Electricidad y gas para inquilinos y propietarios con Endesa

  • Si tienes una casa en propiedad y la alquilas, tendrás que saber qué hacer con tu suministro de luz de Endesa a la hora de entregar las llaves a tu inquilino
  • El titular del contrato, ya sea el casero o el inquilino, debe autorizar a la otra persona para que pueda acceder al área de cliente y tener información del servicio suministrado
  • Cambiar el titular del contrato es un proceso muy sencillo y totalmente gratuito

Si tienes una casa en propiedad y la alquilas, seguramente te preguntes qué tienes que hacer con tu suministro de luz de Endesa a la hora de entregar las llaves a tu inquilino. Lo mismo ocurrirá en el caso de que seas tu quien vayas a alquilar una nueva vivienda: te plantearás en el momento de mudarte cómo gestionar lo referente al suministro de la luz y del gas con tu inquilino.

Lo principal que debes tener en cuenta es que no debes dar de baja del servicio, ni siendo propietario cuando vayas a entregar la vivienda ni siendo inquilino cuando te marches. Eso sólo hay que hacerlo cuando la vivienda vaya a estar deshabitada durante mucho tiempo.

En estos casos, lo que se realiza siempre es un cambio del titular del contrato de la electricidad o del gas. Como te explicaremos más adelante, es un proceso realmente sencillo y gratuito, que simplifica las gestiones, y que evita el tener que dar de alta de nuevo el suministro si se le hubiera dado de baja. Esto tiene un coste de 77 euros en el caso de la luz y de 190 euros en el caso del gas que tendrías que asumir en caso de solicitar un alta tras la baja para reactivar el suministro.

¿Quién debe ser el titular del suministro de luz y de gas?

Una vez que tienes claro que no hay que dar de baja el contrato porque se cambie de residente en el hogar, la siguiente pregunta que puede asaltarte es la de quién debe ser el titular del contrato. La respuesta en este caso es también muy fácil. Debería ser titular del contrato la persona que va a disfrutar del servicio. Es decir, los contratos de electricidad y de gas deberían estar a nombre del inquilino. Cuando se cambia de inquilino, se cambia de titular.

Además, el titular del contrato sería así también la persona que va a pagar por ese servicio. Pero eso no quiere decir que el propietario se desentienda completamente del servicio de luz y de gas que se está proporcionando en su hogar. Lo ideal es que ambos colaboren y, de mutuo acuerdo, lleven a cabo una gestión conjunta de los servicios. Para eso, el titular de los suministros (según lo recomendado, el inquilino) puede dar acceso a su casero a su área de cliente.

Con esta opción que facilita Endesa a los propietarios, pueden tener conocimiento de cómo se gestiona el contrato. Así, sabrán la cantidad de luz y de gas que se está consumiendo en la vivienda, el importe de las facturas y algo que seguramente les dará tranquilidad: si sus inquilinos están pagando adecuadamente el servicio que se ha contratado y no están dejando facturas a deber.

Ventajas para el inquilino y el casero

El titular del contrato, ya sea el casero o el inquilino, debe autorizar a la otra persona para que pueda acceder al área de cliente y tener información así del servicio suministrado, tanto de luz como de agua, información sobre el consumo… a través de la página web o de la aplicación móvil de la compañía.

Acordar una gestión conjunta y tener acceso a la información sobre los suministros facilita cualquier trámite o disputa que pudiera surgir. Gracias a esta posibilidad que ofrece Endesa, ambas partes disfrutan de numerosas ventajas:

  • Ventajas para el inquilino: como inquilino y titular del contrato siempre sabrás cuánto consumes de electricidad y gas, cuáles son las horas y días de máximo consumo y podrás ajustar tu tarifa según tus necesidades, siendo asesorado por los agentes de Endesa siempre que lo necesites. Disfrutarás además de un seguro de averías 24 horas al día los 7 días de la semana, lo que te garantizará la solución de cualquier incidencia sin tener que dar parte a tu casero.
  • Ventajas para el propietario: al tener acceso al área de clientes podrás estar al tanto de situaciones de impago que pudieran producirse, así como conocer las tarifas contratadas y acceder a la información de los distintos suministros.

¿Cómo cambiar el titular del contrato?

Cambiar el titular del contrato es un proceso muy sencillo y totalmente gratuito. Lo debe solicitar el inquilino -o quien vaya a ser el nuevo titular- y basta con que llames por teléfono a Endesa para solicitar el cambio a través de este número de teléfono gratuito: 800 760 909.

Tendrás que aportar una serie de datos: tu nombre y apellidos, DNI, la dirección de la vivienda donde se presta el suministro (y cuyo titular se quiere cambiar) y un número de cuenta corriente. También tendrás que tener a mano una copia del contrato de alquiler o de la escritura de la vivienda.

La primera factura que llegue se prorrateará, y tendrás que pagar los días que le correspondan desde la fecha de cambio de titular del contrato. Los días que correspondan a antes del cambio, serán abonados por el anterior titular en la última factura que le llegará.

¿Y si quieres cambiar de compañía?

Si en lugar de cambiar de titular, lo que deseas es aprovechar y cambiarte de compañía para suscribir un contrato con Endesa, también lo puedes hacer. Has de saber que cambiar de comercializadora de energía -ya sea de luz o de gas- es un trámite totalmente gratuito. Además, no implica la interrupción del servicio en ningún momento, ya que lo único que cambia es la empresa que te pasará las facturas.

Es muy fácil. Lo único que tendrás que hacer es entrar en la web de Endesa y ver, de entre todas las tarifas que tienen, cuál es la que más te interesa. También puedes solicitar asesoramiento a un agente de la compañía a través de los distintos canales de atención al cliente que pone Endesa a tu disposición.

Para iniciar el cambio de comercializadora sólo necesitarás aportar tu nombre y apellidos, DNI de quien vaya a ser titular, dirección de la vivienda, el número de cuenta y una dirección de correo electrónico, así como tu número de teléfono.