Pelayo

  • Compañía aseguradora española, creada en 1933
  • Ofrece seguros de Coche, Hogar, Patrimoniales, Accidentes, RC y Vida
  • Distribución: Agentes, Corredores, BancaSeguros, Teléfono e internet
  • Sede central de Pelayo: Madrid

Las raíces de Pelayo Mutua de Seguros se crean el 1 de abril de 1933 gracias a la constitución de la sociedad denominada La Mutua de Automóviles de Alquiler de Madrid creada por un grupo de industriales que dedicaban sus vehículos al Servicio Público. Tardaría casi 50 años en abrir su primera delegación y no sería hasta 1977 cuando adoptara el cambio de denominación que la convertiría en Pelayo Mutua de Seguros, como se la conoce actualmente. En la actualidad cuenta con más de 200 oficinas y cerca de 700 empleados que trabajan al servicio de casi un millón y medio de clientes.

Comercializa seguros de Coche, Hogar, Comunidades, Comercio, Pymes, Accidentes, Responsabilidad Civil (RC) y Vida a través de sus canales de distribución: directo, agentes, corredores y bancaseguros.

Fundación Pelayo

Pelayo creó su propia fundación en el año 2005 para reinvertir en la sociedad parte de sus beneficios. En concreto, cuenta con unos recursos mínimos de un 2% de los beneficios anuales de la aseguradora para destinar a acciones solidarias y voluntariado, destinadas de manera prioritaria a temas relacionados con la infancia, principalmente en educación y sanidad.

El marco principal de su actuación se centra en un concurso anual de ONG´s y otro de proyectos de empleados. La Fundación Pelayo ha obtenido el reconocimiento de Cruz Roja Española, de Accesibilidad Universal de AENOR y de Aldeas Infantiles SOS. Además, mantiene un compromiso con la Seguridad Vial a través de colaboraciones con AESLEME, Europcar, y Fundación Adecco.

Por qué elegir Pelayo, según Pelayo

Cuando les preguntamos por qué debería un usuario elegir Pelayo nos dicen: “Pelayo es una compañíacomprometida y cercana. Mantenemos un Certificado de Garantía por el cual si no cumplimos lo pactado en contrato, Pelayo, le devolverá el importe íntegro del recibo corres¬pondiente al momento del hecho que causó la reclamación”.


Seguro que te interesa...