Derrama en la comunidad: ¿debe pagar el comercio del bajo?

La mayoría de residentes en la ciudad habitan edificios cuyos bajos son alquilados por comerciantes, bares o empresas, con quienes suelen surgir problemas cuando se les solicita el pago correspondiente a derramas relacionadas con obras de la finca. La negativa entre los arrendatarios de dichos locales es bastante común. Con frecuencia, apelan a que en la escritura pone textualmente “que no participaran de los gastos del vestíbulo, escalera, ascensor, en su caso, y terrado común, los propietarios de los departamentos de la planta baja que no utilicen tales elementos”.

Pero las comunidades más precavidas a la hora de involucrar a los inquilinos de los bajos comerciales en cualquier gasto comunitario suelen introducir en los estatutos que “siempre que se hable de pisos, se entienden incluidos tantos los departamentos destinados a vivienda, como a locales de negocio, a oficina o a cualquier otro fin”. Los propietarios se entienden así como condueños de todos los elementos comunes. Y se aclara que se consideran elementos comunes el suelo, cimentaciones, pasos, muros, fosos, patios, pozos, escaleras, porterías, ascensores, corredores, cubiertas, canalizaciones y lo demás que determinen tanto dichos estatutos como las disposiciones vigentes.

En efecto, los locales pueden a lo sumo estar exentos de gastos corrientes de escalera (limpieza, luz, etc.), ya que no utilizan esos elementos. Otro tema distinto es cuando se trata de asumir los costes relacionados con obras de remodelación o acondicionamiento de los espacios colectivos. Entonces, la normativa estatutaria contenida en la escritura de obra nueva y división horizontal, debe analizarse e interpretarse. Normalmente, existe una obligación legal del local bajo de contribuir en el pago de la derrama de la cubierta, por tratarse de un elemento común, salvo que exista en los estatutos una cláusula de exoneración expresa y específica, lo cual no siempre concurre.

No existe legislación específica que desarrolle con suficiente claridad un aspecto que suscita no pocos pleitos. Sin embargo, sí que existen en este sentido pronunciamientos jurisprudenciales de carácter interpretativo según los cuales las cláusulas de exoneración deben interpretarse de un modo restrictivo, lo cual implica que en caso de duda rige el principio comunitario de participación en dichos gastos comunitarios. De cualquier manera, dado el caso sería conveniente la convocatoria de una Junta de Propietarios a fin de adoptar el correspondiente acuerdo, recabando si fuera necesario el informe de un aparejador nombrado por la Comunidad, a fin de acreditar judicialmente si fuera necesario el carácter comunitario de la reparación. Por lo demás, desde Rastreator te insistimos en el mensaje de siempre: se vive más tranquilo en casa con un buen seguro de hogar. Elige bien el tuyo.


COMPARAR SEGUROS DE HOGAR

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de hogar