Bonificaciones en nuestra póliza del seguro

Cada vez hay más aseguradoras que son una filial de una compañía de seguros más grande, o por lo menos más antigua y reconocida, que ofertan precios muy agresivos pero a condición de que el futuro asegurado venga de otra compañía y tenga bonificación en su póliza; es decir, hacen un llamamiento a los buenos conductores que preferentemente no hayan dado ningún parte de siniestro en los últimos cinco años.

La pregunta habitual del consumidor a la hora de buscar un seguro es saber si se le respetará la bonificación que venía disfrutando en su compañía aseguradora anterior. Pero lo que hay que valorar, sobre todo, es la comparativa de precios entre lo pagado anteriormente y lo que pagaría con la nueva compañía -por ello es bueno utilizar un comparador de seguros online como el útil y eficiente Rastreator– además de las coberturas que nos ofrece la una y la otra.

Es cierto que en el fondo el concepto de aplicación de bonificaciones es justo por el hecho de que pretende repercutir en cada conductor un premio por baja o nula siniestralidad marcando una clara diferencia entre quienes lo hacen bien y los que se manejan peor, premiando en el precio de la prima del seguro a los primeros con reducciones desde el 40 al 60 por ciento -si el seguro solo es a terceros, la bonificación rodará el 30 por ciento-, y castigando con importes más elevados a los segundos.

También es cierto que se habla mucho de los descuentos y no se habla tanto del tiempo que necesita un buen conductor para alcanzar una máxima bonificación. Hay compañías aseguradoras que en cinco años ofrecen el tope de descuento y otras piden más de diez, y la mayoría trabajan con intervalos de un año aplicando una escala progresiva del 2 o 3 por ciento anual; aunque tampoco suele ser una bonificación lineal, sino que pueden aplicarnos el máximo solo a algunas coberturas ante lo cual es mejor tener un menor descuento pero que aplicado al global de nuestra póliza.

Desde luego, nadie está libre de sufrir un accidente, por lo que también es necesario saber el método de cálculo de la penalización que nos aplicarán el año siguiente y tener claro si comunicar un parte de accidente nos suprimirá toda la bonificación o solo afectará a la cobertura implicada en el parte que dimos.

Y al final, siempre el mismo consejo: indagar, comparar, entender y preguntar hasta la saciedad en todo lo referente sobre el alcance de las coberturas y bonificaciones, y conocer el desglose de la prima que nos tocaría pagar, leyendo siempre con detenimiento cada clausula antes de firmar el contrato del seguro.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...