.

Golpe a los bancos sin cajeros

ING Direct y EVO son entidades bancarias que no poseen casi ningún cajero automático propio y apenas cuentan con sucursales físicas. Este ahorro de coste les permite ofrecer algunos servicios más baratos a sus clientes, eliminando casi todas las comisiones de servicios que sí que cobran otros bancos.

Hasta ahora, permitían a sus clientes sacar dinero gratis en una gran cantidad de cajeros automáticos, ya que asumían el coste de las comisiones que les cargaban el resto de bancos (los 65 céntimos). Sin embargo, con el nuevo movimiento, los clientes de estas entidades tendrían que empezar a pagar por utilizar este servicio, algo que algunos no han hecho durante años y que fue precisamente lo que les interesó de estas entidades originalmente.

Con este movimiento, los grandes bancos asestarían un duro golpe a estos bancos sin redes físicas propias, pero también a uno de los actores más temidos que está por llegar: Google. El gigante tecnológico americano ya emite tarjetas de débito en los Estados Unidos, y se sabe que en menos de 2 años operará en Europa también como entidad bancaria, probablemente con un modelo similar al de los bancos sin sucursales ya existentes.

Oposición del Banco de España

El Banco de España, entidad regulatoria competente en este sector, avisó a finales de julio de que se oponía a la creación de estas tasas, ya que suponían un cobro doble por el mismo acto: a cambio del servicio de sacar dinero se pide dinero tanto al cliente como al banco emisor de la tarjeta.

Después de este anuncio, Banco Santander dio marcha atrás en su intención de cobrar, pero Caixabank y BBVA siguieron adelante con sus intenciones, lo que forzó al Gobierno a intervenir para atajar la situación.

Un Real Decreto frena la dobla comisión

El Ejecutivo tomó medidas el pasado 2 de octubre, aprobando un Decreto Ley que prohíbe a los propietarios de los cajeros cobrar más de una comisión por cada retirada de efectivo. En la práctica, esta medida interrumpe los cobros que llevan a cabo a día de hoy algunas entidades, entre las que destaca Caixabank.

No obstante, esto no significa que la situación vaya a volver a estar como antes. El Decreto Ley prohíbe que se cobre más de una vez por el mismo concepto, pero no establece un coste máximo para la comisión a aplicar. Por eso, a partir del 1 de enero (fecha tope que se ha dado a los bancos para adaptarse a la nueva regulación), los propietarios de los cajeros podrán cobrar el importe que deseen por retirada, aunque sólo podrán pasarle la factura al banco dueño de la tarjeta.

Un Decreto Ley ha impedido de momento la doble comisión

De esta manera, se permite de facto el subir la comisión al cliente, ya que si el importe que tiene que pagar el emisor de la tarjeta pasa de los originales 65 céntimos a 2 o 3 euros por retirada, probablemente tendrán que repercutir ese coste en los clientes.

ING, uno de los más afectados por esta medida, ya ha llegado a un acuerdo con Banco Popular, propietario de unos 2.600 cajeros automáticos en toda España, para que sus clientes puedan hacer uso gratuito de ellos. No obstante, esto supone una reducción enorme del número de máquinas que los clientes del banco naranja pueden utilizar sin coste, ya que antes podían hacerlo en los más de 12.000 puntos 4B que hay en España.

Comparar entre entidades bancarias

El número de cajeros con el que cuenta cada entidad pasa por tanto a ser otro de los factores que hay que tener en cuenta a la hora de elegir banco, como ya lo eran antes las comisiones de servicio o la rentabilidad de los depósitos.

Para comparar entre distintas entidades bancarias lo mejor es utilizar el comparador de finanzas de Rastreator, en el que se pueden encontrar los productos de distintas entidades bancarias y elegir la que mejor se adapta a las necesidades de cada uno.
COMPARAR HIPOTECAS, DEPÓSITOS Y PRÉSTAMOS

Javier BarrosoRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Finanzas