Ventajas y desventajas de las hipotecas fijas

  • Con las hipotecas fijas el cliente sabrá desde el principio la cuota que pagará durante toda la vida del préstamo
  • Este tipo de productos presentan intereses y comisiones más altas respecto a los de carácter variable

Rastreator - hipoteca fijaLas hipotecas fijas se han afianzado en el mercado español. Atrás quedan aquellos años en los que este tipo de productos representaban una parte mínima en la contratación de préstamos destinados a la vivienda. La tendencia ahora, desde hace un par de años, es financiar la adquisición de inmuebles sin incurrir en riesgos debido a las variaciones de los índices de referencia.

Desde que en 2009 el Euríbor registrara una de sus caídas más bruscas, este índice se ha ido reduciendo hasta situarse por debajo del 0% y encontrarse actualmente en torno al -0,18%, en mínimos históricos. Esta tendencia a la baja a lo largo de los años ha obligado a los bancos a cambiar de estrategia para sobrevivir y conseguir que su negocio siga siendo rentable, por lo que han tenido que rebajar los intereses de sus préstamos para captar la atención de sus clientes.

Así, España, que había sido tradicionalmente un país caracterizado por la contratación de hipotecas variables ha visto cómo la tendencia ha ido cambiando hasta tal punto que hoy en día casi cuatro de cada diez préstamos firmados son a tipo fijo, según los últimos datos anuales del INE (Instituto Nacional de Estadística).

Sin embargo, antes de contratar uno de estos productos, es conveniente analizar cuáles son los pros y los contras de este tipo de hipotecas. ¿Ofrecen ventajas respecto a las de carácter variable? ¿Es un buen momento para contratarlas? En Rastreator.com resolvemos todas estas dudas.

rastreator_ventajas y desventajas de las hipotecas fijas

Ventajas de las hipotecas a tipo fijo

En los últimos meses, las hipotecas fijas han incrementado su popularidad debido a la caída en los intereses. Estas han pasado de firmarse a tipos del 6% hasta alrededor del 2% o 2,5%. Además de ser atractivas por gozar de unas cuotas constantes también presentan otras ventajas:

Cuotas constantes

El principal punto a favor que presentan este tipo de hipotecas es que el cliente no tendrá sorpresas en las cuotas a la hora de ir pagando el préstamo. Es decir, desde el principio hasta el final sabrá lo que deberá abonar mes a mes, pues siempre será el mismo importe. Estos productos son, por tanto, más estables que los variables, ya que no están referenciados al Euríbor o el IRPH (Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios). Esto significa que los intereses permanecerán inalterables tanto si suben como si bajan los índices de referencia. En el primer escenario, supondría una ventaja para el hipotecado. Sin embargo, si los tipos bajan, este acabaría pagando más intereses. Actualmente, es posible encontrar en el mercado préstamos hipotecarios con tipos entre el 2% y el 3%, muy por debajo de lo que los bancos ofrecían años atrás, con productos cuyos intereses se situaban en torno al 6%.

No están afectadas por cláusulas suelo

Otro de los aspectos importantes en este tipo de hipotecas es que no están afectadas por cláusulas suelo ni techo. Mediante las primeras, si se produjese una bajada del Euríbor, los bancos se blindarían y establecerían un límite mínimo que se aplicaría a las cuotas que el cliente debería pagar. Estas han generado diversos problemas en el pasado, ya que la banca no trasladó las caídas del índice a las hipotecas de sus clientes. Por su parte, el techo en estos productos supondría un límite en el lado opuesto, con el que los usuarios no pagarían más en caso de que el Euríbor sufriera una fuerte subida inesperada. Sea como sea, las hipotecas fijas no están afectadas por ninguna de estas cláusulas.

Menor coste a largo plazo

Aunque, por lo general, las hipotecas a tipo fijo aplican intereses más elevados respecto a las variables, lo cierto es que los plazos de amortización contribuyen a mitigar esas diferencias. Y es que los periodos de devolución de los préstamos de carácter fijo suelen ser más cortos. Esto significa que, a largo plazo, el cliente pagará menos intereses pues los abonará durante menos tiempo (siempre y cuando el tipo al que se haya contratado no sea muy elevado).

Negociación más simple

El hecho de no tener que revisar las cuotas cada seis meses (como pasaría con las hipotecas variables) otorga al cliente más facilidad a la hora de negociar su préstamo hipotecario. Al no tener referenciada su hipoteca a índices como el Euríbor, este no tendrá que acordar los diferenciales que aplicará la entidad durante los años de la vida del préstamo. Por tanto, lo único que los usuarios deberán negociar con el banco será el tipo al que este ofrecerá la hipoteca fija. Por lo general, cuanto mejor sea el perfil del cliente y más productos vinculados contrate, más reducidos serán los tipos.

Mayor oferta hipotecaria

La bajada del Euríbor también ha favorecido la proliferación de nuevos productos hipotecarios que antes apenas se ofertaban. Y es que al no haber demanda de hipotecas fijas las entidades no tendían a comercializarlas. Sin embargo, en la actualidad, prácticamente todos los bancos tienen este tipo de préstamos. El aumento de la oferta y la competencia contribuye, además, a que las entidades mejoren las condiciones de los mismos.

Desventajas de las hipotecas a tipo fijo

Pese a que las hipotecas a tipo fijo están en pleno auge, estas siempre han tenido poca tradición en España debido a sus elevados intereses, algo que ahora queda mitigado con el Euríbor en mínimos. Y es que, este tipo de productos también presentan algunas desventajas:

Intereses más altos

Tradicionalmente, este ha sido uno de los principales puntos en contra de las hipotecas a tipo fijo. Y es que por lo general, suelen tener intereses más altos que los préstamos de carácter variable. Además, estos no cambian, por lo que el cliente puede estar pagando cifras mucho más elevadas si el índice al que se referencia baja durante los años de la vida del préstamo. No obstante, gracias a la caída del Euríbor, los intereses de estos productos se han reducido considerablemente, compitiendo así con las hipotecas variables.

El plazo de amortización es más corto

Los plazos de amortización en los que se mueven las hipotecas fijas siempre se han situado entre los 10 y los 15 años. Esto implica que el cliente tendrá menos tiempo para devolver el préstamo. A veces, puede ser incluso insuficiente si no se ha hecho una buena previsión, por lo que las cuotas supondrán un enorme esfuerzo económico. No obstante, si se amplían los plazos el usuario deberá pagar más intereses y el préstamo será mucho más caro. Actualmente, aunque este tipo de hipotecas suelen tener periodos de devolución más cortos respecto a las variables, es posible encontrar préstamos con un plazo de amortización de hasta 30 años.

Más comisiones

Por lo general, las hipotecas fijas suelen tener un mayor número de comisiones y más altas respecto a las variables. Una de las grandes diferencias está en los gastos de apertura. Y es que esta comisión suele situarse alrededor del 1% o incluso por encima, mientras que en las variables a veces son inexistentes o más reducidas. Además, en caso de que el cliente decida cambiar de banco su hipoteca o hacerla depender directamente del Euríbor, este tendrá que afrontar un gasto más elevado. Junto con la comisión por subrogación o amortización (que también se aplica en las variables), el banco aplicará una comisión por riesgo de tipo de interés, que se sitúa entre el 0,5% y el 5% aproximadamente.

Más productos vinculados

Otra de las desventajas de las hipotecas a tipo fijo es la contratación de productos vinculados. Para que los clientes vean reducidos lo máximo posible los intereses que aplican los bancos, estos necesitan contratar diferentes seguros y servicios que ofertan las entidades, como seguros de Vida, seguros de Hogar o domiciliación de recibos. Además, los requisitos para que los tipos de interés se reduzcan son más exigentes, especialmente en la parte de los ingresos, pues suelen exigir nóminas más altas.

Comparar las mejores hipotecas

Si encontrar la vivienda ideal no es una tarea sencilla, solicitar y conseguir la hipoteca más adecuada no iba a ser menos. La diversidad de productos que ofertan en este momento las entidades bancarias hace cada vez que la elección sea más complicada. Antes de decantarse por un producto u otro, el usuario deberá analizar cuáles son sus ventajas y desventajas y calcular su hipoteca para conseguir la más barata y evitar tener que afrontar muchas vinculaciones. El comparador de Hipotecas de Rastreator.com selecciona una gran variedad de productos de diferentes tipologías en función de las características de cada usuario. Aquí, el cliente podrá estudiar todas sus opciones y escoger la que más se adapte a su perfil económico y situación personal.

Mayo 2018


COMPARAR HIPOTECAS

¿Te ha resultado interesante?

¡Gracias por darnos tu opinión!

Asunción InfanteRastreator.com