Estas son las nuevas ayudas del Gobierno para pagar la hipoteca

3 minutos
  • Los hipotecados que cumplan los requisitos podrán reducir sus intereses, congelar la cuota hipotecaria o ampliar el plazo de devolución
  • El acuerdo también facilita el cambio de hipoteca variable a fija para esquivar la subida del euríbor

ayudas hipoteca

La subida del euríbor en el último año ha encarecido las hipotecas variables hasta tal punto que muchas familias van a sufrir para pagar su casa. El indicador de referencia de los préstamos variables ha crecido tanto en tan poco tiempo que la subida de la cuota mensual puede superar los 100 euros en la próxima revisión de la hipoteca.

Uno de los movimientos estrella para esquivar esta situación ha sido cambiar la hipoteca variable por una fija, pero los costes asociados a esta operación y el desconocimiento del mercado han asustado a algunos hipotecados. Para reducir el impacto de la subida del euríbor, el Gobierno y la banca han llegado a un acuerdo para lanzar un paquete de ayudas para pagar la hipoteca y aliviar la carga hipotecaria de las familias más vulnerables.

¿Cuáles son las nuevas ayudas para pagar la hipoteca?

Las ayudas para pagar las hipotecas se pueden resumir en tres bloques:

  • Facilitar el pago de la hipoteca a deudores vulnerables.
  • Protección de las familias que más van a sufrir el aumento de la cuota hipotecaria.
  • Medidas adicionales para todas las hipotecas.

En concreto, dependiendo de los requisitos, las medidas pueden incluir una reducción de los tipos de interés, aumento del periodo de carencia de capital hasta 5 años para pagar únicamente los intereses durante ese tiempo y bajar tu cuota hipotecaria, aumentar el periodo de amortización, congelar la cuota durante un periodo determinado y reducción de los costes de cambiar la hipoteca variable por una fija.

¿Qué ayudas para pagar la hipoteca se pueden solicitar?
Ingresos Requisitos Ayudas
Menos de 25.200 euros anuales
  • Destinar más del 50% de los ingresos mensuales a la hipoteca.
  • Aumento de la carga hipotecaria del 50%.
  • Periodo de carencia de capital de cinco años. Interés bonificado a euríbor -0,10%.
  • Reestructurar deuda hipotecaria más de una vez.
  • Plazo de 2 años para dación en pago.
Menos de 25.200 euros anuales
  • Destinar más del 50% de los ingresos mensuales a la hipoteca.
  • Periodo de carencia de capital de dos años con reducción de intereses.
  • Alargar el préstamo hasta en 7 años.
Menos de 29.400 euros anuales
  • Destinar más del 30% de los ingresos a pagar la hipoteca.
  • Aumento de la carga hipotecaria del 20%.
  • Congelar la cuota durante 12 meses.
  • Reducir el interés del importe de la hipoteca que aplaces.
  • Aumentar el plazo de amortización hasta en 7 años.
Resto Ninguno
  • En 2023 se eliminan las comisiones de amortización anticipada y de subrogación para facilitar el cambio de hipoteca variable a fija

¿Cuándo entran en vigor las ayudas para pagar la hipoteca?

Todas estas medidas entran en vigor el 1 de enero de 2023. Sin embargo, debes tener en cuenta que lo que hacen es modificar el Código de Buenas Prácticas, que los bancos no están obligados a cumplir. Por lo tanto, es importante que te informes en tu banco si la entidad va a adherirse al Código y puedes beneficiarte de las ayudas.

Requisitos para pedir la ayuda para pagar la hipoteca

Algunas de las medidas son universales para todas las hipotecas. Sin embargo, hay algunas ayudas específicas para cada situación y para las que es necesario cumplir una serie de requisitos.

Ayudas hipotecarias para personas vulnerables

Para ser considerado como hipotecado vulnerable, la renta de la unidad familiar no debe superar los 25.200 euros, el pago de la hipoteca represente más del 50% de los ingresos y, además, esta carga hipotecaria haya crecido más del 50%. Estos hogares dispondrán de las siguientes ayudas:

  • Periodo de carencia de capital de cinco años. En ese tiempo, los hipotecados solo pagarán intereses y no amortizarán capital. Por lo tanto, la cuota de la hipoteca será más baja durante ese periodo.
  • Reducción del tipo de interés durante los cinco años del periodo de carencia. Pasará del euríbor +0,25% a euríbor -0,10%.
  • Posibilidad de reestructurar la deuda hipotecaria en más de una ocasión. Este trámite se realiza para que los deudores que tienen problemas para pagar la hipoteca tengan unas condiciones más favorables.
  • Se amplía a 2 años el plazo para solicitar la dación en pago de la vivienda.

Además, si cumples los requisitos de renta y tu hipoteca se lleva más de la mitad de tu ingresos, pero ese esfuerzo hipotecario no ha crecido más de un 50%, las ayudas son las siguientes: carencia de dos años (con reducción de los tipos de interés durante ese tiempo) y alargar el plazo de amortización del préstamo hasta en siete años.

Ayudas en la hipoteca para la clase media

El acuerdo define hipotecados de clase media a los hogares con una renta por debajo de los 29.400 euros anuales con una cuota que supere el 30% de los ingresos y cuya carga hipotecaria haya subido, al menos, un 20%. En esta situación las ayudas para el pago de la hipoteca son las siguientes:

  • Congelación de la cuota durante 12 meses.
  • Reducción del tipo de interés del importe de la hipoteca que aplaces.
  • Posibilidad de alargar el préstamo hasta 7 años más.

Ayudas para todos los hipotecados

Además de las ayudas para los hipotecados que cumplan ciertos requisitos de renta, también se introducen una serie de medidas que afectan a todas las hipotecas, independientemente de la situación económica. Durante 2023 se eliminan las comisiones por amortización anticipada y por subrogación o novación para reducir los costes que supone el cambio de hipoteca variable a fija. A partir de 2024 se reduce también la comisión de amortización anticipada en los tres primeros años del préstamo del 0,15% al 0,05%.

Cómo calcular tu carga hipotecaria

Uno de los principales indicadores que te dan acceso a las ayudas es el porcentaje de tus ingresos que va destinado al pago de la cuota de tu hipoteca. Para poder calcularlo tienes que tener a mano los ingresos mensuales de todo el hogar y lo que pagas cada mes por tu hipoteca.

El cálculo es muy sencillo. Solo tienes que dividir la cuota hipotecaria entre los ingresos mensuales y, después, multiplicar el resultado por 100 para obtener el porcentaje. Por ejemplo, para una familia con 2.000 euros de ingresos mensuales que tiene una hipoteca de 700 euros al mes, el préstamo hipotecario representa el 35% de sus ingresos (700 / 2.000 X 100).

Ahora bien, también se valora cuánto ha aumentado tu esfuerzo financiero a la hora de recibir las ayudas. Es lo que se denomina como incremento de la carga hipotecaria. Para saberlo debes calcular el porcentaje de ingresos que destinabas a la hipoteca antes y después de la subida de la cuota. Cuando tengas estos dos porcentajes debes restar el nuevo menos el antiguo y el resultado que obtengas lo tendrás que dividir entre el porcentaje antiguo. Después, solo tendrás que multiplicar el resultado por 100.

Te lo explicamos en un ejemplo para que veas que es más sencillo de lo que parece. Una familia con unos ingresos de 2.000 euros al mes destinaba 600 euros a pagar la hipoteca, (el 30% de lo que ganaba). Después de la revisión, su cuota de la hipoteca ha subido hasta los 700 euros, un 35% de sus ingresos. Para saber el incremento de la carga hipotecaria hacemos la siguiente operación:

[(35 – 30) / 30] X 100 = 16,66%

En este caso, el incremento de la carga hipotecaria ha sido del 16,66%.

Si aún no han revisado tu hipoteca y quieres saber cuánto pagarás cuando se actualice, puedes calcular la cuota de tu hipoteca en el simulador de Rastreator. Además, ahora que cambiar la hipoteca variable por una fija será más barato, puedes aprovechar para mirar las ofertas del mercado en nuestro comparador de hipotecas.