El pago con el móvil, a un paso de su implantación

  • La tecnología NFC permite que sea posible pagar en comercios a través del smartphone
  • Entidades bancarias, fabricantes de móviles y de sistemas operativos han lanzado aplicaciones de pago a través del móvil
  • Bizum es una funcionalidad de pago por el móvil que se prevé estará integrada en la mayoría de entidades bancarias que operan en España

pago-movil-3

Los avances tecnológicos pretenden ayudar a que nuestro día a día sea cada vez más sencillo. Concretamente, el teléfono móvil e Internet son las innovaciones más revolucionarias de las últimas décadas y que más ha cambiado la vida cotidiana. Y es que gracias a ellos podemos comunicarnos desde cualquier parte del mundo, además de gestionar infinidad de aspectos tanto de nuestra vida privada como profesional.

Uno de ellos es el ámbito de las finanzas. En concreto, el sector de la banca está inmerso época de transformación digital. Hoy en día es posible consultar los movimientos de nuestras cuentas bancarias, hacer una transferencia o gestionar los ahorros en nuestro smartphone, desde el autobús, metro o la consulta del médico. Y no sólo eso. También es posible usar el móvil como cartera y pagar en comercios con sólo acercarlo al TPV. Si bien ésta es una tecnología que todavía no ha terminado de cuajar en nuestro país, las nuevas aplicaciones y funcionalidades que han aparecido últimamente hacen pensar que su implantación está cerca.

La tecnología NFC, el cómo del pago por el móvil en comercios

Desde hace años existen soluciones que permiten a los usuarios hacer pagos en establecimientos físicos a través de su móvil, como si de una tarjeta se tratara. La tecnología NFC (Near Field Communication) o tecnología de conexión por contacto fue la impulsora de este tipo de pago. Se trata de una tecnología inalámbrica que funciona a corto alcance, conectando dos dispositivos simplemente al mantenerlos a una distancia cercana (unos 10 cm) o con un toque entre ellos. Nació pensada para teléfonos y dispositivos móviles con finalidades como la identificación, recogida e intercambio de información y sobre todo, el pago. Actualmente la usamos a diario en tarjetas de identificación, abonos transporte o tarjetas contactless.

De esta forma, para poder pagar en comercios por el móvil es imprescindible que, por un lado el establecimiento disponga de un TPV NFC y por otro, que el smartphone con el que se vaya a hacer la compra cuente con una SIM NFC o un chip NFC y tenga instalada la app o funcionalidad que permita realizarla. Tras esto, para confirmar el pago bastaría con abrir la app, elegir la tarjeta que queramos utilizar y acercar el teléfono al TPV contacless. Dependiendo de la funcionalidad que se elija, el pago se confirmará mediante un código de seguridad o bien, con la huella dactilar.

El panorama actual: el problema de la fragmentaciónpago-movil-2

Sin embargo, España no es un ejemplo de implantación del pago por el móvil. De hecho, según señala el estudio Total Retail 2016 realizado por la consultora PwC, en España sólo el 8% de los ciudadanos reconoce utilizar el pago por el móvil, frente al 77% que usa el metálico y el 56% las tarjetas de débito. Y todo pese a tener una de las tasas de penetración de smartphones más altas de Europa, un 80%, así como el 70% de los puntos de venta provistos de tecnología de pago contactless, según datos de GFT, firma de servicios de Tecnologías de la Información.

No obstante, en los últimos meses se han lanzado diversas soluciones que parecen haber dado un impulso a este método de pago. Samsung Pay ha llegado a España, y Android Pay y Apple Pay se espera que lo hagan en los próximos meses.

Pero es que no han sido los fabricantes de teléfonos móviles o sistemas operativos los únicos que han lanzado aplicaciones de este tipo. Prácticamente todas las entidades financieras han creado individualmente sus propias apps de pago a través del móvil para sus clientes. También los operadores de telefonía e incluso los propios comerciantes para hacer posible esta forma de pago en sus establecimientos como ha ocurrido recientemente con Mango e Inditex. Y es que ninguna empresa ha querido perderse la posibilidad de participar en esta solución de pago. Algo que más que ser una ventaja, se puede transformar en un inconveniente para el usuario.

No todas las soluciones de pago por el móvil permiten integrar las mismas tarjetas, pagar en todos los establecimientos o ser instaladas de manera universal, independientemente del banco del que se sea cliente. Esto puede generar confusión en el usuario al tener que utilizar distintas funcionalidades para pagar con el móvil en diferentes sitios, además de desconfianza por tener que introducir los datos de su tarjeta en diversas plataformas.

Bizum, la apuesta común de la banca para el pago por el móvil

Y ante tal fragmentación del mercado, surge una apuesta que pretende unificar este servicio. Recientemente se ha lanzado Bizum, un proyecto común de la Banca española que nace con el objetivo de convertirse en la funcionalidad universal para todos los usuarios. Y es que se espera que Bizum esté presente en casi la totalidad de las entidades bancarias que operan en España. Actualmente está operativo en 17 entidades.

Aunque por ahora Bizum sólo funciona para el pago entre particulares (como ya hacen otras aplicaciones como Twyp, de ING Direc), la novedad reside en que pronto cubrirá todas las necesidades habituales de pago, según informa Ángel Nigorra, CEO de la compañía:”pago entre particulares en esta primera fase lanzada en octubre, más comercio físico y tiendas online, funcionalidades que se lanzarán en los próximos meses“, declara.

Según explican desde la compañía, con Bizum se podrá disponer del dinero en cuestión de segundos en la cuenta bancaria habitual, ya que está interconectada con todos los bancos. “El consumidor sólo tiene que vincular su teléfono móvil a su cuenta bancaria para poder pagar directamente con él, sin necesidad de precargas, ni de ninguna otra operación previa, ni uso de otro instrumento de pago”, señala el CEO de Bizum.

Además, Bizum no es una aplicación, sino una funcionalidad que se integra dentro de las apps de los diferentes bancos adheridos. Así, el usuario sólo tiene que activar la opción de pagar con Bizum a través de la app de su entidad, lo que proporciona mayor seguridad al usuario: “Bizum es totalmente seguro. No implica introducir datos en una app, sino que el cliente se da de alta en su banco, aprovecha información que ya reside en los bancos y utiliza sus canales. Al ser un servicio prestado por los bancos cumple con los más estrictos estándares y regulación bancaria en materia de pagos y de protección de datos”, señala Ángel Nigorra.

La seguridad del pago por el móvil vs la tarjeta

Y es que la seguridad es uno de los asuntos que más incertidumbre despierta en el usuario. Sin embargo, lo cierto es que según opiniones de diversos expertos, pagar a través del smartphone es incluso más seguro que hacerlo con una tarjeta. La explicación parece sencilla, y es que la información y los datos de la tarjeta nunca salen de la app o la funcionalidad ni se muestran en el comercio donde hacemos la compra. Además, aunque en algunos casos la identificación del usuario se hace mediante un código PIN, también puede hacerse mediante la huella dactilar e incluso con tecnología de reconocimiento facial, o incluso de voz, lo que hace que la transacción sea mucho más segura.

Otras formas de pago a través del smartphone

Pero además, el pago por el móvil abarca más allá de las compras en comercios. Otras modalidades son el pago entre particulares o peer to peer, y el pago a través del móvil en el comercio electrónico.

Pagos peer to peer, o entre particulares

pago-movil-1
Los pagos peer to peer o pago entre particulares permiten enviar y recibir pagos de manera inmediata desde el móvil, sólo con introducir un número de teléfono y sin necesidad de conocer el número de cuenta del destinatario. Es una alternativa al dinero en efectivo que se utiliza sobre todo, para pequeños pagos entre amigos o conocidos. Entre las aplicaciones que permiten este tipo de pago destacan Twyp, del banco ING Direct, y Bizum, que actualmente está integrado en 17 entidades de las que operan en España.

En diciembre de 2015 se lanzó Twyp, que a pesar de ser una app de ING Direct, es 100% universal, o lo que es lo mismo, cualquier usuario puede utilizarla, sin necesidad de que sea cliente de esta entidad. De hecho, según señala el director de Medios de Pago del banco, Gonzalo Caselles, actualmente cuentan con unos 300.000 usuarios, de los que el 40% no son clientes de ING Direct.

Esta aplicación funciona introduciendo el número de tarjeta en la app y el usuario puede recargar saldo en ella para emitir pagos, así como hacer traspasos de dinero a su cuenta bancaria personal desde Twyp cuando lo desee. “Además, Twyp cuenta incluso con una funcionalidad para solicitar dinero a una o varias personas, con lo que alguien puede gestionar la compra de un regalo o dividir la cuenta de una cena fácilmente”, señala Caselles.

En cuanto a la seguridad al realizar pagos peer to peer con aplicaciones como Twyp o Bizum, la respuesta es similar. Desde Twyp señalan que todos los pagos son completados conforme a las regulaciones internacionales, y confirmados a través de la clave de seguridad escogidas por el usuario. Por otro lado, los datos del usuario también permanecen a salvo, ya que “en ningún caso es posible acceder a la información completa de la tarjeta ni del IBAN desde la propia aplicación“, declara Gonzalo Caselles.

El pago por el móvil en el comercio electrónico

De igual modo, también se podrá pagar por medio de estas apps o funcionalidades en las compras que se realicen a través de Internet. El usuario deberá registrar en sus carteras virtuales los datos de las tarjetas con las que quiera comprar y de este modo, no tendrá que volver a introducirlos cada vez que quiera hacer una compra online. Además, también se ha hablado de agilizar este proceso al tomar una fotografía de la tarjeta, para evitar tener que introducir los datos a mano.

Ventajas del pago por el móvil y futuras innovaciones

Pagar las compras sin preocuparse de sacar dinero en efectivo o llevar la cartera con todas las tarjetas, son algunas de las grandes ventajas del pago por el móvil. Además, el tiempo de pago se reduce considerablemente ya que basta con un gesto para completar la compra. Por otro lado, el usuario puede llevar todas las tarjetas de pago e incluso de fidelización guardadas en una misma app o cartera virtual y seleccionar la que quiera en el momento de efectuar el pago.

Y es que poder gestionar todas las finanzas personales desde el bolsillo es una realidad que cada vez está más cerca. Ya contamos con aplicaciones que nos enseñan a administrar nuestro dinero como Fintonic; nos ayudan a compartir gastos con amigos, como Splitwise o SettleUp, o incluso sacar dinero al comprar en un supermercado, como TwypCash de ING Direct. Y esto cada vez va más allá, según Ángel Nigorra, la implantación del pago por el móvil, y de Bizum en concreto, “sienta las bases para alcanzar un estándar en los pagos en tiempo real con el teléfono móvil y abre las puertas a servicios añadidos como pueden ser la factura electrónica, pagos recurrentes, financiación, programas de fidelización, etc.”.

Por otro lado, desde ING Direct señalan que en los últimos años ya se han podido observar cambios en el comportamiento de los usuarios. Según una encuesta realizada por la entidad, el 59% de la población admite que ha reducido el uso de efectivo durante el último año, y el 60% prevé que realizará más pagos con su smartphone en el futuro. Además, en dicha encuesta también se revelaba que el 39% de los españoles ha utilizado alguna vez una app para pagar sus compras o realizar pagos entre personas.

Octubre de 2016


COMPARAR HIPOTECAS, DEPÓSITOS Y PRÉSTAMOS

Cynthia RosellRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Finanzas