El peritaje en el mundo de los seguros de automóvil

Puede que alguna vez hayamos tenido un siniestro con nuestro automóvil y nos hayamos encontrado en disposición de ser indemnizados debido al seguro obligatorio ajeno, en caso de que la culpa sea del otro conductor, o por nuestro propio seguro, si la culpa ha sido nuestra y tenemos las coberturas adecuadas contratadas. Para que esta indemnización pueda realizarse habría que valorar la cuantía que supone la reparación de los daños ocasionados en el siniestro y la persona encargada de realizar dicha valoración es el perito.

¿Qué es un perito exactamente? Al perito también se le puede llamar experto y su función es algo distinta a la de un científico o un especialista, con los que no hay que confundirlo. Efectivamente, el perito o experto es una persona que domina ampliamente un tema, como lo puede ser un especialista. Pero lo que diferencia al especialista del perito es que éste último no solo es capaz de entender las cosas, sino también de ofrecernos un juicio, opinión o consejo en el que podemos confiar, al menos jurídicamente. El perito tiene unas cualidades debido a su experiencia, habilidades técnicas, entrenamiento y conocimientos que le confieren la capacidad de elaborar informes oficiales y legales. En el caso de los peritos encargados de valorar los daños ocasionados en un automóvil, la formación necesaria, pero no suficiente con la que cuentan, es la Ingeniería Técnica o Superior de Industriales.

El perito forma parte de la propia compañía de seguros que tiene que pagar, de esta forma la compañía se asegura de que la indemnización es la correspondiente y adecuada a los daños. Tras una exanimación del vehículo, el perito es el que declara e indica al taller cuales son las piezas que habría que reparar o sustituir, para restablecer el correcto funcionamiento y estado original del vehículo, y por lo tanto los daños que pagará el seguro.

Dado que el perito informa de un precio que habría que pagar al taller y el taller también valora y tiene sus propios precios, en ocasiones se producen desencuentros. Para ello a las compañías aseguradoras les resulta útil la existencia de talleres concertados que logran que el acuerdo sea posible de forma más sencilla.

Lo más beneficioso para nosotros es que el taller, concertado o no, sea de nuestra confianza, para que de este modo esté de nuestra parte y valore adecuadamente lo que cuesta la reparación. Así, el taller realizará el trabajo que estima más adecuado sin ninguna traba económica.

Desde Rastreator te aconsejamos que tengas al día tu seguro de coche para evitar cualquier problema.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...