¿Cómo puedes personalizar tu seguro?

  • Un 48% de los españoles demandan la posibilidad de poder pagar únicamente por los servicios que utilizan
  • La modalidad de pago por uso permite fijar la prima del seguro de automóvil en función del modo de conducción de cada cliente

Rastreator - Seguro a TercerosTu seguro ya sabe cómo te comportas. La calidad de tu conducción, el consumo de tu hogar o el estado de tu salud son solo algunos de los registros que las compañías poseen sobre ti. Se trata de la respuesta que las aseguradoras están empezando a dar a sus clientes con el objetivo de cumplir uno de sus requerimientos: ofrecer la posibilidad de personalizar sus pólizas y pagar solo por los servicios que utilizan.

Si hace años era inimaginable contratar un seguro a través del ordenador, hoy parece que otras alternativas hasta ahora no contempladas empiezan a ver a la luz. El pago por uso es una de ellas.

Y es que, según el ‘V Estudio de comparación Online hacia el Ahorro Inteligente’, casi la mitad de los españoles (48%) demandan la posibilidad de pagar únicamente por los servicios que utilizan cuando adquieren un seguro de Coche, ya que uno de cada cuatro (26,4%) cree que paga por coberturas que no necesita.

Para satisfacer esta demanda se ha creado la modalidad de pago por uso en las pólizas de auto, con la que se ajustan tarifas y se ofrecen servicios de acuerdo a las necesidades de cada conductor. La posibilidad de personalizar este producto a través de la telemática es solo una de las alternativas que existen en el mercado asegurador. En Rastreator.com te contamos cómo puedes adaptar a tus necesidades personales y financieras a este y otros seguros.

Personalizar el seguro de Coche

El seguro de Coche es uno de los productos más extendidos en el mercado asegurador. Y es que en España, por ley, todos los vehículos deben tener, como mínimo, una póliza que cubra la responsabilidad civil obligatoria. El tipo de seguro, así como las coberturas son los factores más importantes que se han de tener en cuenta para poder contratar un producto adecuado a las necesidades de cada conductor, aunque también habrá que vigilar otros aspectos:

Tipos de seguro de Coche

Para acertar con la póliza de automóvil, lo primero que deberá decidir el conductor es el tipo de seguro que tendrá que contratar en función de las necesidades. En el mercado actual existen varias posibilidades:

  • Seguro a terceros: está diseñado para cubrir los daños ocasionados a otros conductores o vehículos como consecuencia de un accidente provocado por el propio conductor.
  • Seguro a terceros ampliado o combinado: incluye, al igual que el seguro a Terceros, la Responsabilidad Civil obligatoria, además de otras coberturas como lunas del vehículo o robo del coche.
  • Seguro a todo riesgo: este tipo de póliza cubre todos los supuestos anteriores e incluye la cobertura de daños propios, es decir, aquellos producidos en el propio vehículo.
  • Seguro a todo riesgo con franquicia: tiene las mismas coberturas que el todo riesgo pero, en caso de siniestro con culpa, el asegurado tendrá que asumir parte de la reparación de su vehículo, en función de lo que se haya establecido en el contrato.
  • Seguro de pago por uso: permite fijar la prima en función del modo de conducción de cada cliente y ajustar los servicios de acuerdo a su perfil. A través de un dispositivo telemático instalado en el vehículo se recogen los datos de conducción que se envían a la aseguradora para que calcule lo que el cliente deberá pagar. Aunque cada vez son más compañías las que ofrecen este tipo de pólizas, no todas las comercializan por el momento.

Elegir las coberturas adecuadas

Una vez elegido el tipo de seguro, habrá que valorar si son necesarias coberturas complementarias en función del riesgo al que se enfrente el conductor. No se trata de tener cuantas más mejor, sino de elegir las más adecuadas para cada perfil. Algunas de las más frecuentes son:

  • Cobertura de robo. Esta garantía es interesante para vehículos que, por ejemplo, no cuenten con garaje propio y tengan que aparcar en la calle.
  • Asistencia en viaje. Aunque muchos seguros cubren la asistencia en viaje, es necesario comprobar el ratio de traslado que está garantizado o hasta qué tipo de vías llega este servicio, ya que de lo contrario sería conveniente ampliarlo si el conductor lo necesitara.
  • Retirada de carné. Esta cobertura garantiza un subsidio diario en caso de que al conductor se le retire el carné por alguna circunstancia no penal. Sería conveniente para aquellos que tuvieran pocos puntos en su permiso de conducir o para quienes les guste pisar en exceso el acelerador.

¿Contratar franquicia en el seguro de Coche?

Tras decidir el tipo de seguro y las coberturas contratadas será importante valorar si se contrata una franquicia o no. Si se opta por la primera opción, la prima será más barata, aunque en caso de siniestro el asegurado deberá asumir una parte de los gastos. Esto significa que si el cliente contrata un seguro con una franquicia de, por ejemplo, 500 euros, este deberá hacerse cargo, en caso de siniestro, de los costes ocasionados hasta ese límite. El resto será asumido por la compañía aseguradora.

Si el conductor no quisiera asumir ningún gasto extra en caso de accidentes, podrá prescindir de la franquicia contratando un seguro a todo riesgo, aunque con este la prima se encarecerá considerablemente.

Pago único o fraccionado

La forma de efectuar el pago será otra de las claves para personalizar el seguro de Coche. En este caso, las aseguradoras ofrecen dos opciones: pago único o fraccionado. Mientras que el primero suele ser más barato al ser abonado de una vez, el fraccionado brinda la posibilidad de ingresar el importe de manera mensual, trimestral o semestral, haciendo más cómodas y asumibles las cuotas.

Personalizar el seguro de Salud

¿Por qué contratar un seguro de Vida?Contratar una póliza a medida no es posible solo en los seguros de Coche. El seguro de Salud es otro producto que ha ido evolucionando para adaptarse a las necesidades de los clientes. A través de las pólizas modulares ahora es posible pagar únicamente por los servicios que el asegurado demanda.

Con el seguro de Salud modular, los clientes podrán acceder a medicina privada y elegir entre:

  • Asistencia primaria: incluye medicina general, pediatría y puericultura, ambulancias y análisis clínicos básicos.
  • Especialistas: con medios de diagnóstico y tratamientos en consulta.
  • Hospitalización: contempla hospitalización médica, quirúrgica y pediátrica sin límite de días.

Además, también es posible combinar módulos y crear un producto hecho a medida con los servicios que se necesiten.

Aunque se trata de la opción más novedosa para personalizar el seguro Médico, lo cierto es que existen otras posibilidades. Para ello, al igual que con la póliza de auto, los asegurados tendrán que tener en cuenta el tipo de producto y las coberturas que son más adecuadas a sus necesidades.

Tipos de seguro de Salud

Si el asegurado opta por una póliza tradicional, deberá conocer qué productos existen en el mercado para contratar el más cercano a sus necesidades médicas. Actualmente, podemos encontrar:

  • Cuadro médico sin copagos. Mediante el pago de una prima única el asegurado podrá acudir a la consulta incluida en el cuadro médico tantas veces como desee sin pagos adicionales.
  • Cuadro médico con copagos. Ofrece los mismos servicios que el anterior pero incluye, además de la prima, un importe que el cliente deberá pagar por cada visita o consulta.
  • Cuadro médico más reembolso. Incluye el cuadro médico sin copago y, además, cuenta con la opción de reembolso, que permite al asegurado (previo pago) visitar a otros profesionales y centros fuera del cuadro médico recibiendo un reembolso posterior por parte de la compañía.
  • Producto médico sin hospitalización. A través de esta póliza el usuario podrá acceder al cuadro médico de la compañía pero sin tener cubiertas las hospitalizaciones ni las cirugías.
  • Dental. Puede contratarse dentro de un seguro de Salud completo o como un producto en sí mismo. La peculiaridad de estas pólizas es que suelen llevar asociadas un copago y no cubren la totalidad de los tratamientos.

Elegir las coberturas adecuadas

Aunque el seguro Médico suele incluir de forma general todas las patologías, en ocasiones se hace necesario contratar coberturas específicas para completar la póliza, ya que existen determinados servicios que no suelen estar cubiertos. Entre estos encontramos:

  • Técnicas especiales de tratamiento. Aerosoles, láser quirúrgico, oncología, rehabilitación o tratamiento del dolor son algunos servicios adicionales que no contemplan todas las pólizas.
  • Planificación familiar. Si el asegurado contrata un producto pensando en el futuro para ampliar la familia, es probable que le interese tener ciertos servicios cubiertos como diagnóstico de causas de esterilidad o infertilidad y tratamientos para combatirla.
  • Cobertura dental. Puede ser contratada como un servicio adicional al seguro de Salud e incluye consultas, urgencias, pruebas diagnósticas, limpiezas bucales, así como obturaciones, endodoncias, ortodoncias o implantes.
  • Otros servicios. Segunda opinión médica, rehabilitación, fisioterapia, trasplantes, prótesis o acupuntura son algunos de los servicios que también se pueden añadir adicionalmente a la póliza si esta no los recoge.

Pago único, fraccionado y copagos

Otro de los aspectos que el asegurado puede adaptar a sus necesidades en las pólizas de Salud también es la regularidad de los pagos. Al igual que el seguro de Auto, la duración del contrato es anual prorrogable, aunque el cliente podrá elegir la modalidad de pago que más le interese. En este sentido, podrá fraccionarlo de forma mensual, trimestral o semestral. No obstante, esto implicará hacer frente a un recargo.

Además, si el usuario cuenta con un seguro con copago tendrá que abonar los gastos médicos, aunque en este caso deberán ser liquidados de forma mensual.

Personalizar el seguro de Hogar

Rastreator- deuda hipotecaPersonalizar el seguro de Hogar puede resultar clave para afrontar imprevistos. Y es que, aunque se trata de una póliza que no es obligatoria (salvo la de incendios), puede llegar a ser muy necesaria si no se quiere desembolsar de más. Según el ‘V Estudio de Comparación Online hacia el Ahorro Inteligente’,  un 8,5% de los españoles reconoce que se ha arrepentido de no haber contratado un seguro de Hogar o no haber ampliado sus coberturas debido a algunas malas experiencias. Con ello, un 16,5% ha tenido que hacer frente en alguna ocasión a reparaciones caras.

Al igual que en los seguros de Salud, algunas compañías ofrecen en el ámbito del hogar la posibilidad de contratar una póliza por módulos. Los más frecuentes son:

  • Módulo básico. Cuenta con las coberturas básicas de un seguro de Hogar, como incendios, defensa jurídica o fenómenos atmosféricos.
  • Módulos opcionales. Incluye, además de los servicios básicos, algunos como daños eléctricos, daños por agua, robo o responsabilidad civil de perros peligrosos, entre otros.
  • Módulos extra. Se trata de la póliza más completa, en la que se contempla la cobertura a mascotas, plantas o personal doméstico.

Además de comercializar los productos por módulos, algunas compañías ofrecen la posibilidad de elegir el tipo de seguro y seleccionar solo las coberturas que el cliente necesite.

Tipos de seguros de Hogar

Si el asegurado prefiere contratar un producto y personalizarlo eligiendo después las coberturas que más le convengan, podrá elegir entre varios seguros:

  • Seguro de Hogar básico. Es el más sencillo y, al igual que el módulo básico, incluye los servicios más esenciales. Es recomendable en casas en las que no haya muchos objetos de valor o mobiliario excesivamente caro, como en viviendas alquiladas o segundas residencias.
  • Seguro de Hogar Intermedio. Si el asegurado desea proteger objetos de valor especial o la responsabilidad civil de una mascota deberá contratar una póliza intermedia, que amplía las coberturas de la básica.
  • Seguro de Hogar Completo. Además de todo lo anterior, este producto añade reparación de electrodomésticos, mantenimiento de equipos informáticos y servicios de bricolaje. Asimismo, incluye el hurto y el atraco fuera del domicilio.

Elegir las coberturas adecuadas

Otro de los aspectos clave para el ahorro en el seguro de Hogar es que la póliza se adapte perfectamente a las características del inmueble ya que no será lo mismo, por ejemplo, la ciudad en la que el asegurado viva o el hecho de que cuente con objetos de valor o no. Todas estas variaciones son las que alteran el precio del seguro, de ahí la importancia de personalizar al máximo, ya que cada persona tiene unas necesidades concretas. Algunas de las coberturas adicionales son:

  • Daños por inundación o subida de corriente eléctrica. Si la vivienda del asegurado se encuentra en una zona propensa a inundaciones o fuertes lluvias, es probable que esta cobertura sea necesaria.
  • Sustitución de cerraduras. No será lo mismo vivir en una localidad tranquila en la que apenas se producen robos en las viviendas, que tener la casa en una gran ciudad, más propensas a los hurtos. En este último caso, la cobertura de sustitución de cerraduras podría ser una buena opción.
  • Mobiliario y joyas. Aunque puede ser contratado como un producto directamente, también este servicio puede ser añadido como una cobertura extra si el usuario desea proteger el contenido del inmueble.

Pago único o fraccionado

Si el asegurado decide pagar la prima en varias cuotas podrá hacerlo, aunque no siempre. Esta opción suele estar disponible en los seguros de Hogar Completo y en algunos de la modalidad intermedia. No obstante, en esta última no se suele contemplar el pago mensual, sino el trimestral que, generalmente, implica un recargo adicional.

Personalizar el seguro de Vida

¿Por qué contratar un seguro de Vida?El seguro de Vida es uno de los productos más versátiles que existen en el mercado, ya que ofrece múltiples opciones a los asegurados en función de las necesidades que tengan en vida o después de ella. Por lo general, cubrir el fallecimiento del tomador o tener un colchón en caso de invalidez son los motivos más frecuentes para contratar esta póliza, aunque existen diferentes opciones.

Tipos de seguros de Vida

Para elegir el mejor seguro de Vida, el usuario deberá conocer cuáles son sus necesidades, ya que podrán ser cubiertas por un tipo de seguro u otro:

  • Seguro de Vida riesgo. Es el más común en caso de fallecimiento. Con esta modalidad, el beneficiario de la póliza recibirá el capital estipulado en caso de muerte del asegurado.
  • Seguro de Vida ahorro. Está destinado a aquellas personas que quieren contar con una rentabilidad extra en vida. Consiste en el pago de unas primas que serán percibidas por el asegurado cuando llegue la fecha de vencimiento de la póliza (previamente estipulada).
  • Seguro de Vida mixto. Si el asegurado quiere que su póliza contemple los dos escenarios anteriores, deberá contratar este producto, ya que le garantizará tanto el pago del capital en caso de muerte al beneficiario, como la rentabilidad extra en vida cuando se produzca el vencimiento del seguro.

Elegir las coberturas adecuadas

Los seguros de Vida pueden incluir coberturas adicionales que no tienen por qué estar incluidas en todas las pólizas de este tipo pero que sí pueden ser determinantes para que un seguro sea más completo que otro. Entre ellas destacan:

  • Testamento online. Si el asegurado quiere que su póliza incluya la posibilidad de hacer el testamento de forma gratuita podrá obtenerla a través de esta cobertura.
  • Atención psicológica. Este servicio garantiza  la atención psicológica tras la muerte de un ser querido o en casos de invalidez o cáncer.
  • Anticipo de capital. Mediante esta garantía se abona al cliente una cantidad de dinero determinada en caso de que padezca una enfermedad grave para que pueda hacer frente a los gastos derivados del tratamiento.

¿Seguro individual o colectivo?

Una de las posibilidades que ofrece el seguro de Vida es la de suscribir el producto de manera individual o colectiva. Si una sola persona desea ser la única tomadora y que los beneficiarios de la póliza sean otros, deberá decantarse por el primero. Si lo que se pretende es que varios miembros de la familia estén asegurados a la vez, el cliente podrá decantarse por el seguro colectivo.

Prima única, vitalicia o temporal

A la hora de personalizar el pago en el seguro de Vida, el usuario deberá saber que, en estos casos, el funcionamiento es diferente a otro tipo de pólizas. Así, se podrá abonar el importe total en una única cuota (aunque no es muy común) de forma vitalicia, es decir, pagando mientras viva el asegurado, y de forma temporal, abonando el importe durante un número determinado de años o hasta el fallecimiento del asegurado.

Comparar los mejores seguros

En el mercado existen una gran variedad de opciones para ahorrar personalizando el seguro. Dada la gran cantidad de productos y coberturas existentes, buscar la mejor póliza puede convertirse en un proceso complicado si no se cuenta con las herramientas adecuadas. En el comparador de Seguros de Rastreator, el usuario podrá estudiar las características de diferentes productos y elegir el que más se adapte a su situación personal y financiera.

Julio 2018


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

¿Te ha resultado interesante?

¡Gracias por darnos tu opinión!

Asunción InfanteRastreator.com