Situaciones de “inconsciencia” en los seguros de vida

La invalidez absoluta y permanente es una garantía opcional en los seguros de vida que permite a los beneficiarios percibir las prestaciones acordadas si el tomador del seguro se viera en esta situación. Pero el ciudadano común se maneja mal con la terminología relativa a los niveles de inconsciencia que la medicina reconoce, con la consiguiente confusión sobre la situación de estos pacientes. Desde Rastreator te ofrecemos unas nociones básicas para hablar con propiedad de los tres estados principales de pérdida de consciencia que en ámbitos sanitarios se reconocen.

Coma: Es una situación grave en la que el paciente parece dormido y no reacciona a los estímulos. Es un estado de no consciencia continuo que se debe a un daño cerebral que interrumpe el ciclo sueño/vigilia. El coma raramente dura más que unos días o semanas y los resultados posibles son que el paciente fallezca, que despierte paulatinamente o que pase al estado vegetativo anual de mínima consciencia.

Estado vegetativo: aquel paciente que sufre momentos alternativos de sueño y vigilia, y tiene además respuestas automáticas, pero no reaccionan a los estímulos a su alrededor.

Estado de mínima consciencia: algunos pacientes presentan una mejoría y pasan a este estado, en el que pueden obedecer órdenes simples, responder sí o no con gestos e incluso moverse. No está en estado vegetativo, pero tampoco son capaces de comunicarse de forma constante sino que permanece en una situación intermedia.

Muchos seguros de vida suelen ofrecer hoy día cobertura por invalidez que garantiza al asegurado una prima para poder cubrir los costes que esta situación le ocasionaría. En todo caso, es recomendable leer con atención todas las cláusulas de la póliza para asegurarnos de que tendríamos la cobertura adecuada si como consecuencia de un accidente (laboral o de tráfico), o de una enfermedad, nos viéramos abocados a alguno de los niveles de inconsciencia descritos.

Porque, si así fuera, no nos engañemos: las imágenes que la televisión y el cine han proyectado sobre el despertar súbito de una persona que ha estado en coma y encamada durante años no son ciertas. Quienes se encuentran en una situación de este tipo, nunca están como en las películas, en off/on, dormidos o despiertos totalmente, y no responden a todo o a nada, según aclaran los neurólogos especialistas. La recuperación, cuando se inicia (que no es siempre), no ocurre de golpe, de un día para otro, sino de forma gradual. Además, cuanto más se prolongue el estado comatoso, más improbable es el despertar.


COMPARAR SEGUROS DE VIDA

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de Vida