Cuándo cambiar un seguro a todo riesgo por uno a terceros

3 minutos
  • El cambio de un seguro a todo riesgo por una póliza a terceros es una decisión que se suele dejar pasar durante muchos años
  • Para saber si merece la pena reducir las coberturas de tu seguro debes valorar el uso que le das al coche y, sobre todo, la edad del vehículo

cambiar seguro todo riesgo a tercerosHay cosas que siempre van de la mano, como que un coche nuevo debe estar asegurado a todo riesgo. Y es que es la mejor forma de proteger el vehículo que acabas de comprar y mantenerlo durante años como recién salido del concesionario. Sin embargo, llega un momento en el que tener una póliza tan completa no merece la pena, ya que, con el paso del tiempo, tu coche va perdiendo valor.

Una duda a la que te tienes que enfrentar cuando tu coche va cumpliendo años es si es el momento de cambiar tu seguro a todo riesgo por uno a terceros. Lo cierto es que no hay una respuesta universal para esta pregunta, ya que cambiar de modalidad de seguro te merecerá la pena en función de varios aspectos que tienes que valorar antes de tomar una decisión.

El primer motivo que te puede hacer plantearte cambiar un seguro a todo riesgo por uno a terceros es el precio, pero no debe ser el único. Puede parecer contradictorio, pero a veces es mejor tener contratada una póliza con una cobertura completa, aunque sea más cara, en lugar de elegir el seguro más barato.

Motivos para cambiar tu seguro a todo riesgo por una póliza a terceros

Antes de decidirte por el precio, debes tener en cuenta tu situación personal y las características de tu coche para elegir la modalidad de seguro correcta. Algunas asociaciones de consumidores, como la OCU, recomiendan cambiar el seguro a todo riesgo por uno a terceros cuando el coche cumple seis años, independientemente de si eres el primer propietario, lo has comprado de segunda mano o es un vehículo de ocasión. No obstante, se trata de una sugerencia que no debes seguir al pie de la letra. Lo primordial es fijarte en estos cuatro aspectos:

  1. Perfil de conductor: tu experiencia al volante, tu edad o tu historial de siniestralidad son factores que no solo afectan al precio de tu seguro, sino que modifican tus necesidades como conductor. Si no has tenido ningún siniestro, quizás te convenga cambiar tu seguro a todo riesgo por uno a terceros ampliado y así reducir notablemente la prima.
  2. Características del vehículo: la edad de tu coche es uno de los factores que determinan si merece la pena un seguro a todo riesgo o es mejor optar por una póliza con menores coberturas. Esto se debe a que el coche va perdiendo en torno a un 10% de su valor cada año, una cifra que influye directamente en la indemnización que te daría tu seguro en caso de sufrir un siniestro total. Esta indemnización suele ser del valor íntegro de compra si el coche tiene menos de dos años, aunque varía en función de cada póliza.
  3. Uso del vehículo: si utilizas mucho el coche, la probabilidad de sufrir un accidente será mucho mayor. Por lo tanto, en estos casos es conveniente mantener durante más tiempo el seguro a todo riesgo. Si por el contrario haces un uso esporádico de tu vehículo, quizás sea el momento de cambiar a una póliza a terceros.
  4. Capacidad económica: el precio del seguro es uno de los principales aspectos que te llevan a cambiar de modalidad. Eso sí, debes saber que en los primeros años es muy recomendable contar con una póliza a todo riesgo, aunque sea más cara, porque si sufres algún accidente el coste de reparación será muy elevado.

¿Con cuántos años debes cambiar el seguro de tu coche?

Modificar las coberturas de la póliza es una decisión que se suele dejar pasar cuando te has comprado el coche hace pocos años. En ese tiempo sigues pensando que tu vehículo está como nuevo, a pesar de que su valor no es el mismo que cuando salió del concesionario. Seguramente puedas disfrutar de él muchos años más, pero llega un punto en el que un seguro a todo riesgo no merece la pena.

Para decidir si es el momento de cambiar tu póliza a una a terceros debes fijarte en si te compensa pagar una prima tan elevada por la indemnización que te daría el seguro en caso de siniestro total. Es cierto que el seguro a todo riesgo te ofrece una protección completa ante cualquier riesgo, pero cuando tu coche va cumpliendo años merece la pena contratar un producto algo inferior sin renunciar a buenas coberturas.

No hay una edad concreta a la que cambiar la modalidad de seguro de coche, ya que quizás te interese alargar un tiempo la máxima protección en función de tu situación personal o del tipo de vehículo que sea. Por ejemplo, es recomendable que los coches de alta gama estén asegurados a todo riesgo durante los 7 u 8 primeros años, mientras que para un vehículo con prestaciones inferiores el límite suelen ser los 5 o 6 años.

Si eres un buen conductor que no ha sufrido accidentes y quieres ahorrar, una buena opción es cambiar la póliza a todo riesgo por un seguro a todo riesgo con franquicia. La única diferencia es que tendrás que pagar una cantidad de dinero por cada parte, pero no asumirás el coste total de la reparación y tu prima será mucho más baja.

¿Qué seguro es mejor para un coche de segunda mano?

Cuando el coche es nuevo, no hay debate: el seguro a todo riesgo es la mejor opción. Pero, ¿y si compras un coche de segunda mano? En este caso, depende, fundamentalmente, de la edad del coche. Si se trata de un vehículo de ocasión o km0 con menos de dos años debes elegir un seguro a todo riesgo. En cambio, si lleva más de dos años matriculado, debes considerar un seguro a terceros ampliado o, como mucho, una póliza a todo riesgo con franquicia. En el comparador de seguros de coche de Rastreator encontrarás todas las ofertas de más de 30 aseguradoras adaptadas a tu perfil como conductor y tus necesidades.