Todo lo que necesitas saber antes de contratar tu primer seguro de hogar

3 minutos
  • No es necesaria la misma cobertura para la residencia habitual de la que eres propietario que para una vivienda que tienes en alquiler
  • Es importante que estimes correctamente el valor real de la vivienda, pues de ello dependen la prima a pagar y las expectativas de indemnización

contratar seguro hogarA buen seguro a todos se nos pasan por la mente multitud de incidencias que pueden ocurrir en una casa. En las noticias vemos incluso potenciales siniestros que ni nos habíamos imaginado. Por ello, cuando realizas un esfuerzo importante para adquirir o alquilar una vivienda, te planteas contratar un seguro de hogar para garantizar tu tranquilidad y bienestar.

A veces ni siquiera es una opción, puesto que hemos suscrito una hipoteca que nos exige contar con un seguro durante el tiempo de prolongación del préstamo.

Si te dispones a contratar un seguro de hogar por primera vez, es importante que sepas que en el mercado existe multitud de productos con una gran variedad de opciones, para distintas necesidades y circunstancias. No es lo mismo contratar un seguro de hogar para tu residencia habitual o para la casa de vacaciones. Para ayudarte a encontrar el seguro que mejor se adapta a tu caso, desde Rastreator te contamos los conceptos que tienes que conocer antes de contratar una póliza.

¿Qué quieres asegurar: continente o contenido?

Dos de los términos más empleados en torno a los seguros de hogar son continente y contenido. Es importante diferenciarlos bien, puesto que hacen referencia a conceptos distintos pero complementarios de lo que cubre el seguro, y deberán ser correctamente valorados antes de la contratación.

El continente comprende la vivienda a nivel estructural, incluyendo la fachada, las paredes, los suelos, las puertas y las ventanas, así como las instalaciones de servicios públicos. El contenido es todo lo que se encuentra dentro de la vivienda pero no forma parte de su estructura: muebles, electrodomésticos, prendas de ropa y demás pertenencias. Entre ellas, las piezas de arte o joyería forman una categoría propia, debido a su gran valor.

Tus prioridades dependerán del uso que vayas a hacer de la vivienda. Si eres propietario del inmueble donde vives, lo más probable es que busques un seguro que proteja tanto contenido como continente, frente a las potenciales adversidades. El contenido puede resultar menos relevante, en cambio, para una segunda vivienda. Si alquilas una casa, buscarás un seguro que proteja tan solo el contenido, pero si eres arrendatario, te interesarán las opciones que te cubran de los desperfectos que los inquilinos puedan ocasionar en el continente.

¿Cómo se calcula el valor del inmueble?

Antes de proceder a la contratación, es necesario realizar una estimación correcta del valor real del inmueble. De ello va a depender lo que vas a pagar por tu seguro, así como lo que podemos esperar de él en caso de necesidad.

Las aseguradoras suelen encargarse de calcular el valor aproximado del continente, tomando en cuenta variables como el tipo de vivienda y la calidad de los materiales empleados. De base, el valor del continente se obtiene mediante una multiplicación de los metros cuadrados construidos por el coste de construcción, sin tomar en cuenta el valor del suelo sobre el que se ha construido.

En cuanto al contenido, es conveniente preparar una lista de todas tus pertenencias y proporcionársela a la compañía aseguradora, para determinar el valor de su reposición. Una valoración equivocada de la vivienda puede derivar en dos problemas: el infraseguro y el sobreseguro.

El infraseguro se da cuando el valor del capital asegurado queda por debajo de su valor real o de lo que cuesta su reposición. Si la valoración previa se queda corta, la prima que pagues por la póliza será menor, pero la indemnización será también más baja, justo en el momento en que necesites tirar del seguro.

El sobreseguro ocurre en la situación contraria. No solo se da cuando el valor estimado supera al real, también cuando añadimos coberturas adicionales que no necesitamos. La prima resultante es más alta y, no obstante, la indemnización que recibamos puede parecernos poco para lo que esperamos.

¿Qué otras coberturas son habituales en el seguro del hogar?

En el mercado de los seguros de hogar se puede encontrar una gran variedad de coberturas. Al margen de lo referido a las coberturas de continente y contenido, uno de los conceptos que contempla la gran mayoría de pólizas de hogar es la responsabilidad civil. Este concepto cubre al titular de la póliza frente a los daños que pueda ocasionar su vivienda a terceros, entre otros: incendios o humedades que afectan a los vecinos. Este tipo de indemnización puede resultar abultada, de ahí la importancia de conocer el límite que se cubre por este concepto.

En la misma línea, es habitual que las pólizas cubran la defensa jurídica para demandar a quienes ocasionan daños en nuestra vivienda, o en su caso, para contar con asistencia legal si somos los acusados de ocasionar daños.

Más allá de las coberturas básicas, existe una gran variedad de opciones complementarias que se adecúan a diversas necesidades y circunstancias. Para los arrendatarios, por ejemplo, son interesantes las coberturas que cubren frente a posibles impagos de los inquilinos. Otras opciones existentes en el mercado incluyen también aspectos como las urgencias médicas, la asistencia en viaje o la atención a mascotas, entre otros.

Si bien existen muchas opciones, toda póliza tiene sus excepciones, y será importante saber cuáles son los supuestos que quedan fuera de la cobertura para proceder adecuadamente. Pueden quedar fuera, entre otros, supuestos como los hurtos fuera de la vivienda o los incendios provocados por colillas.

Compara las mejores pólizas

En cualquier caso, el mercado actual te ofrece un amplio abanico de seguros de hogar, entre los que encontrar uno que se adapte a tus necesidades. Sin embargo, para un mismo usuario y para las mismas características, los precios pueden variar dependiendo de la aseguradora. Por eso, sólo comparando las diferentes ofertas disponibles podrás asegurarte de que estás contratando las coberturas que mejor se adapten a tus necesidades y con las mejores condiciones.

El comparador de seguros de hogar de Rastreator es una forma rápida y sencilla de contrastar las coberturas y los precios que ofrecen las diferentes compañías para encontrar la póliza que más se adapte a tus necesidades. Con tan solo introducir los datos de tu vivienda, podrás obtener todos los productos que ofrecen las compañías aseguradoras, sus precios y características. De esta forma, el proceso se convierte en algo sencillo y simple y además podrás ahorrar tiempo y dinero. De hecho, si utilizas el comparador de Rastreator también podrás saber cuánto podrías ahorrar en tus facturas con la Calculadora del Ahorro.