Proteger el móvil

El móvil es una inversión cada vez más cara. Y es que si hace unos años los operadores de telefonía prácticamente regalaban los terminales, a día de hoy no sólo ya no lo hacen, sino que además son cada vez más caros. Los modelos punteros de las marcas más conocidas pueden situarse en los 700 u 800 euros y, dependiendo de las características específicas como la memoria interna, algunas versiones pueden pasar la barrera de los 1.000 euros.

Pero no es un asunto que preocupe sólo a los propietarios de los teléfonos más caros. Y es que muchos de los terminales de gama media, con unas prestaciones más discretas, cuestan 300 o 400 euros, lo mismo que un mes de alquiler o hipoteca para mucho españoles.

Si eres propietarios de un smartphone, probablemente te preocupe que aguante una buena temporada, ya que una rotura o pérdida puede suponerte un desembolso económico inesperado y, como decimos, no precisamente barato. Con algunos de estos consejos y buenas prácticas puedes proteger tu móvil de costosos imprevistos.

Carcasas y fundas

El diseño de algunos móviles es espectacular, con acabados en metal, cristal y otros materiales nobles. Sin embargo, puede que la opción más inteligente sea apostar por estas cubiertas de calidad en una funda, y no en el teléfono. Y es que por desgracia los smartphones no son, salvo modelos específicos, objetos demasiado robustos.

Las fundas y las carcasas protegen sobre todo de caídas y golpes accidentales. Los móviles, que pasan tanto tiempo en las manos y entrando y saliendo de bolsillos y bolsos, acaban visitando el suelo más de una vez. Con una funda no solo puedes evitar roturas graves, sino que también te ahorras arañazos y otros pequeños desperfectos que hacen que tu móvil parezca viejo antes de tiempo.

Además, como con todos los objetos de cierto valor, los smartphones tienen un floreciente mercado de segunda mano. Puede que a la hora de cambiar tu móvil te interese vender el viejo, y todavía puedes ganar un buen dinero por él. Si lo has tenido en una funda, y no tienen desperfectos a simple vista, el precio que podrás obtener por él será mayor.

Protector de pantalla

Pero la parte más sensible de un móvil no son los marcos o las tapas de metal y plástico, sino la pantalla. Un trozo de cristal de tamaño cada vez mayor que llevas metido en el bolsillo todo el día y se cae al suelo con cierta regularidad tiene bastantes posibilidades de acabar roto en algún momento.

La primera forma de protección en este sentido es elegir el más resistente. No todas las pantallas de los móviles son iguales y algunas han sido diseñadas para ofrecer una mayor resistencia a roturas y arañazos. Por eso está bien que mires qué tipo de pantalla tiene el móvil que te quieres comprar y cuál es su grado de resistencia.

Pero si ya tienes tu móvil en el bolsillo, hay distintas maneras de evitar que la pantalla acabe rota accidentalmente. En el mercado puedes encontrar todo tipo de protectores de pantalla para móviles de distintos tipos: de plástico, cristal y hasta líquidos.

En este asunto hay que encontrar un equilibrio entre la protección y la comodidad. Algunos protectores son rígidos y demasiado gruesos, y hacen que la pantalla táctil del móvil funcione de manera menos fluida, además de perder buena parte de la luminosidad de la pantalla. Entre los de más calidad es posible encontrar alguno que no sólo sea capaz de evitar que la pantalla se rompa o deteriore, sino que permita utilizar el móvil con normalidad. En este asunto, invertir más dinero en la calidad de producto no sólo puede hacer que tu móvil esté mejor protegido, sino que además su uso en el día a día sea más cómodo.

Dónde llevarlo

Dónde llevas el móvil es otro de los aspectos clave para saber qué destino le aguarda. Cuando se presentó el iPhone 6 muchos usuarios reportaron problemas con él en los primeros días de uso: si se llevaba en el bolsillo de atrás del pantalón el teléfono se doblaba.

Con el tiempo se demostró que el problema era cierto, pero que no afectaba solo al famoso teléfono de Apple. Los móviles de última generación son grandes y delgados y, si se les somete a ciertas presiones, se doblan e incluso se parten. Por eso es importante que te fijes en dónde vas a llevar tu móvil, especialmente si lo llevas sin funda ni protectores.

Los bolsillos del pantalón son un hábitat hostil para los teléfonos, especialmente si la prenda va a ajustada al cuerpo. Además, si se lleva en el bolsillo de atrás, el dispositivo puede sufrir una gran presión si te sientas encima.

Los bolsos o mochila no tienen en principio este problema, aunque comparten uno con los bolsillos: el resto de los objetos. El móvil convive con carteras, llaves y todo tipo de objetos, algunos más peligrosos que otros. Por eso no está de más buscarle un apartado o bolsillo específico dentro del bolso o mochila, para evitar que se roce con el resto de los elementos.

Y dónde usarlo

La subida de precio de los móviles no sólo es un problema a la hora de adquirirlo, sino que además los convierte en una tentación para los ladrones. La precaución es la premisa fundamental en este sentido, ya que en general casi todos los ambientes son propicios para hacer uso del móvil, aunque puede que en algunos momentos no sea buena idea que enseñes a todo el mundo que te has comprado un teléfono de gama alta.

No obstante, la mayor parte de los robos que se producen en España no son asaltos, sino hurtos al descuido. En este sentido llevar el teléfono en el bolsillo es más seguro que en el bolso, ya que así es más fácil que notes si alguien te está intentando robar, de la misma manera que no es una buena idea perder de vista la mochila o bolso si llevamos objetos de valor en ellos.

Las claves y contraseñas

Pero perder el móvil es siempre una opción. Por mucho cuidado que le pongas, a veces, simplemente, ocurren fatalidades. Por eso, lo mejor es que estés preparado por si esto sucede, habiendo configurado tu móvil de manera segura.

Es muy importante que el PIN sea un número al azar que hayas memorizado y que no le hayas dicho a nadie, para que no se pueda adivinar con tu fecha de nacimiento u otras combinaciones lógicas. De esta manera, si el teléfono se apaga, nadie podrá utilizarlo sin tu permiso.

Pero los móviles cada vez tienen más información sobre sus dueños, por eso ahora también se bloquea cada vez que apagas la pantalla. Lo mejor es que cada vez que lo sacas del bolsillo tengas que introducir un código o un patrón geométrico, para impedir también cualquier tipo de uso no autorizado.

Comprar un buen móvil

Tanto si te decides por un teléfono de gama alta como si lo haces por uno más asequible, lo primero que debes proteger es tu bolsillo. Un mismo terminal puede estar o no disponible en algunas tiendas, y su precio varía de una a otra.

Con el buscador de móviles libres de Rastreator puedes encontrar los teléfonos móviles que interesan a los precios más competitivos. Además, si prefieres hacerte con uno a través de la oferta de un operador de telefonía, con el comparador de tarifas de móvil de Rastreator no solo puedes encontrarlos al mejor precio, sino que además puedes ver la oferta que mejor se adapta a ti.
COMPARAR TARIFAS DE TELEFONÍA FIJA Y MÓVIL

Javier BarrosoRastreator.com


Seguro que te interesa...