Cómo pedir el informe de un coche de segunda mano

3 minutos
  • A la hora de comprar un coche, es necesario recabar toda la información sobre él sobre todo si es un vehículo de segunda mano
  • La Dirección General de Tráfico tiene un registro público de vehículos, que puede ser consultado por los interesados

informe coche segunda manoCuando alguien decide comprar un coche, el primer paso es informarse. Si se trata de un vehículo de segunda mano, este proceso es clave en la compra. Pero, ¿de dónde se sacan todos los datos? En España hay dos maneras de conseguirlos: a través de la DGT o de la empresa Carfax.

A la hora de comprar un coche, es necesario recabar toda la información sobre él. Un proceso que cobra especial importancia cuando se trata de un vehículo de segunda mano. Es una operación que lleva intrínsecos una serie de riesgos y por ello hay que tomar precauciones con el fin de evitar un desastre. Además de no precipitarse, resulta clave tener toda la información acerca del estado administrativo del vehículo. Y estos datos sólo se pueden extraer del informe de un vehículo.

El informe de un coche de segunda mano es un documento con el que el usuario podrá saber si el coche que pretende comprar tiene la ITV al día y si posee cargas pendientes que impidan ponerlo a su nombre como, por ejemplo, créditos sin terminar de pagar o reservas de dominio sin retirar. A esto hay que añadir, el número de propietarios, los datos del último, si es un vehículo importado o si ha tenido algún accidente. En España estos informes se pueden conseguir a través de la Dirección General de Tráfico (DGT) o contratando los servicios de una empresa privada.

Dirección General de Tráfico (DGT)

La Dirección General de Tráfico (DGT) tiene un registro público de vehículos, que puede ser consultado por los interesados y por terceras personas que tengan un interés legítimo y directo. Es un sistema que facilita información, pero de forma reducida. Es decir, sólo permite confirmar la identificación del vehículo y proporciona un indicador sobre si consta alguna incidencia que pueda afectar al coche.

Si el conductor necesita profundizar más, existe la opción de obtener informes de pago sobre un determinado coche y que son más detallados porque incluyen datos como:

  • Titularidad del vehículo
  • Datos técnicos
  • Número de titulares anteriores
  • Situación administrativa, es decir, si está autorizado para circular
  • Fecha de caducidad de ITV
  • Cargas o gravámenes que impiden la transmisión del vehículo

Informe completo

Este documento es el que recoge la información administrativa de coche así como la identificación del titular, el municipio donde está domiciliado, el historial de las ITV, el kilometraje, el número de titulares o las cargas, entre otros. A esto añade la puntuación de la EuroNCAP y el mantenimiento que figure en el registro.

Informe de datos técnicos

Se trata de la información con la que el conductor podrá acceder a los datos básicos que identifican el coche. Asimismo, incluye la parte técnica: potencia, combustible, masas máximas, etc.

Informe de cargas

A la identificación del vehículo, añade las cargas o limitaciones de disposición que pueden constar y afectar a procesos como, por ejemplo, un cambio de titularidad.

Informe de vehículos a nombre de un conductor

Este informe refleja los coches que están a nombre del interesado en el momento de la consulta. Sólo reflejan los datos de los vehículos activos.

Informe de vehículos sin matricular

Este documento tiene como objetivo certificar si, en el registro, consta la matriculación del vehículo consultado.

Cómo solicitar el informe

La persona que haga la consulta debe reunir dos datos básicos: la matrícula del vehículo y el número de bastidor. Si no dispone de éste, también valdría con el Número de Identificación de Vehículo (NIVE), que es el DNI del coche y está compuesto por 32 dígitos. Con esta información, se procede a la solicitud por dos vías: Jefatura de Tráfico o internet.

Para realizar este trámite presencialmente es necesario solicitar una cita previa por internet o llamando al 060. El usuario deberá tener en su poder la siguiente documentación:

  • Impreso oficial de la solicitud: está disponible en la propia Jefatura.
  • Motivo de la solicitud.
  • Identificación del interesado con documento oficial que acredite la identidad y domicilio.

Por otro lado, la persona que necesite esta información puede autorizar a un representante que lleve a cabo estos trámites en caso de no poder hacerlos por su cuenta. Para ello tendrá que añadir el modelo de representación disponible en la web de la DGT o hacerlo por internet a través de la sede electrónica del citado organismo. Si estas opciones no sirven, existen otras a disposición del usuario:

  • Gestoría: este proceso se puede llevar a cabo a través de un gestor e igual que sucede en la DGT, hay dos vías: presencialmente o a través de un correo electrónico. Suelen resolverlo en un plazo, aproximado, de 24 horas y el coste ronda los 20 euros.
  • Club de automovilistas: entidades como el RACE o CEA permiten que tanto socios como no socios soliciten estos informes vía e-mail. Los plazos son semejantes a los de la gestoría, pero no los precios ya que van desde los 14,65 a los 24 euros en función de si se pertenece o no a los citados clubes.
  • Diferentes webs: existen varias páginas que se encargan de hacer el trámite por la persona a cambio de diferentes tarifas que van desde los 12 a los 24 euros. En función del precio, el plazo de entrega del informe será más o menos breve.
  • Internet: si opta por la vía telemática, el usuario debe tener en su poder el certificado digital del DNI electrónico o la clave del mismo. A esto hay que añadir que el terminal elegido para llevar a cabo el proceso debe cumplir ciertos requisitos técnicos. Si es el caso, para conseguir el informe tendrá que acceder al servicio con el certificado digital, introducir el número de la matrícula, el bastidor del vehículo o el NIVE y el motivo de la consulta, añadir los datos de la tasa adquirida previamente y descargar el informe.

Las tasas del informe

El informe completo tiene un precio, que ronda los ocho euros, que debe abonarse independientemente de la vía que se elija para solicitarlo. En el caso de que escoja hacerlo de forma presencial podrá pagarlo de dos maneras: en la Jefatura de Tráfico (sólo con tarjeta de crédito o débito) o en aquellas entidades financieras adheridas al pago de tasas pagando en efectivo o a través de un cargo en una cuenta bancaria. Si la opción elegida es internet, el abono se puede hacer en la sede electrónica de la DGT con tarjeta de crédito o débito o con un cargo en una cuenta bancaria. Sea como sea, cuando solicite el documento, el usuario tendrá que descargar la tasa para poder aplicarla al trámite.

Obtener el informe a través de CARFAX

Se trata de una empresa que nació en 1984, tiene su origen en Estados Unidos y llegó a Europa en 2007. Su foco de trabajo son los informes de tráfico y para elaborarlos extrae información de diferentes fuentes; incluso, en ocasiones, contiene datos adicionales a los proporcionados por la DGT. Su base de datos acumula más 8 millones de entradas extraídas de aquellos trabajos de mantenimiento y reparaciones realizados en talleres de casi 20 países europeos. Además, lo complementa con los kilómetros con los que se han realizado estas revisiones. El problema de esta información es que es un tanto variable: en algunos casos el informe es más extenso que el de la DGT y en otro es más escaso.

Igual que sucede en el caso anterior, esta documentación tiene dos versiones: gratuita y de pago. En la primera de ellas, el conductor sólo podrá saber cuántos registros hay sobre el coche que quiere comprar. En la segunda obtendrá toda la información completa y para ello tendrá que pagar 9,99 euros. El único requisito que necesitará el usuario será conocer el número de bastidor (VIN), un número de 17 dígitos que se puede sacar del informe de tráfico o del vendedor.

El informe de Carfax

Este documento contiene información sobre el coche y, además de un resumen con los datos técnicos, incluye una línea del tiempo que resume la historia del vehículo, los problemas que ha tenido hasta el momento y unos puntos que se consideran como los más destacados. Eso sí, quien consulte estos datos debe tener en cuenta que nunca encontrará nada concreto acerca del propietario o propietarios previos. La Ley de Protección de Datos prohíbe enseñarlos, pero sí permite mostrar cuándo y dónde ha sido transferido.

Encuentra el mejor seguro para tu coche de segunda mano

Elegir un coche es un proceso algo complicado y largo. Por ello, cuando lo has comprado ya solo quieres disfrutar y no preocuparte por nada más. Para eso, necesitas contratar un seguro de coche que se adapte a tu vehículo y al uso que le vas a dar. Encontrar la póliza es fácil si utilizas herramientas como el comparador de seguros de coche de Rastreator. Respondiendo a un breve cuestionario la página te mostrará las ofertas que las aseguradoras tienen para ti.