¿Qué diferencia hay entre la empresa comercializadora y la distribuidora de electricidad?

  • La distribuidora es la empresa que lleva la electricidad a los hogares
  • La comercializadora es la compañía que vende la energía a los consumidores a un precio pactado previamente
  • Los usuarios pueden elegir la comercializadora pero no pueden escoger la distribuidora

Dar de alta el suministro de la luz es un trámite al que se tienen que enfrentar muchas personas cuando compran o alquilan una vivienda. Antes de iniciar el procedimiento, es esencial tener claro qué tarifas existen en el mercado para cada tipo de consumidor así como saber elegir o diseñar aquella que permita adaptarse a cada consumo.

Pero contratar la luz no es el único motivo que puede llevar a un usuario a preguntarse a qué compañía eléctrica debe dirigirse. Y es que, algunos no saben qué diferencia una distribuidora de una comercializadora.

Distribuidora vs Comercializadora ¿en qué se diferencia?

Las empresas comercializadoras son 2 de los agentes que juegan un papel protagonista en el sector eléctrico y sin las cuales sería impensable que un usuario pudiera encender una bombilla al accionar un interruptor. Aunque es probable que algunos usuarios se dirijan a ellas como “la compañía de la luz” o puedan llegar a pensar que son lo mismo, la realidad es que son completamente diferentes.

Funciones

La principal diferencia entre una empresa comercializadora y una distribuidora es la función que llevan a cabo. La comercializadora es la compañía que vende la electricidad a los usuarios a un precio establecido previamente entre ambas partes. Por su parte, la distribuidora es la que se encarga de llevar la energía físicamente hasta los hogares. También es la responsable de que toda la infraestructura eléctrica necesaria (como los cables o el contador de electricidad) esté en perfectas condiciones y responde por la garantía y calidad del suministro.

Altas y bajas

Los usuarios que quieran darse de alta, de baja o cambiar de compañía tienen que acudir a la comercializadora ya que es la empresa con la que se firma el contrato de suministro eléctrico. En España, el tiempo medio para cambiar de suministrador de energía ronda los 14 días, según datos de la CNMC.  Ahora bien, es la distribuidora la que se encarga de hacer efectivas las altas y bajas así como de gestionar los cambios de titular, de potencia o tarifa.

Posibilidad de elección

Otra de las diferencias entre ambas compañías es la posibilidad de elección. Los usuarios tienen total libertad para elegir la comercializadora con la que desean contratar su tarifa de luz y gas y pueden cambiarse de una a otra las veces que lo deseen. Ahora bien, con la distribuidora no ocurre lo mismo. Estas empresas se reparten el territorio español geográficamente. De esta forma, los consumidores tendrán que conformarse con la que actúe en la localidad en la que vive, es decir, con  la que les toque.

Los usuarios pueden elegir la comercializadora pero la distribuidora es la que les toca.

La distribuidora, ¿desconocida?

A diferencia de lo que ocurre con la comercializadora, los usuarios, muchas veces, desconocen qué empresa distribuidora les corresponde. Eso se debe a que esta última no la contratan ellos mismos sino que tienen la que les toca en función del lugar en el que esté su vivienda.

En España existen, principalmente, 4 grandes distribuidoras: Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa y E.ON. Cada zona geográfica tiene asignada una empresa concreta, que será a la que la empresa comercializadora tendrá que contratar el servicio de distribución.

Cuando un usuario sufre un problema de suministro y no sabe quién es su distribuidora debe echar mano de una de sus facturas. Este documento recoge la identificación de las instalaciones que viene señalada por el Código Universal de Punto de Suministro (CUPS). Este número es siempre el mismo y se otorga a la vivienda cuando se realiza el alta del suministro. En la factura, este número va encabezado de las siglas “ES”, en referencia a España y señala cuál es la distribuidora. De este modo, el usuario podrá saber qué distribuidora le corresponde en caso de que quiera dirigirse a ella.

Comercializadora, ¿PVC o mercado libre?

Los usuarios tienen 2 opciones para contratar una tarifa de luz. Pueden acudir al libre mercado o bien acogerse al Precio Voluntario al Consumidor (PVC), que es la tarifa regulada ofrecida por las 5 comercializadoras de último recurso (CUR): Endesa, Iberdrola, Gas Natural, HC – Naturgas y E.ON.

Cambiar de comercializadora para ahorrar

Las diferencias existentes entre la distribuidora y la comercializadora de energía hacen que muchos usuarios no sepan bien a quien deben acudir si quieren ahorrar en su factura de la luz y el gas. La única posibilidad de elección que tiene una persona es la empresa con la que contrata la tarifa. Y es que los clientes pagan el 100% del coste de la electricidad a la comercializadora y es ésta la que paga a la distribuidora una cantidad regulada por el Gobierno por el servicio de llevar físicamente la electricidad a los hogares.

Junto con la comercializadora, los usuarios también pueden elegir si quieren contratar una tarifa regulada o si, por el contrario, quieren acudir al libre mercado. Las opciones que existen son muchas así que antes de tomar una decisión es importante comparar.

Rastreator.com cuenta con un comparador de tarifas de luz y gas para facilitar a los consumidores la contratación de la tarifa que más se adapte a sus necesidades.

Marzo 2016
COMPARAR TARIFAS DE ENERGÍA

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Tarifas de Energía