Seguros para Quad y ATV

  • El quad es un vehículo de cuatro ruedas con apariencia similar a la de una motocicleta
  • Deben contar con un seguro de Responsabilidad Civil Obligatoria

El parque automovilístico español está formado por unos 31 millones de vehículos. Motocicletas, ciclomotores y coches son algunos de los que circulan por las carreteras españolas y que, tal y como especifica la legislación, tienen que tener un seguro en vigor que cubra como mínimo su Responsabilidad Civil Obligatoria.

También deben contar con una póliza los quads, dado  que no están exentos de provocar un accidente y de causar daños, no sólo al conductor, sino también a otras personas y bienes. En España, Asturias es la región en la que más se comercializan, seguida de Madrid, Barcelona y Las Palmas, aunque la moda de estos vehículos está extendida por todo el país.

¿Qué es un quad?

Tal y como indica la Dirección General de Tráfico (DGT), un quad es un vehículo especial de cuatro o más ruedas sin carrocería que cuenta con un sistema de dirección, que es un manillar, y que está dotado con un sillín donde el conductor va sentado a horcajadas. Está destinado a usos específicos muy concretos y diseñado para ser conducido fuera de carretera.

Se pueden clasificar en cuadriciclos ligeros, no ligeros y vehículos especiales. Las diferencias principales entre unos y otros residen en el tipo de carné con el que conducirlos o la velocidad máxima que pueden llegar a alcanzar.

Tipos de quad

A partir de la definición genérica de quads, éstos se clasifican en tres grupos en función de sus características. Cada uno de estos tipos tiene sus propias limitaciones de velocidad, peso, exigencia de un tipo determinado de permiso de conducir, así como de restricciones a la hora de circular por ciertas vías.

Cuadriciclos ligeros

Se trata de vehículos de cuatro ruedas con un peso inferior a los 350 kilogramos (sin contar con la batería en el caso de que se trate de un quad eléctrico). La velocidad máxima que pueden alcanzar son 45 kilómetros por hora y solo pueden circular de día por cualquier tipo de vía salvo autopistas y autovías. Los que llevan motores de explosión cuentan con una cilindrada inferior o igual a 50 cc, mientras que el resto de motores tienen una potencia inferior o igual a 4 KW. Para conducir un cuadriciclo ligero será necesario contar con un permiso de, al menos, la clase AM o A1, A2, A o B.

Cuadriciclos no ligeros

Son automóviles de cuatro ruedas con un peso inferior a los 400 kilogramos, aunque si el vehículo está destinado al transporte de mercancías puede alcanzar los 550. En ambos casos, la potencia máxima neta del motor es igual o inferior a los 15 kW y no puede superar los 70 kilómetros por hora (63 en el caso de que arrastre un remolque). Para poder manejarlo, el conductor ha de contar con un carné de tipo B.

Vehículos especiales

Son quads autopropulsados, de dos o más ejes, construidos para realizar trabajos especiales. Deben cumplir las mismas normas de circulación que el resto de vehículos ya que pueden moverse sin limitaciones dentro de sus respectivos radios de acción. Eso sí, siempre y cuando sus masas o dimensiones no superen las establecidas en el reglamento.

La velocidad máxima que pueden alcanzar aparece reflejada en la tarjeta de la Inspección Técnica del Vehículo (ITV) y suele ser de 45 kilómetros por hora. Sin embargo, si el documento no especifica nada, podrá llegar a los 70 km/h (25 si lleva un remolque). Puede circular por cualquier vía, salvo autopistas y autovías, a menos de 60 kilómetros por hora.

¿Hay diferencias entre un quad y un ATV?

El termino ATV (All-Terrain Vehicle) hace referencia a los cuadriciclos, es decir, motocicletas de cuatro ruedas. Engloba tanto a los quads como a los que se denominan de forma común ATV. Eso sí, existen diferencias entre unos y otros tanto a nivel técnico como de uso. Los primeros están más relacionados con el mundo del ocio y la competición  mientras que los segundos son generalmente conocidos como 4×4 y suelen tener un uso laboral.

Y es que los quads tienen un diseño deportivo, con líneas más aerodinámicas, y cuentan con tracción trasera, cambio manual y eje trasero rígido, por lo que presentan bastante inestabilidad en la conducción. Por su parte, los ATV, aunque también pueden utilizarse para el ocio, son una versión  mejorada de los anteriores con más rendimiento y estabilidad. Por ello, son vehículos que se utilizan frecuentemente para vigilar fincas, realizar rescates en terrenos irregulares y lugares de ocio de aventuras.

Documentación necesaria

Al igual que los coches o las motocicletas, los quads deben tener en vigor cierta documentación como el permiso de circulación, la tarjeta técnica y el seguro de Responsabilidad Civil Obligatoria. Además, los conductores deben llevar puesto el casco e, incluso, se recomienda el uso de otro tipo de protectores para las piernas y brazos que eviten lesiones graves en caso de caída o accidente. Y es que uno de los inconvenientes que destacan los expertos es la poca estabilidad de estos vehículos y la facilidad con la que vuelcan.

Asegurar un quad

Todo propietario de un vehículo a motor tiene la obligación de contar con un seguro de Responsabilidad Civil. Por ello, en este caso, el quad debe contar con una póliza que cubra, como mínimo, los daños materiales y personales así como los perjuicios económicos que el asegurado produzca a un tercero dentro de los límites fijados.

¿Qué incluye un seguro de quad?

A la hora de asegurar un quad, la póliza contratada puede ser más o menos completa. El nivel de protección lo puede elegir, en la mayoría de ocasiones, el propio asegurado para confeccionar una póliza acorde a sus necesidades.

La cobertura principal es la que cubre la Responsabilidad Civil Obligatoria exigida por la ley. Mediante esta garantía, el seguro se haría cargo de los gastos físicos y materiales que causara el conductor responsable del accidente. Este tipo de pólizas también suelen incluir la Asistencia en Carretera mediante la que prestarán ayuda al asegurado siempre que lo necesite durante un viaje, además de transportar el vehículo hasta un taller en caso de que este no pueda moverse.

Coberturas adicionales

Un seguro de quad puede contemplar muchos otros riesgos. En el mercado es posible encontrar pólizas que cubran los daños propios sufridos por el conductor responsable del siniestro o que ofrezcan protección jurídica. También pueden incluirse otras coberturas tales como la específica para proteger el casco y la equipación, así como la que salvaguarda el quad del robo o el incendio.

Comparar seguros antes de contratar

Antes de contratar cualquier seguro es importante comparar primero entre las distintas opciones que ofrece el mercado para quads, motos o coches. Las ofertas existentes y las distintas posibilidades a la hora de elegir contratar un seguro hacen que cada usuario puede encontrar el que más se adapta a su perfil de riesgo y a las características de su vehículo. Además ahorrarás tiempo y dinero.

Abril 2018


COMPARAR SEGUROS DE MOTO

¿Te ha resultado interesante?

¡Gracias por darnos tu opinión!