¿Cómo comprar una moto de segunda mano?

Las innumerables ventajas de moverse en moto hacen que cada vez sean más los que se animan a comprarse uno de estos vehículos de 2 ruedas para ahorrar tiempo y dinero en sus desplazamientos del día a día. Muchos conductores contemplan la posibilidad de adquirir una moto como un segundo vehículo para moverse por la gran ciudad, y para ello no necesitan adquirir una moto nueva sino que con una de segunda mano les es más que suficiente.

Comprarse una moto, al igual que un coche, es una decisión importante que no hay que tomar a la ligera. Se deben tener en cuenta diferentes variables, sobre todo si se ha decidido comprar una motocicleta de segunda mano, opción que cada vez consideran más usuarios, debido, en gran parte, a su precio más económico.

Antes de comprar una moto de segunda mano hay que tener en cuenta varios factores que pueden influir directamente en su precio y en su vida útil. Al no tratarse de motos recién salidas del concesionario es muy probable que ya no cuenten con ningún tipo de garantía. Además ya han sido usadas, tienen kilómetros recorridos, los neumáticos ya están desgastados… Hay muchas variables que pueden hacer que una moto, que en un principio te parecía barata, acabe siendo más cara de lo que esperabas.

Rastreator.com ha elaborado esta guía en la que quiere ayudarte a elegir la motocicleta de segunda mano que más te conviene y evitar que te acabe saliendo más cara que una recién matriculada.

Factores a tener en cuenta al comprar una moto de segunda mano

Comprar una moto de segunda mano no es algo rutinario. A la hora de elegir una debes tener muy claro qué tipo de moto estás buscando, para qué la vas a usar o qué tipo de vehículo puedes conducir según el carné del que dispones.

Carné de conducir

Existen muchos tipos de motos y, a diferencia de los coches, hay 4 tipos diferentes de carné de conducir. Dependiendo del permiso o de los permisos que poseas podrás conducir un tipo u otro. De esta manera, estar en posesión del permiso AM sólo te capacita para manejar ciclomotores, el A1 te permite conducir motos de hasta 125 cc, tener el A2 hace que puedas pilotar motos con una potencia máxima de 35 kW y el permiso A, el más alto, te da pie a conducir cualquier tipo de moto.

Ahora bien, si no tienes ninguno de estos 4 permisos de moto pero tienes una antigüedad en el carné de coche, B, superior a los 3 años tienes permitido conducir ciclomotores y motos de hasta 125 cc. Eso sí, si nunca has conducido una moto no debes precipitarte a la hora de comprar una, primero debes comprobar si eres capaz de pilotar uno de estos vehículos. Si éste es tu caso decantarte por una moto de segunda mano puede ser un acierto, aunque puedas permitirte una moto nueva.

¿Motocicleta o ciclomotor?

Una vez que has comprobado cual es la potencia máxima que puedes conducir lo siguiente que tienes que valorar es qué te compensa más, comprar una motocicleta o un ciclomotor ya que no son lo mismo. Aunque en un primer momento puedas creer que no existen diferencias la realidad es que mientras que los primeros son catalogados como vehículos a motor por la Ley de Tráfico los segundos no tienen tal consideración.

Para decantarte por un vehículo u otro debes tener claro qué uso le vas a dar, independientemente de que la moto sea nueva o de segunda mano. Si, por ejemplo, quieres un vehículo para desplazarte por tu ciudad para ir a trabajar o para tus desplazamientos rutinarios la mejor opción es la compra de un ciclomotor o una moto de poca cilindrada. Por el contrario, si vas a querer usar tu moto en autopistas o autovías debes saber que los ciclomotores tienen prohibida la circulación por estas vías y que en este caso deberás comprarte una motocicleta, aunque con una moto de media cilindrada tendrías suficiente. Ahora bien, si lo que quieres es una moto para hacer viajes largos sin duda te convendría una moto de más cilindrada.

Velocidad, cilindrada y tamaño

Algo que también debes tener en cuenta es el tamaño, la velocidad que quieres alcanzar y la cilindrada. Los ciclomotores son más pequeños que las motos por lo que es el vehículo ideal si lo que deseas es uno cómodo y manejable. Ahora bien, si quieres alcanzar una velocidad superior a los 45 km por hora y tener un motor con una cilindrada superior a los 50 cc entonces tu única opción es comprarte una motocicleta. Esta última característica es muy importante que la tengas en cuenta a la hora de comprar una moto, ya que a mayor cilindrada más cara suele ser, aunque la moto sea de segunda mano.

Revisar la moto

Una vez que ya tienes claro el tipo de moto que quieres llega el momento de buscar aquella que reúna todas las características que deseas. Es en este momento cuando empezarás a mirar vehículos y en el que deberás prestar más atención.

Estado de la moto, segunda mano sí, con problemas no.

Lo primero en lo que te debes fijar es en el estado de la moto, tanto de la parte mecánica como de sus componentes. Asegúrate que todos elementos como los frenos, el embrague, las marchas, la cadena o el motor funcionan a la perfección. Si alguno de ellos está en mal estado debes saberlo de antemano para sopesar si te compensa comprar la moto y hacerte cargo de la reparación o comprar otra, aunque tenga un precio superior, ya que te ahorrarás los recambios y el arreglo. También es importante que tengas en cuenta los kilómetros que tiene recorridos la moto, ya que cuantos menos tenga, menos uso se le ha dado.

Otro de los elementos importantes que debes revisar son los neumáticos. Son una parte fundamental de los vehículos que deben estar en buen estado y sustituirse cada cierto tiempo. Es importante que compruebes la profundidad de su dibujo ya que cuando ésta es inferior a los 1,6 milímetros estás obligado a cambiarlos y su precio, aún siendo de segunda mano, es elevado.

Documentación

La documentación es otro elemento al que debes prestar una atención especial. Debes asegurarte de que está toda en regla y puesta al día. Revisa que la moto se corresponde con la descrita en los papeles, que ha pasado todas las inspecciones necesarias y que no falta ninguno de los documentos exigidos para poder circular. Los principales documentos que debes comprobar son:

  • La Ficha Técnica del Vehículo. En este documento se detallan las características específicas de la moto o ciclomotor.

  • Permiso de Circulación del Vehículo. En él se incluyen los datos relativos a la moto, como que su matrícula, y al conductor.
  • Tarjeta de Inspección Técnica. Es el documento que acredita que un vehículo cumple con los requisitos para circular por las carreteras de un país.

Test en carretera

Antes de comprar una moto una de las mejores maneras de comprobar que no tiene nada malo que se pueda percibir en un primer momento es probarla. Dar una vuelta, recorrer unos kilómetros, comprobar que los frenos funcionan perfectamente y que la adhesión a la carretera es buena. En definitiva, que no corremos peligro cuando estemos conduciéndola. Ésta es la mejor forma de comprobar si una moto está hecha para ti, aunque para ello debes cerciorarte antes de que la moto cuenta con un seguro, ya que nunca se sabe lo que puede pasar y no merece la pena arriesgarse a un disgusto.

Informe de vehículo

Por último y para más tranquilidad, una vez que estés seguro de haber encontrado la moto de ocasión de tus sueños y estés decidido a dar el gran paso de comprarla no está de más que solicites a la Dirección General de Tráfico, DGT, un informe de titularidad del vehículo. En él podrás conocer de primera mano el historial de la moto y comprobar si tiene cargas o gravámenes que impiden su circulación, si pesa sobre ella algún embargo o denuncias. Además, también podrás cerciorarte de que el vendedor de la moto te ha dicho la verdad en lo referente al titular actual de la moto, el número de dueños que ha tenido e incluso la fecha de caducidad de la ITV.

Para solicitar un informe de estas características sólo será necesario disponer del número de matrícula o del de bastidor. Además, si dispones de DNI electrónico o certificado digital podrás obtener este informe de manera online.

Seguro obligatorio de moto y ciclomotor

Tanto las motos como los ciclomotores están obligados a estar asegurados. En el caso de las motos de segunda mano, lo más seguro es que en el momento de la compra ya cuenten con un seguro en vigor. Si es así puedes intentar mantenerlo o contratar uno nuevo, para ello puedes informarte en esta guía cómo es el proceso de contratación y qué necesitas. Ya por último, si quieres ahorrar tiempo y dinero en tu póliza de Moto Rastreator.com te ayuda a encontrar el adecuado. Entra en nuestra web y compara seguros de Moto

María Torralbo

Redacción Rastreator.com

COMPARAR SEGURO DE MOTO AHORA