Ventajas y desventajas de las hipotecas variables

  • Con las hipotecas variables los clientes pagarán sus cuotas en función de la evolución del Euríbor
  • Las comisiones y los intereses suelen ser más reducidos que los que ofrecen los préstamos a tipo fijo

Rastreator_ventajas-y-desventajas-hipotecas-variablesEspaña ha sido tradicionalmente un país de hipotecas variables. Sin embargo, las malas experiencias del pasado están propiciando una migración hacia los préstamos a tipo fijo. Y es que después de que algunos compradores se toparan durante los años de la burbuja con un Euríbor superando el 5%, el riesgo ahora es percibido de una forma más real.

Aun así, seis de cada diez préstamos se siguen firmando a tipo variable, según los últimos datos anuales del INE (Instituto Nacional de Estadística). Gran parte de su popularidad se debe, precisamente, a la evolución del Euríbor, que en los últimos años, desde la crisis, ha experimentado una bajada espectacular hasta llegar a situarse en valores negativos y mínimos históricos.

Por lo general, se tiene la concepción de que las hipotecas variables son más baratas que las fijas y, con la rebaja del Euríbor, muchos creen que todavía más. Sin embargo, antes de contratar uno de estos productos, es conveniente analizar cuáles son los pros y los contras de este tipo de hipotecas. ¿Ofrecen ventajas respecto a las de carácter fijo? En Rastreator.com resolvemos todas estas dudas.

Ventajas de las hipotecas a tipo variable

Después de varios años de tipos altos, los bancos han empezado a rebajar los diferenciales de sus hipotecas variables como consecuencia de la caída del Euríbor. Ello ha propiciado que muchos compradores asuman el riesgo de los movimientos de los índices con el objetivo de conseguir su préstamo más barato. Entre las ventajas de las hipotecas variables se encuentran:

Sujetas a la evolución del Euríbor

El hecho de que estén sujetas a la evolución del Euríbor supone su mayor ventaja y, en ocasiones, su principal inconveniente. Desde un punto de vista positivo, la variación del precio del dinero puede suponer un abaratamiento de las cuotas en un contexto económico de intereses bajos. Eso sí, habrá que tener en cuenta que los pagos mensuales de las hipotecas variables están formados por la suma de un diferencial que establece el banco, más el valor de un índice de referencia, que suele ser el Euríbor a 12 meses. Por este motivo, aunque dichos índices estén bajos siempre habrá que revisar los tipos que está aplicando la entidad bancaria.

Plazo de amortización más largo

Por lo general, las hipotecas suelen concederse en plazos de 20 o 30 años. Sin embargo, la modalidad variable ofrece cierta flexibilidad al comprador ya que es posible extender la devolución del préstamo hasta los 40 años. Esto supone una ventaja para quienes necesiten pagar cuotas reducidas. No obstante, el hecho de alargar más el plazo supone pagar más intereses a lo largo de los años.

Suelen ser más económicas

Siempre y cuando el Euríbor esté en niveles bajos, las hipotecas variables tendrán intereses más reducidos respecto a las de carácter fijo. Esto implica que los bancos también ofrecerán diferenciales más atractivos, dando como resultado un precio más económico si no se extiende demasiado en plazo.

Menos comisiones y menos vinculación

Aunque las hipotecas fijas se asemejan, cada vez más, a las variables con el objetivo de impulsar su contratación, lo cierto es que, en cuanto a comisiones, las segundas siguen siendo más flexibles. Y es que los préstamos sujetos a las variaciones del Euríbor no tienen comisión por riesgo de tipo de interés. Ésta puede llegar a ascender hasta el 5% en el caso de las hipotecas fijas.

Respecto a vinculaciones, suele ser necesaria la contratación de un menor número de productos, aunque, por lo general, se exige un seguro de Vida y uno de Hogar.

Desventajas de las hipotecas a tipo variable

Pese a que las hipotecas a tipo variable siempre han tenido una larga tradición en España y volvieron a remontar tras la crisis económica, lo cierto es que los niveles de riesgo asumidos por los compradores son una de las mayores desventajas que estos préstamos presentan ya que pueden traer consigo sorpresas a la hora de pagar las cuotas. Entre los puntos negativos de la modalidad variable destacan:

Cuotas inestables

El perfil del cliente marcará la decisión a la hora de elegir entre una hipoteca fija y una variableSi el usuario es una persona tolerante al riesgo, es posible que este tipo de producto sea el más adecuado. Sin embargo, para quienes temen a la variación de las cuotas mensuales, la modalidad variable puede suponer una gran desventaja ya que depende únicamente de los movimientos del Euríbor. Esto significa que si este u otro índice al que se referencien las hipotecas experimenta una subida repentina, el cliente se verá obligado a realizar pagos muchos más elevados a los que había previsto.

Extender los plazos encarece el préstamo

Aunque los préstamos a tipo variable se caracterizan por tener más flexibilidad en cuanto a plazos, será necesario calcular la hipoteca y hacer estimaciones antes de optar por devolver la financiación en periodos demasiado largos. Y es que cuanto más se alargue el plazo de amortización del préstamo, más intereses habrá ya que el cliente tendrá que asumir gastos extra en cada cuota durante más tiempo.

Negociación más complicada

La necesidad de obtener un diferencial reducido a la hora de pedir una hipoteca variable llevará al cliente a tener que negociar con su entidad bancaria. Y es que, pese a que el Euríbor se sitúa en niveles bajos, subirá en un futuro cercano y los bancos buscarán ofrecer un diferencial que les resulte rentable para su negocio. Por lo general, cuanto mejor sea el perfil del cliente y más productos contrate, más bajo será el tipo que establecerá la entidad.

Cláusulas suelo

Uno de los mayores problemas que han presentado siempre las hipotecas variables ha sido la presencia de las cláusulas suelo. Con ellas, si se produjese una bajada del Euríbor, los bancos se blindarían y establecerían un límite mínimo que se aplicaría a las cuotas que el cliente debería pagar. Éstas, sin embargo, han generado diversos problemas en el pasado ya que la banca no trasladó las caídas del índice a las hipotecas de sus clientes. No obstante, en la actualidad, ya no se comercializan este tipo de productos.

Comparar las mejores hipotecas

Si encontrar la vivienda ideal no es una tarea sencilla, solicitar y conseguir la hipoteca más adecuada no iba a ser menos. La diversidad de productos que ofertan en este momento las entidades bancarias hace que cada vez la elección sea más complicada. Antes de decantarse por un producto u otro, el usuario deberá analizar cuáles son sus ventajas y desventajas y calcular su hipoteca para conseguir la más barata y evitar tener que afrontar muchas vinculaciones. El comparador de Hipotecas de Rastreator.com selecciona una gran variedad de productos de diferentes tipologías en función de las características de cada usuario. Aquí, el cliente podrá estudiar todas sus opciones y escoger la que más se adapte a su perfil económico y situación personal.

Junio 2018


COMPARAR HIPOTECAS

¿Te ha resultado interesante?

¡Gracias por darnos tu opinión!

Asunción InfanteRastreator.com