Seguros de moto para jóvenes

 

  • Cuanta más potencia tenga de la moto y más joven sea el tomador, más caro será el seguro
  • Según la compañía el seguro de moto puede tener menos coberturas y más exclusiones

La edad es un factor clave a la hora de contratar un seguro de moto. No es ningún secreto que las pólizas para jóvenes suelen ser más caras que el resto. Por si fuera poco problema, hay aseguradoras que directamente no aseguran a los conductores de menos edad. Así las cosas, tanto los precios como las coberturas son bastante diferentes de una compañía a otra.

Motocicleta, no ciclomotor

Para empezar, es importante diferenciar correctamente una motocicleta y un ciclomotor. Las primeras se consideran vehículos a motor, tienen más de 50cc, y solo pueden ser conducidas por mayores de 16 años en posesión del permiso A1. En el caso de que la motocicleta tenga más de 125cc el conductor tiene que tener otro tipo de carné de moto. En cambio los ciclomotores pueden ser conducidos por jóvenes a partir de 15 años, tienen menos de 50cc y no son considerados vehículos a motor. No obstante, ambos tipos de vehículos tienen dos puntos en común muy importantes: la obligación de tener un seguro en vigor y pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV).

Tipos de seguro para motocicletas

Existen generalmente tres tipos de seguro de moto disponibles: Terceros, Terceros Ampliado y Todo Riesgo con franquicia. El seguro a todo riesgo sin franquicia, muy habitual en los coches, es un producto prácticamente inexistente en el mundo de las dos ruedas. En función de las coberturas elegidas y del presupuesto disponible, el cliente puede decantarse por uno de los tres e ir ampliando coberturas, o dejarlo tal y como se lo ofrezca la compañía aseguradora.

Particularidades a tener en cuenta

La posibilidad de encontrar un seguro más barato es mayor cuantos más años tenga el tomador. Si se trata de alguien muy joven con pocos años de experiencia será más complicado y menos económico, incluso hay compañías que directamente no aseguran a conductores con poca experiencia.

También hay que a tener en cuenta que, a diferencias de las de coche, la mayoría de las pólizas de moto son nominales, lo que quiere decir que el tomador, el conductor y el propietario han de ser la misma persona. El mayor inconveniente, es que algunas compañías no permiten que el tomador sea alguien con menos de una determinada edad, al que además, exigen unos cuantos años de experiencia al volante.

Coberturas reducidas y exclusiones

Las pólizas en las que el tomador es joven y tiene poca experiencia suelen tener menos coberturas que las de conductores más expertos. Aunque algunas aseguradoras permiten incluir coberturas adicionales, con un sobrecoste económico, y así tener más garantías ante un accidente.

Otro punto a tener en cuenta son las exclusiones, ya que en algunos casos, el acompañante queda fuera de cobertura o, incluso, la propia moto en el caso de ir por caminos de tierra no recibirá asistencia en carretera. Aunque, una vez más, esto depende de cada compañía y del tipo de seguro elegido.

Más caros

El importe de un seguro de Moto puede variar dependiendo de aspectos significativos  como la potencia de la moto, el tipo de uso que se la vaya a dar, dónde se aparque o la ciudad en la que se encuentre. A esto se suma, por supuesto, el tipo de póliza de seguro que se elija.

Sin embargo, la edad del conductor es un factor especialmente importante en el precio de la póliza de moto. Las compañías consideran muy peligrosos a los conductores jóvenes de motocicletas, más incluso que a los de coche, y penaliza de manera muy significativa sus precios.

No solo tienen primas mucho más elevadas que los conductores con más experiencia, sino que muchas veces ni siquiera se ofrecen a asegurarlos. Hasta que no han pasado varios años desde que obtuvieron el carné de conducir motos, los jóvenes y nóveles se enfrentan a pólizas que pueden ascender a cientos de euros, incluso por coberturas básicas.

La potencia

A diferencia de los coches, ningún conductor novel puede ponerse a los mandos del vehículo más potente del mercado. El sistema de carnés de moto provoca que los conductores tengan que ganar experiencia poco a poco y tengan que pasar un determinado número de años y pruebas para acceder a los modelos más potentes.

Y es que la pericia necesaria para manejar de manera óptima una moto de gran cilindrada tarda tiempo en adquirirse y los riesgos que se corren son más elevados que en un coche. Por eso, la combinación  de conductor joven o novel y moto potente pone en guardia a las compañías de seguros. Conseguir una póliza para este tipo de perfiles no solo es caro, sino que puede convertirse en misión imposible.

Valorar todas las opciones

Si el objetivo durante los primeros años como conductor es  no pagar una prima disparatada, lo mejor será decantarse por un seguro a Terceros que, aunque solo cubrirá los daños ocasionados a otros, tendrá una prima más baja. Más adelante, según se vayan teniendo más años de experiencia, optar por ir añadiendo coberturas e incluso por un Todo Riesgo directamente, hará que por el mismo precio o incluso menos, la moto y  el conductor estén más protegidos.

Considerando que la juventud y la falta de experiencia son los principales determinantes que provocan el recelo de las compañías y hacen que se eleve el precio, lo mejor es comparar todas las alternativas disponibles y evaluarlas. Por esto, una vez que se haya encontrado una aseguradora que encaje, es muy importante tener claras todas las características y demás detalles antes de contratar.


COMPARAR SEGUROS DE MOTO