Hipotecas para autónomos: ¿qué necesitas para pedirla?

4 minutos
  • Para acceder a financiación para comprar una vivienda, los trabajadores por cuenta propia deberán aportar al banco más documentación que otros perfiles
  • Además de demostrar que gozan de una buena situación económica, es recomendable hacer lo mismo con la viabilidad de su negocio

hipotecas autonomosConseguir una hipoteca no siempre es tarea fácil. Y es que la banca ha extremado la prudencia de cara a evitar futuros repuntes de morosidad y se ha vuelto más estricta a la hora de dar luz verde a las solicitudes de financiación. Y si a esto le unes que eres autónomo, es posible que para acceder a una hipoteca te encuentres con unos requisitos mayores que los que tendrías si fueras un trabajador de una empresa.

El motivo principal estriba en la dificultad de demostrar tu solvencia al no tener una nómina fija. No hay que olvidar que tu situación laboral y económica son determinantes a la hora de que la entidad financiera decida concederte o no la hipoteca y necesita que demuestres una capacidad de pago suficiente para poder hacer frente a las cuotas. En definitiva, como autónomo partes de una situación inicial más complicada ante tu banco, pero esto no significa que sea imposible acceder a una hipoteca para comprarte una vivienda.

En Rastreator no queremos que tu profesión suponga un impedimento para hacer realidad el sueño de tener tu propia vivienda. Por eso te explicamos qué aspectos debes tener en cuenta para conseguir una hipoteca siendo autónomo.

Requisitos para pedir una hipoteca siendo autónomo

Lo primero que debes hacer es revisar que cumples todos los requisitos para acceder a una hipoteca concreta. En este sentido, debes recordar que el obstáculo más común que te puedes encontrar para que te concedan la hipoteca es la inestabilidad de tus ingresos. Por lo tanto, lo que deberás hacer es aportar a la entidad financiera la mayor cantidad posible de documentación que justifique tus ingresos. Y, además, que estos sean suficientes para asumir las mensualidades de la hipoteca.

En este sentido, como algunos profesionales por cuenta propia tienen menos estabilidad, el banco te exigirá que acredites unos ingresos estables a lo largo de un largo del tiempo, por lo menos, los dos últimos años, para comprobar tu solvencia. Así, si tienes una contabilidad ordenada, puedes acreditar que tienes facturación constante y que el pago de tus impuestos está al día, tienes muchas más posibilidades de que el banco acepte tu solicitud, porque te verá como un cliente con menos riesgo que si tus ingresos son estacionales.

Tu negocio también importa. Por eso es recomendable que aportes documentos demostrativos de la antigüedad y viabilidad del mismo. Y es que el banco necesita tener la seguridad de que tu empresa funciona. Pero no solo en estos momentos, sino en el futuro, para que puedas afrontar el pago de tu hipoteca. De ahí que el banco no solo revisará su situación actual, sino que valorará la trayectoria de la misma, su solidez y el sector en el que desarrollas la actividad.

Un buen historial de pagos

De la misma manera que tienes que demostrar que cuentas con unos ingresos regulares, también es muy importante tener un buen historial de pagos en cualquier producto bancario que hayas contratado con anterioridad, por ejemplo, un préstamo. En ese caso, haber cumplido religiosamente con el abono de tus cuotas, le dará al banco una mayor confianza sobre ti. De la mima manera, estar al día en el pago a clientes, proveedores y prestamistas será otra de las condiciones que deberás cumplir si quieres conseguir una hipoteca.

Relacionado con ello, otro de los puntos que analizará el banco es tu nivel de endeudamiento. Y, como te puedes imaginar, cuantas menos deudas mejor, porque tu solvencia será mayor y también las posibilidades de aprueben tu hipoteca. En cualquier caso, si tienes algún préstamo vigente, se recomienda que sus cuotas, sumando las de la futura hipoteca, no superen el 35% de tus ingresos.

Ahorros equivalentes a un 30% del valor del inmueble

Además, igual que le ocurre a cualquier perfil de cliente que solicita una hipoteca, necesitarás tener unos ahorros equivalentes al

 30% del valor de la vivienda. Esto es importante porque tendrás que hacer frente a los gastos derivados de la operación de compraventa y de la contratación de la hipoteca (en torno a un 10%) y el resto, para pagar el 20% del coste de la vivienda que no te financia el banco, ya que la mayoría solo conceden financiación por el 80% del valor del inmueble.

Si no cumples alguna de estas condiciones, es más difícil que el banco apruebe tu solicitud de hipoteca. En este caso, solicitar la hipoteca junto a otro titular que no sea autónomo, podría facilitarte las cosas. También es posible que el banco te pida un aval, que le proporcionaría seguridad, puesto que en el caso de que el titular de una hipoteca no pudiera afrontar la cuota, se haría cargo el avalista.

En definitiva, a la hora de pedir una hipoteca como autónomo, deberás entregar mucha más documentación que un asalariado, ya que tendrás que aportar todo aquello que justifique la buena situación de tu economía, así como los documentos que demuestren tu estabilidad laboral y financiera durante el mayor plazo de tiempo posible. En este sentido, preparar toda la documentación necesaria y darle una buena impresión al banco son dos trucos que te ayudarán a firmar la hipoteca que quieres.

¿Qué documentación necesitarás presentar al banco?

La situación de partida de un autónomo a la hora de solicitar una hipoteca es menos ventajosa que la que puede tener un trabajador por cuenta ajena. Por eso, es imprescindible que trabajes bien tu presentación, con el objetivo de que la entidad financiera se convenza de la idoneidad de tu perfil. Por eso, antes de pedir una hipoteca, es importante que prepares un dossier, lo más completo posible, que incluya estos documentos.

Un resumen ejecutivo

Posiblemente, será el documento más importante de todos los que tienes que presentar. Se trata de que, de una manera clara y concisa, en una o dos páginas, expongas los puntos clave que demuestran tu solvencia y capacidad de pago, así como los detalles de la hipoteca que quieres contratar. Si este resumen resulta atractivo, directo y riguroso, las probabilidades de que lean el resto de la documentación aumentan.

Dossier informativo sobre tu empresa

No es obligatorio, pero sí recomendable. Conocer la historia pasada y reciente del negocio, sus clientes e incluso futuros proyectos, servirá para que el banco pueda corroborar la solidez y buenas perspectivas del mismo y que así se anime a concederte la hipoteca.

Acreditación de la experiencia personal

La entidad agradecerá conocer tu trayectoria profesional. Un buen historial laboral, incrementará la confianza del banco en tu capacidad para hacer frente a tus pagos gracias a tu trabajo.

Información fiscal y contable

Obviamente, el banco va a prestar especial atención a esta documentación, porque es la que refleja cuál es la situación financiera de tu empresa. Por eso, es necesario que la presentes de una forma ordenada y completa. Si no eres un experto, pide ayuda a tu asesor fiscal y contable. Deberás aportar las últimos modelos trimestrales del IVA, las últimas declaraciones del IRPF y un resumen anual. Cuanta más información tenga la entidad, mejor.

Vida laboral actualizada

Con este documento, demuestras tu estabilidad en el trabajo. El Departamento de Riesgos de la entidad podrá analizar tu recorrido en el mundo laboral y comprobar la antigüedad de tu negocio.

Últimos recibos de otros préstamos vigentes

Deberás presentar tanto los personales como los de la empresa. El banco querrá saber si estás al día con tus obligaciones financieras y comprobar si tienes medios económicos suficientes para no endeudarte más de la cuenta.

Pruebas de tu capacidad de ahorro

Puedes añadir a tu solicitud de hipoteca extractos bancarios, tanto de tus cuentas personales como de las de tu negocio. De esta manera, la entidad financiera podrá comprobar que tu situación económica es buena si estas reflejen un flujo de capital saludable, un nivel de gastos controlado y un patrón de ahorro estable.

¿Qué bancos ofrecen hipotecas para autónomos?

Si buscas una hipoteca específica para autónomos, debes de saber que en la actualidad no hay ningún banco que tenga una oferta de estas características en su cartera de productos. En realidad, no existen diferencias entre una hipoteca para autónomos y la de un trabajador por cuenta ajena. En ambos casos, el banco quiere cerciorarse de que cuentas con los recursos suficientes para hacer frente al pago de las cuotas de la hipoteca. Y en el caso de los autónomos, esa demostración de ingresos y solvencia es más complicada.

La clave, en ambos casos, radica en comparar las diferentes alternativas existentes en el mercado y en negociar con la entidad financiera para conseguir la mejor oferta posible y la más adaptada a tus necesidades. Para ello, puedes utilizar el comparador de hipotecas de Rastreator.com.

Las mejores hipotecas fijas y variables para autónomos

Hipoteca Fija Cumpliendo Condiciones Openbank

Ver detalles

TAE

1,59 %

1,40% TIN

CUOTA

727 €/mes

Hipoteca Fija Tomamos Impulso

Ver detalles

TAE

1,66 %

1,34% TIN

CUOTA

722 €/mes

Hipoteca Fija Inteligente Bonificada EVO

Ver detalles

TAE

1,67% %

1,29% TIN

CUOTA

719 €/mes

Hipoteca Inteligente EVO

Ver detalles

TAE

1,75 %

1,49% TIN

CUOTA

733 €/mes

Hipoteca Sin Mochila MyInvestor

Ver detalles

TAE

1,78 %

1,59% TIN

CUOTA

740 €/mes

Hipoteca EXCLUSIVA Rastreator

Ver detalles

TAEVariable

0,73 %

1,40% TIN el primer año
Euríbor + 0,88% el resto de años

CUOTA

727 €/mes

727€/mes el primer año
661€/mes el resto de años

Hipoteca Variable

Ver detalles

TAEVariable

0,80 %

1,50% TIN el primer año
Euríbor + 0,86% el resto de años

CUOTA

733 €/mes

733€/mes el primer año
660€/mes el resto de años

Hipoteca Variable Sin Comisiones

Ver detalles

TAEVariable

0,98 %

1,99% TIN el primer año
Euríbor+0,99% el resto de años

CUOTA

768 €/mes

768€/mes el primer año
670€/mes el resto de años

Hipoteca Variable Online Bonificada

Ver detalles

TAEVariable

1,07 %

1,59% TIN el primer año
Euríbor + 0,79% el resto de años

CUOTA

740 €/mes

740€/mes el primer año
656€/mes el resto de años

Hipoteca Variable

Ver detalles

TAEVariable

1,08 %

1,45% TIN el primer año
Euríbor + 0,89% el resto de años

CUOTA

730 €/mes

730€/mes el primer año
662€/mes el resto de años