Hipoteca inversa

  • Las hipotecas inversas pueden ayudar a los mayores a tener más liquidez en los años de su jubilación.
  • Es necesario contar con una propiedad inmobiliaria de cierto valor, a ser posible en alguna capital de provincia.
  • Los herederos no pierden la propiedad de la vivienda, aunque tendrán que hacer frente a la deuda generada.

La hipoteca es uno de los productos financieros mejor conocidos por los españoles. Es un país de propietarios, donde casi el 80% de los habitantes viven en una vivienda de su propiedad, es un instrumento muy importante para tener un lugar en que vivir.

Pero la hipoteca es también un producto al que se le pude dar la vuelta, y que sea el banco el que pague al usuario. Es una opción mucho menos habitual que la hipoteca tradicional y pensada para un público específico: los mayores.

Hipoteca pero cobrando

El producto está pensado para personas de edad avanzada que cuenten con una vivienda u otra propiedad inmobiliaria. Funciona como cualquier otra hipoteca, generando una deuda con un banco avalada por una propiedad, pero al revés. El usuario, en lugar de recibir una gran cantidad de dinero de golpe para comprar una casa, percibe del banco cada mes una cuota acordada, y poco a poco se va generando una deuda con la entidad.

El destino de esta deuda es ser liquidada cuando los deudores fallezcan. De esta manera, lo que reciben los concesionarios de la hipoteca es una renta vitalicia. Tras su fallecimiento, serán los herederos los que tendrán que hacer frente a la deuda que se haya generado.

Disposición adicional

Si los interesados en la hipoteca inversa necesitaran liquidez inmediata para algún gasto, las entidades bancarias suelen permitir una disposición adicional al principio. Este importe se sumaría al que fueran generando las cuotas mensuales a partir de ese momento.

De esta manera, la hipoteca inversa puede servir también para que los mayores puedan hacer frente a un gasto inesperado o a una compra o desembolso grande para el que no tuvieran originalmente liquidez.

Tasación

La tasación de la vivienda es en principio el único gasto al que tiene que hacer frente los que soliciten una hipoteca inversa. Y es que el resto de gastos asociados a la firma de un préstamo hipotecario, como las comisiones de apertura, subrogación o amortización no les corresponden.

Los gastos que genera la tasación no suelen ser demasiado elevados. Además, en la mayor parte de las ocasiones los solicitantes tampoco tienen que pagarlos en efectivos, sino que se suelen añadir como disposición adicional a la hipoteca.

Los candidatos

Los perfiles más propensos a solicitar hipotecas inversas son los que se corresponden con personas mayores, de más de 65 años, que tienen una vivienda en propiedad y quieren disponer de más liquidez todos los meses.

Además, entre éstos, son mejores candidatos los que tengan viviendas de más valor y herederos. Y es que los descendientes tendrán que hacer frente a una deuda después del fallecimiento de los titulares de la hipoteca, pero no perderán, en principio, la propiedad de la vivienda.

La edad

La edad de los solicitantes es uno de los elementos más importantes a la hora de calcular la cuota mensual que recibirán en concepto de hipoteca inversa. Cuanto más mayores sean, más alta será también esta cantidad, ya que se entiende que su esperanza de vida es menor. De hecho, según uno de los expertos del sector, Óptima Mayores, la edad media de los contratantes de este producto ronda los 80 años.

La vivienda

La vivienda es el otro factor determinante a la hora de calcular la cuota que se va a recibir cada mes. Cuando mayor sea el valor de ésta, lógicamente también puede ser más alta la cuota. Se valoran especialmente las casas que estén situadas en capitales de provincia, ya que son más sencillas de colocar en el mercado inmobiliario. Muchos bancos no aceptan viviendas que no tengan una valoración de, al menos, 200.000 euros.

Los herederos

Los herederos son la otra parte afectada por una hipoteca inversa. Al fallecer los titulares de la hipoteca y dueños de la vivienda, los herederos se encuentran con una deuda compuesta por las cuotas que hayan recibido los titulares, más los intereses establecidos y los gastos de gestión.

Son por tanto los herederos los que en último extremo asumen la responsabilidad de mantener a los beneficiarios de la hipoteca. No obstante, al contrario de lo que sucede con otro producto similar, la renta vitalicia inmobiliaria, no pierden la propiedad del inmueble.

En el momento del fallecimiento, el banco deja un plazo (que oscila entre los 6 y los 12 meses) para ejecutar la deuda. En ese momento, lo herederos tienen varias opciones. Pueden pagar, si disponen de la cantidad, el total del pasivo que se haya generado. En caso de que no cuenten con ese dinero (o no se lo quieran gastar), también pueden solicitar otra hipoteca distinta para pagar la deuda.

Entre sus opciones también se encuentra la de renunciar a la herencia si no quieren hacerse cargo de las deudas. O aceptarla a beneficio de inventario, lo que supone que tendrían que vender la propiedad y con la cantidad obtenida hacer frente a la deuda contraída con el banco.

Comparar hipotecas

Pero el hecho de que haya varios bancos y entidades financieras que ofrecen este producto hace que no todas las hipotecas inversas sean iguales. Cada empresa ofrece unas condiciones distintas: tipos de interés, valoración de las viviendas o importes a financiar.

Por eso, antes de contratar una hipoteca inversa, o cualquier otro tipo de producto financiero, es recomendable que los interesados consulten varias opciones. Con el comparador de Hipotecas de Rastreator.com es más sencillo llevar a cabo este proceso, ya que se pueden obtener en unos minutos las propuestas de distintas entidades bancarias.


COMPARAR HIPOTECAS

Javier BarrosoRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Hipotecas