Enfermos crónicos, nuevas víctimas del copago sanitario

23 de septiembre de 2013

A partir del próximo 1 de octubre todos los enfermos con dolencias como la hepatitis, artritis, leucemia o cáncer, entre otras enfermedades graves o crónicas, se verán afectados por un nuevo copago. En este caso se aplicará un copago del 10% para fármacos de dispensación ambulatoria en hospitales.

La nueva normativa se publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del pasado jueves 19. Mediante esta resolución se modificaron las condiciones de financiación pública de los medicamentos que “sin tener la calificación de uso hospitalario, tienen establecidas reservas singulares en el ámbito del Sistema Nacional de Salud consistentes en limitar su dispensación a los pacientes no hospitalizados en los servicios de farmacia de los hospitales. Dichos medicamentos estaban exentos de aportación del usuario“. De este modo, la aportación reducida es de un 10% del PVP de los medicamentos, con un máximo actualmente fijado en los 4,20 euros.

Concretamente el copago se aplica a 157 prestaciones farmacológicas de más de 50 medicamentos para dolencias graves, difíciles de tratar y de tratamientos prolongados en el tiempo. Entre estos productos, que solo se dispensan en los hospitales aunque el tratamiento se siga en el domicilio del enfermo, se encuentran los más utilizados para el cáncer de mama avanzado, de riñón, de pulmón y de próstata, tumores cerebrales, psoriasis, leucemia, linfoma cutáneo, hepatitis B y C, artritis reumatoide, enfermedad de Crohn, o esclerosis múltiple.

Copago para todos

El número de copagos continúa en aumento. Desde el mes de julio de 2012 existe un copago general que va del 40% al 60% dependiendo de los ingresos anuales. Por su parte, los pensionistas, según el servicio de salud de Madrid, tienen que abonar un 10% del PVP del medicamento o producto sanitario. Existen, además, 425 fármacos de consumo habitual cuyo importe ha de pagarse íntegro. Asimismo, el Partido Popular impuso un copago de cinco euros por trayecto en ambulancias no urgentes con un tope de entre 20 y 60 euros al mes según los ingresos, y el pago de un porcentaje de las prótesis, sillas de ruedas y muletas.

Rechazo general del copago sanitario

Diversas asociaciones han mostrado su descontento frente a esta nueva medida. Facua indica que “es otro ejemplo de crueldad del Ministerio de Sanidad con los más débiles” y señala que es otro paso más del Gobierno por desmantelar el sistema sanitario español gratuito, público y universal. Además, en un comunicado de la organización, recuerda que los argumentos con los que justificaban otros copagos eran la “penalización para evitar despilfarros”, sin embargo, “tanto en este tipo de enfermos graves como en el resto, esta justificación no tiene sentido debido a que es el facultativo quien receta los medicamentos que considera necesarios para el enfermo”. Por tanto, la asociación señala que “es el derecho a la salud lo que se está cuestionando”.

Por su parte, la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, FADSP, señala que, según las encuestas, entre el 12,4 y el 16,8% de los pensionistas no retiran los medicamentos prescritos por problemas económicos. Por lo que entienden que este nuevo copago agrava la situación al producir más problemas en el acceso a los medicamentos y “generará un aumento de la morbilidad y de la mortalidad en los grupos de población con bajos ingresos y graves problemas de enfermedad”. Se trata, según la federación, de una agresión más del Ministerio de Sanidad a los más pobres y más enfermos.


COMPARAR SEGUROS DE SALUD

¿Te ha resultado interesante?

¡Gracias por darnos tu opinión!

Rastreator Rastreator.com