¿Hipoteca con o sin vinculación?

Encuentra la mejor hipoteca para tu vivienda

Encuentra <b><noscript><img src=
  • Contratar productos vinculados puede hacer que el diferencial de la hipoteca se rebaje hasta en un 1,5%
  • La hipoteca no bonificada se encarece en torno a los 1.000 euros anuales

Rastreator_productos-vinculados-hipotecaElegir entre hipoteca fija o variable, escoger el plazo o acordar las cuotas son algunas de las decisiones que han de tomar todos aquellos que quieren contratar un préstamo hipotecario. Sin embargo, existen otros factores que contribuyen a elegir una hipoteca u otra, por ejemplo, los productos vinculados. En la actualidad, son comercializados de la mano de los préstamos hipotecarios y contribuyen a abaratar el coste de obtener la financiación.

Aunque su contratación no es obligatoria, los bancos premian la vinculación del cliente ofreciéndole mejores condiciones en su hipoteca, en concreto, una rebaja en el tipo de interés. Sin embargo, dicha vinculación no está exenta de costes ya que se deberán contratar diferentes productos con la entidad que nos proporciona la financiación y comprometerse a una determinada permanencia.

Con todo esto, no es de extrañar que muchos clientes se pregunten cuál es la mejor opción a la hora de pedir una hipoteca. ¿Contrato los productos vinculados con el banco o con otra compañía? ¿Cuál es la opción más barata? En Rastreator.com te contamos cuál es la mejor opción para que puedas maximizar tus ahorros.

¿Son obligatorios los productos vinculados a la hipoteca?

Aunque en muchas ocasiones se tiene la creencia de que los productos vinculados son de contratación obligatoria, lo cierto es que lo único que establece el Real Decreto 716/2009, de 24 de abril, es que es necesario adquirir una póliza de hogar por daños que proteja la vivienda contra incendios, inundaciones o terremotos.

De este modo, la contratación de otros seguros es de carácter opcional, aunque la mayoría de las entidades lo vincula a la reducción de los tipos de interés en el préstamo hipotecario. Asimismo, con la llegada de la nueva Ley Hipotecaria, prevista para este año, las ofertas con y sin vinculación tendrán que ser mucho más claras para los clientes, por lo que la decisión de contratar o no dichos productos debería ser, en principio, mucho más fácil.

¿Qué productos tengo que contratar con la hipoteca para obtener la bonificación?

La mayoría de las entidades ofrece la hipoteca bonificada cuando se contratan varios productos vinculados que, como mínimo, suelen ser un total de tres o cuatro. Entre estos, los más ofertados por los bancos son:

  • Domiciliación de nómina. Aunque no es un producto que debes contratar, este es uno de los primeros requisitos que las entidades exigen para ofrecer mejores condiciones en la hipoteca. Por lo general, los bancos suelen establecer un mínimo de ingresos domiciliados. Estos pueden ir desde los 600 euros mensuales hasta más de 3.000.
  • Domiciliación de recibos. Al igual que la domiciliación de ingresos, también se trata de un producto sin coste. En algunas ocasiones, las entidades te pedirán que domicilies dos o tres recibos de tus facturas de agua, luz o teléfono.
  • Seguro de hogar. Este es el único producto que estás obligado a contratar para conseguir la hipoteca. Aunque lo más común es adquirir un seguro hogar multirriesgo para estar cubierto ante cualquier imprevisto, la ley exige únicamente la contratación de una póliza contra incendios.
  • Seguro de vida. Uno de los seguros que más ofertan junto con el préstamo hipotecario los bancos son los de vida. Mediante ellos se aseguran el pago de la cuota del préstamo incluso aunque se produzca el fallecimiento del titular del mismo.
  • Seguro de coche. En los últimos meses las pólizas de auto también se ha convertido en uno de los productos que comercializan las entidades para bonificar la hipoteca.
  • Tarjeta de crédito. Aunque su contratación suele ser gratuita, en ocasiones se te pedirá un gasto mínimo anual con la tarjeta. Dicho gasto suele estar en torno a los 2.000 euros.
  • Plan de pensiones. Los planes de pensiones también son uno de los productos que los bancos pueden exigir para bonificar la hipoteca. Normalmente, se exige una aportación mínima al año que puede ir desde los 600 euros hasta los más de 2.000.

¿Cuánto cuesta una hipoteca con y sin vinculación?

Cuando contratas una hipoteca, las entidades te pedirán (y no exigirán) que te vincules a ellas contratando productos adicionales, además del préstamo hipotecario. Así, por permanecer con el banco gran parte de nuestra vida tendremos una recompensa, es decir, el tipo de interés de la hipoteca se reducirá considerablemente.

Por lo general, las entidades suelen premiar la vinculación bonificando la hipoteca en un máximo de entre el 1% y el 1,5%. Todo ello puede llegar a suponer una rebaja de en torno a los 1.000 euros anuales respecto a un préstamo de las mismas características sin vinculación. Para calcular este ahorro, hemos elegido seis hipotecas fijas que ofertan las entidades en este momento. Así, por ejemplo, para una hipoteca fija de 150.000 euros a 20 años podríamos llegar a ahorrarnos hasta 1.300 euros anuales en el mejor de los casos y en torno a los 880 en el supuesto con la menor rebaja. Es decir, si solicitamos un préstamo hipotecario bonificado con tipo del 2,35% pagaríamos de media unos 38.000 euros de intereses mientras que si elegimos el mismo préstamo sin bonificar tendríamos que asumir un tipo del 3,85% (un 1,5% más), lo que haría que los intereses se incrementaran hasta los 65.000 euros aproximadamente, algo menos del doble. En el caso con la menor rebaja, con un préstamo bonificado y un TIN del 2,05% nos cobrarían en torno a los 32.000 euros en concepto de intereses, mientras que sin vinculaciones asumiríamos un tipo del 3,05%, lo que elevaría los intereses hasta alrededor de los 50.000 euros.

¿Qué productos ofrecen la mayor bonificación?

Mediante las vinculaciones a la hipoteca es posible reducir el tipo de interés nominal hasta un 1,5%. No obstante, esa rebaja variará en función del banco en el que contrates el préstamo hipotecario y de la cantidad de productos adicionales que adquieras con el mismo. Por lo general, para que se produzca la reducción de intereses deberás contratar un pack de productos que incluirán, como mínimo, el seguro de hogar y de vida, además de la domiciliación de la nómina.

La vinculación cuya bonificación será más alta será esta última, es decir, tu sueldo. Con él, los bancos suelen reducir el diferencial entre un 0,4% y un 0,5%. Por su parte, otros productos como el seguro de hogar pueden rebajar la tasa de interés entre el 0,1% y el 0,2% y, el de vida, entre el 0,1% y hasta el 0,6% en algunos casos. A estas bonificaciones habría que sumar las procedentes de planes de pensiones (0,1% aproximadamente), seguro de coche (en torno al 0,1%) o compras con tarjetas (0,1%).

¿Me interesa contratar el seguro de la hipoteca con el banco?

Aunque, generalmente, cuando se contrata una hipoteca todos nos fijamos en el diferencial, conviene hacer cuentas antes de vincularse a un producto que mantendremos durante toda la vida del préstamo hipotecario. Lo primero de todo será plantearnos si necesitamos esos productos y con qué características ya que, en ocasiones, lo que nos ofrezcan puede que no se ajuste a nuestras necesidades porque necesitemos más o menos coberturas. Una vez estudiados los productos deberemos plantearnos si podremos conseguirlos por un precio menor y si este importe compensará el coste mayor de la hipoteca por no disfrutar de bonificación.

Si optamos por contratar dichos productos por nuestra cuenta tendremos varias opciones. La primera será adquirir únicamente el seguro obligatorio contra incendios. Actualmente, según datos de nuestro comparador, el precio medio de una póliza de hogar básica se sitúa en los 164,17 euros. La segunda opción sería añadir un seguro de vida que cubra en caso de fallecimiento (no obligatorio), que tendría un precio medio de 392,51 euros. Así, si el encarecimiento anual medio de una hipoteca sin vinculación es alrededor de 1.000 euros, tendríamos que sumarle estos importes. Si optamos solo por hacernos con el seguro obligatorio contra incendios, el coste adicional sería de 1.164,17 euros, mientras que si incluimos también la póliza de vida tendríamos un coste total de unos 1.500 euros anuales más respecto a una hipoteca con vinculación.

Ahora bien, no hay que olvidar que a la hipoteca bonificada también hay que añadirle los costes de los productos contratados. Esto significa que aunque el tipo de interés sea menor y anualmente paguemos, de media, 1.000 euros menos respecto al préstamo sin vinculación tendremos que sumarle los importes de los seguros. En el caso de las entidades bancarias nos exigirán, como mínimo, el seguro de hogar y el de vida. Si el coste de ambas pólizas no supera en torno a los 1.500 euros anuales y se adaptan a nuestras necesidades, probablemente, nos interese quedarnos con el banco. De lo contrario, nos compensará más pagar un diferencial superior y contratar estos productos con las aseguradoras.

Compara las mejores hipotecas

Elegir entre una hipoteca con o sin vinculación es una decisión que necesita ser meditada y estudiada en profundidad. Y es que, además de fijarnos en el diferencial, debemos hacer cálculos y analizar si la contratación de los productos que nos ofrecen nos interesa o no. Para ello, lo más recomendable es contar con un experto adecuado que resuelva todas nuestras dudas y nos guíe durante todo el proceso. El asesor hipotecario de Rastreator.com te ayuda a conseguir la mejor hipoteca de forma gratuita. Además, en nuestro comparador de hipotecas podrás estudiar las opciones más interesantes ajustadas a tu perfil.

Noviembre 2018


COMPARAR HIPOTECAS

¿Te ha resultado interesante?

10/10

Votación media

¡Gracias por darnos tu opinión!

Asunción InfanteRastreator.com